22.09.2019 |
El tiempo
domingo. 22.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

La lección de Kerman

Como es habitual, Sergio García ha preparado su combate ante Rabchenko con el ‘revólver de Morga’, que sufrió un duro revés en marzo en una situación similar a la que tiene ante sí ‘El Niño’

Sergio García preparara su segunda defensa del Campeonato de Europa. / J. Ayllón
Sergio García preparara su segunda defensa del Campeonato de Europa. / J. Ayllón
La lección de Kerman

El tiempo pasa de manera inmisericorde. Nadie lo puede parar ni estirar y, cuando uno se quiere dar cuenta, ya tiene encima el gran día. Es lo que les suele suceder a los boxeadores. Cuando se cierran sus combates y se produce la subasta que precisa dónde y cuándo se va a celebrar la próxima pelea, todavía quedan algunos meses para la misma. Pero el reloj no se para nunca y Sergio García ya está a quince días de su próximo combate más importante de su carrera. Porque lleva ya tiempo subiendo escalones y cada uno acarrea más importancia que el otro. Y también cada uno le exige más que el anterior.

Será el próximo sábado día 22, cuando sólo falte una semana para que se cumplan nueve meses desde que lograra su corona europea, todo un embarazo, cuando ‘El Niño’ vuelva a subir al ring en Torrelavega para mantener lo que consiguió entonces. Será su segunda defensa del Campeonato de Europa, la segunda también voluntaria. Si para la primera se metió en la boca del lobo y aceptó la trampa que parecía suponer pelear en el imponente O2 de Londres ante uno de los ‘niños mimados’ de Eddie Hearn, ahora le tocará pelear en casa y hacerlo ante su gente. No hay miedo de encerrona pero es previsible que el rival sea más peligroso. Por de pronto, no será un bisoño púgil que habla más de la cuenta, sino otro veterano que llegó a ser cuatro veces campeón de Europa y que sólo habla en el ring.

‘El Niño’ tuvo la virtud de hacer que Cheeseman pareciera mucho peor boxeador de lo que es, pero costará más hacer lo propio ante un púgil como Sergey Rabchenko porque todos los kilómetros que lleva recorridos harán un poco más difícil condicionar su boxeo. Con todo, la preparación del púgil torrelaveguense está siendo muy buena, como en él es habitual. Es marca de la casa. De hecho, ya tiene una rutina bien marcada y en ella acostumbra a entrar Kerman Lejarraga, con quien ha vuelto a intercambiar guantes durante semanas para preparar la cita del día 22.

‘El Revólver de Morga’ tiene un compromiso este próximo sábado. Saltará a escena en la misma velada en la que el castreño Jon Míguez, otro habitual en los entrenamientos de Sergio García, iba a boxear por el Campeonato de España ante Aitor Nieto. Sin embargo, primero se lesionó el asturiano y después él, por lo que su asalto al cetro estatal tendrá que esperar. Al contrario de lo que ha venido siendo habitual en la carrera de Kerman, esta vez no será él el plato fuerte de la velada porque el protagonismo se lo llevará el Campeonato de Europa del pluma entre Andoni Gago y Jesús Sánchez. Si ha perdido parte de su estatus es porque hace un par de meses le arrebataron el cetro continental delante de su propia gente en una noche en la que a buen seguro acumuló un buen número de enseñanzas que habrá trasladado a Sergio García.

Entre el equipo de Kerman y de ‘El Niño’ hay una gran relación y, al ser ambos de pesos similares (el vasco pelea en welter y el cántabro en superwelter) y vivir a apenas cien kilómetros de distancia, los dos se han ayudado mutuamente. Además, en los últimos años han caminado casi en paralelo, con compromisos muy cercanos en el calendario. Por esa razón han contado con el lujo de tenerse el uno al otro para perfeccionar sobre el ring todo lo que venían trabajando. Sólo unos pocos privilegiados asisten a los enfrentamientos entre ambos, que unas veces se producen en el Kronk y otras en el Mampogym. Ninguno de los dos equipos tiene dudas de que, si se pusieran a cobrar entrada para poder disfrutar del cara a cara entre estos dos fenómenos podrían hacer buenas cajas, pero no es el objetivo. Tienen muy claro hacia dónde va dirigido todo su trabajo y no se apartan de él.

Lo que le sucedió a Kerman Lejarraga el pasado treinta de marzo es un buen aviso de lo que le podría suceder a ‘El Niño’ el próximo día 22. Las dos experiencias se asemejan. El púgil vasco, como el cántabro, también dio la oportunidad de reactivar su carrera a un buen boxeador que daba la sensación de que ya había hecho todo lo que tenía que hacer en el mundo del boxeo. Había sido campeón del Mundo y había sido quien había retirado a Mosley, pero había perdido dos de sus últimos tres combates. Y el vizcaíno comenzó bien, pero, de pronto, se vio en el suelo. Entonces, por encima de todo, fue presa de un exceso de responsabilidad ante las doce mil personas que había allí animándole. Quiso demostrar que no estaba tocado, se precipitó, abandonó el buen boxeo con el que había empezado y acabó sucumbiendo por KO.

‘El Niño’ ya ha dicho en más de una ocasión que se ve más liberado y casi hasta más cómodo boxeando a domicilio que en casa porque ante su gente siente una responsabilidad extra. Conoce la expectación que ha levantado su figura y él siempre quiere estar a la altura de la misma. Por eso a buen seguro que habrá recibido un buen número de enseñanzas de la experiencia del propio Kerman porque, como al vasco, también él puede recibir un mal golpe en un momento dado, ya que delante va a tener a un buen rival que va a llegar a jugársela. Quiere reengancharse a la élite y la oportunidad que le da Sergio García es muy buena.

Kerman está ya a unas horas de su reaparición, en la que intentará reencontrarse con buenas sensaciones sobre el ring, y por eso ‘El Niño’ ha tenido que ultimar la preparación con otro boxeador que está ante otro combate importante para él. En este caso, se han ido hasta las islas canarias para traerse al campeón de España del supermedio Adán Silvera, que el próximo día quince combatirá por el título de la UE. Como este último habrá otros dos en juego en Torrelavega el próximo día 22 porque, en total, se disputarán tres cinturones continentales en el Vicente Trueba. Hay que aprovechar una oportunidad así porque a saber cuándo volverá a disfrutar Cantabria de una velada semejante. Será complicado.

Comentarios