06.07.2022 |
El tiempo

Jon Míguez gana por KO en el sexto en su mejor noche

El púgil castreño completó un combate de altos vuelos para derrotar al británico Moorcroft ante 4.000 espectadores

Jon Míguez, tras mandar a la lona a su oponente. / MGZ
Jon Míguez, tras mandar a la lona a su oponente. / MGZ
Jon Míguez gana por KO en el sexto en su mejor noche

Era un combate importante para Jon Míguez y éste lo solventó a lo grande, firmando una de sus mejores actuaciones de su carrera, yendo claramente de menos a más, mostrando interesantes alternativas en su boxeo y acabando de la mejor manera, con un KO en el sexto asalto que le confirmó como una seria alternativa a nivel continental. De hecho, cuando saltó al ring para medirse al británico Moorcroft era bien consciente de que había sido nombrado aspirante oficial al Campeonato de Europa apenas unos días antes y esa era otra de las razones por las que no podía fallar. Y no lo hizo. Dio lo mejor de sí en el momento más oportuno.

Mantuvo el boxeador castreño su invicto y suma ya 17 experiencias profesionales. No deja de crecer y de subir escalones a pesar de que el viernes por la noche se cruzó con un buen púgil británico a quien Eddie Hearn quería promocionar. No pudo. Se chocó contra una pared que poco a poco fue haciendo suyo el combate hasta salir por la puerta grande y atraer sobre sí toda la atención del público bilbaíno, a quien poco después vería caer a los puntos a su ídolo, Kerman Lejarraga.

El combate estaba pactado a ocho asaltos pero a Míguez le bastaron seis. Ninguno de los dos boxeadores llegaron a la cita con la reputación de grandes pegadores en su carta de presentación y, por lo tanto, era fácil prever que se iba a llegar a las cartulinas. Pero no hicieron falta. El púgil castreño demostró una importante capacidad para medir los tiempos y para ir incrementando su intensidad conforme lo demandaba el combate hasta dejar fuera de juego a su rival. Míguez le trabajó abajo y tras un certero golpe en el hígado, tiró a la lona al británico. Éste se pudo levantar pero era obvio que no estaba en condiciones de seguir en pie. Aquel fue el único KO de toda la noche.

Mostró el boxeador castreño un constante intercambio de defensas, haciendo de zurdo o de diestro de manera alternativa con el objetivo de sacar de quicio a su rival. Es algo que ya había enseñado contra Nieto. Eso le hizo tragarse algunas manos certeras en los primeros asaltos pero poco a poco se fue haciendo cada vez más fuerte sacando partido a su jab, a los ganchos y a los directos contra un Moorcroft que lo fiaba todo a un certero contragolpe. Poco a poco fue incrementando el ritmo el castreño hasta conseguir que se boxeara a la distancia que le convenía y donde más le interesaba. Su rival, que intentaba no perder la cara a la pelea, tuvo que ir dando más pasos hacia atrás conforme más veces sonaba la campana.

Los dos mostraban estilos diversos haciendo uso del repertorio técnico que habían llevado consigo y dando pie, todo hay que decirlo, a un buen e interesante combate. Con todo, conforme se fueron superando los asaltos, el ritmo de Míguez fue creciendo y también el número de manos y series que fue sacando de forma cada vez más dura y certera. Se hizo obvio en seguida que el combate se estaba decantando hacia su esquina.

Fue superado el cuarto asalto cuando ambos cruzaron interesantes intercambios haciendo uso Míguez del gancho de manera frecuente para intentar librar la cerrada defensa de su oponente. Hasta que llegó el sexto y ahí Moorcroft, que se había presentado con una sola derrota en 17 combates, besó la lona y se marchó derrotado ante un Míguez pletórico que dejó un tremendo sabor de boca en su primera aparición por DAZN. Tras verle en acción, a buen seguro que la EBU confirmó que no se equivocó al nombrarle aspirante oficial al Campeonato de Europa. Son palabras mayores y más aún teniendo en cuenta quién ostenta el título, pero lo cierto es que el castreño no para de crecer.

Jon Míguez gana por KO en el sexto en su mejor noche
Comentarios