16.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 16.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

Liam Smith reta a Sergio García

El excampeón mundial afirma en una entrevista que se medirá al cántabro el próximo 31 de agosto  

Posiblemente, aceptar el duelo exigiría abandonar el cinturón continental

Liam Smith (d) en su duelo contra Jaime Munguía del pasado año. / Sporting News
Liam Smith (d) en su duelo contra Jaime Munguía del pasado año. / Sporting News
Liam Smith reta a Sergio García

¿Combatazo a la vista? Es posible. Incluso puede ser probable. En territorio inglés se está fraguando un duelo tremendo que levantaría pasiones y que permitiría a Sergio García subir un nuevo escalón en su progresión. Sería incluso más grande que los últimos que ha dado, un combate que ya haría obligatorio concederle la oportunidad de luchar por lo máximo. En las islas incluso dan por hecho que el próximo 31 de agosto peleará contra el excampeón mundial Liam Smith. Casi nada. Es todo un reto que ni mucho menos está cerrado porque no se puede aceptar a la ligera, sino que hay que sopesar muchos pros y muchos contras.

En primer lugar, fue el propio entorno de Eddie Hearn quien levantó la liebre hace unos días, ya que habló de este posible duelo como uno de los más apetecibles que le gustaría organizar en el segundo semestre del año. Con todo, cuando de verdad quedó confirmada la maniobra fue en una entrevista al propio Liam Smith desde su gimnasio. Allí, dio prácticamente por hecho que se vería las caras con Sergio García el próximo 31 de enero, como capítulo previo al esperado combate entre Vasily Lomachenko, que para muchos es el mejor boxeador del momento, y Luke Campbell.

En dicha entrevista, que se encuentra fácilmente en Youtube, las primeras preguntas versan sobre los planes inmediatos del púgil británico. En primer lugar, le cuestionan sobre cuándo reaparecerá, ya que había habido rumores previos sobre que iba a haber peleado durante este mes de julio en Manchester. Sin embargo, él mismo afirma que, «al 90% de probabilidad, será el 31 de agosto» cuando vuelva a saltar a la palestra. Posiblemente, si no estaba en condiciones de garantizarlo es porque el combate contra el tricampeón europeo no está completamente cerrado.

Es en la siguiente pregunta de la periodista cuando le plantean quién podría ser su rival. Y él no tiene reparos en dar el nombre: «Podría ser el mismo Sergio García, que es el actual campeón de Europa y que, además, está el número dos en el ránking de la WBC».  De este modo, es consciente de que puede matar dos pájaros de un tiro y que ganar al cántabro le podría conceder el campeonato de Europa y ponerle a las puertas de una nueva oportunidad mundialista.

El problema puede estar en el título continental que ostenta Sergio García desde el pasado 29 de septiembre y que ya ha defendido con éxito en dos ocasiones. Ambas han sido defensas voluntarias y, si quisiera poner el cinturón en juego ante Smith, que sería lo deseable para los retadores y el promotor, debería conseguir que la EBU le concediera la posibilidad de realizar una tercera defensa voluntaria, lo que se antoja complicado porque la segunda ya fue una excepción concedida por la enésima espantada de Attou a última hora. De hecho, desde hace ya tres meses está nombrado Cedric Vitú como aspirante oficial y la intención era no tardar demasiado en darle a él una oportunidad. Tanto es así, que fecharon la subasta para el combate entre el francés y el cántabro para el próximo 18 de julio, antes incluso de que se cumpliera un mes de su pelea contra Rabchanka.

Poco tiempo. Para tener la posibilidad de ver el duelo entre Smith y Sergio García con el Campeonato de Europa en juego, sólo se podría confiar en la escasa seriedad de los grandes organismos que controlan el boxeo a nivel internacional. En el caso de que se pongan serios, pidan mantener el orden establecido y recuerden que ahora le toca a Vitu tener su oportunidad, ‘El Niño’ tendría que dejar vacante su cinturón si quiere verse las caras con el retador británico que le ha salido. Ni mucho menos sería el primero que hiciera algo así porque simplemente significaría emprender un nuevo camino hacia cotas más altas. De hecho, a buen seguro que Eddie Hearn, que es el ideólogo de todo el plan, sabría encontrar la manera de que el combate se convirtiera en una eliminatoria mundialista. Ambos púgiles cuentan con un currículum suficiente como para que nadie pudiera discutirlo.

Otro problema que se podría encontrar Sergio García es el del escaso tiempo que tendría para preparar el combate. Prácticamente, significaría enlazar una preparación con otra. En el fondo, es lo que tuvo que hacer el pasado año, cuando le suspendieron a última hora su primer asalto europeo, fechado para principios de agosto, y hubo que poner una nueva fecha para mes y medio más tarde. En principio, tampoco sería un gran problema para él porque ya se ha tomado unos días de asueto tras su combate ante Rabchanka y ya está trabajando a diario en el Kronk, pero tampoco es el plazo ideal.

El paso ahora es estudiar la posibilidad que se ha abierto junto a su entrenador y mánager, Víctor Iglesias, y su promotora Maravillabox. En el caso de que Sergio García se la juegue y vuelva a meterse en la boca del lobo, como hizo el pasado dos de febrero en su combate contra Cheeseman, pero para medirse ahora contra un boxeador mucho mejor, más experimentado y, en el fondo, más poderoso, deberá ser porque le merece mucho la pena económicamente hablando. Su exhibición de principios de año en el O2 londinense le ha otorgado un gran cartel en territorio británico que ahora toca amortizar. De hecho, el propio Eddie Hearn es consciente de que hay ganas de revancha entre la afición inglesa después de que ‘El Niño’ pasara por encima de uno de los boxeadores en los que más esperanzas albergaba. Y eso siempre hace que un promotor se frote las manos.

El gran peligro es la talla del rival, un púgil que cumplirá 31 años el próximo día 27, que suma 27 victorias (15 KO), dos derrotas (1 KO) y un combate nulo. Es natural de Liverpool y los dos únicos boxeadores que le han ganado son actualmente campeones mundiales. Uno es el ‘Canelo’ Álvarez y el otro es Jaime Munguía, que le ganó por decisión unánime de los jueces hace prácticamente un año. Fue entonces cuando perdió su entorchado mundial. Lo bueno para sus intereses es que no se vino abajo y reapareció el pasado treinta de marzo ante otro gran boxeador como San Eggington (24-5), al que derrotó por KO en el quinto asalto. Sin duda se trata de un gran púgil al que, además, habría que ganar con claridad sabiendo que la pelea sería en territorio británico. No hay que olvidar aquella vergonzosa puntuación del juez italiano en el combate contra Cheeseman.

La confirmación o la anulación de este posible cara a cara entre Sergio García y Liam Smith; de este retorno del campeón de Europa a la cuna del boxeo europeo, no debería tardar demasiado viendo la premura con la que vienen las fechas. Son tiempos de negociaciones para que cualquier decisión merezca la pena. Todo ello, con el horizonte del próximo 18 de julio, día para el que está fijada la subasta para el duelo contra Cedric Vitú, otro gran boxeador que quiere su oportunidad. Lo que es indiscutible es que el cántabro ya está en un circuito en el que sólo pelea contra púgiles intachables.

Comentarios