12.07.2020 |
El tiempo
domingo. 12.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

‘El Niño’ quiere cuatro

  • Sergio García pelea esta noche por su cuarto Campeonato de Europa
  • Se mide a Foad El Massoudi con la necesidad de ganar no sólo para mantener el cetro continental, sino para mantener abierta la puerta mundialista que se le ha abierto
Los dos pugiles se miran fijamente ayer en el pesaje. / ADRIÁN RUBIO
Los dos pugiles se miran fijamente ayer en el pesaje. / ADRIÁN RUBIO
‘El Niño’ quiere cuatro

Es peligroso acostumbrarse a estas cosas, pensar que va a durar para siempre y que a partir de ahora va a ser frecuente disfrutar de veladas así. No conviene pensar que lo normal es contar con un campeón como Sergio García capaz de traer grandes campeonatos a casa. Lo que hay que hacer es disfrutarlo, exprimirlo al máximo porque lo bueno se pasa rápido. Y después llegará el vacío y todo aficionado al boxeo en Cantabria quedará viudo de ‘El Niño’. Nacerá la leyenda, comenzará el recuerdo, la añoranza y las batallas contadas por todos esos que estuvieron ahí. Por eso hay que estar. El privilegio de haber podido disfrutar de algo así y poder narrarlo después durará toda la vida.

La de esta noche será la tercera oportunidad de disfrutar en Torrelavega de un Campeonato de Europa de boxeo. Sergio García, el ídolo local, buscará su cuarto entorchado porque también puso la pica en Londres. Comenzó el año en febrero callando al imponente O2 de Londres y pretende terminarlo manteniéndose en lo más alto del continente y derrotando, esta vez ante su gente, al francés Fouad El Massoudi, que se presentará en el Vicente Trueba con la intención de hacer lo mismo que hizo ‘El Niño’ en la capital británica. Lo malo es que éste no es Cheeseman.

La cita de esta noche tiene el mismo premio que las tres anteriores. El tesoro preciado es el cinturón azul que distingue a un campeón de Europa, pero en este caso hay algo más reservado para Sergio García. En las anteriores ocasiones, acudía a la disputa por el título pensando que, de ganarlo, después se le podrían abrir otras puertas. Y las únicas que hay más allá son las mundialistas. Éstas ya están abiertas. Esta noche saltará al ring con una hoja de ruta futura ya marcada y, por lo tanto, con la necesidad no sólo de mantener el título, sino de mantener accesible ese camino de  baldosas amarillas que pretende llevarle al olimpo.

El Consejo Mundial de Boxeo (WBC) ordenó una eliminatoria mundialista con Erickson Lubin y, aunque hasta la fecha ambas partes han estado centradas en los inminentes compromisos que tenían, en un primer contacto parece que hubo buena sintonía. Maravillabox, la promotora del boxeador cántabro, intuye que los norteamericanos están receptivos a disputar esa pelea y que, si no pasa nada raro, se hará. Es lo que Sergio García y Víctor Iglesias llevaban tanto tiempo esperando. Su gran oportunidad ya está aquí y ahora sólo queda no perderla y mantenerla vigente. Para eso, resulta obligatorio ganar hoy. Un tropiezo, un traspié o un mal golpe a destiempo podría tirar por la borda todos los cuentos de la lechera.

Esta tercera defensa de ‘El Niño’ también es voluntaria porque da la sensación de que los aspirantes oficiales no quieren verle ni en pintura. Se van corriendo. De hecho, a los promotores del cántabro les costó encontrar un rival a la altura que poder presentar hoy en Torrelavega. Al final, encontraron a Fouad El Massoudi, que no estaba en las listas de la EBU pero que venía de enlazar tres victorias de enorme mérito y de proclamarse campeón de Francia. Por eso sólo hubo que esperar a sellar ese pequeño trámite que le permitirá presentarse hoy en el Vicente Trueba como, hace algo más de un año, lo hizo también su paisano Maxime Beaussire.

No llega el púgil francés con un récord atractivo. Suma 17 victorias y once derrotas con sólo dos KOs a su favor y uno en contra. No es un pegador, pero sí un encajador. Aún así, en el primer episodio de su realzamiento como boxeador, noqueó a domicilio a una de las mayores realidades del boxeo polaco (Patrik Szymanski), que se mantenía invicto después de 19 combates. Apenas unas semanas después, se atrevió a desplazarse a Bulgaría para pelear contra el exretador mundial Gennady Martirosyan y le ganó a los puntos. Llegó así lanzado al campeonato de su país y se hizo con él. Sabe que está en su mejor momento pero ni mucho menos creía que le iba a llegar una oportunidad así.

Es El Massoudi un boxeador impredecible, que alterna sus defensas y que, aunque se mueve de forma un tanto tosca por el ring, está capacitado para dar un susto a cualquiera por la facilidad que tiene para cambiar el guión a las historias. En su contra tiene que el campeón cántabro es superior técnicamente y que, por encima de todo, mantiene un alto ritmo de combate que le permite tener controlado todos los aspectos del mismo. Suele saltar al ring con una idea preconcebida de cómo ha de desarrollarse la pelea y no se suele salir de ahí. Ni siquiera ha recibido aún una gran mano de las que echan toda una preparación por el suelo y no parece ser El Massoudi el hombre que pueda hacer algo así.

Ni el francés ni el cántabro tienen una gran pegada y al primero de ellos sólo le han tumbado una vez. Es un tipo que sabe ir a la guerra y mantenerse en pie, por lo que es muy probable que haya que acudir a las cartulinas. Y ahí tiene mucho ganado el torrelaveguense porque es de esperar que sea él quien lleve la iniciativa y quien vaya llevándose los asaltos de su parte. Sergio García es consciente de que está a las puertas de algo grande, de conseguir bolsas importantes de verdad, y ante esto no se va a andar con medias tintas. No va a conceder nada. Pelea en casa pero los gestos para la galería se fundamentan en su seriedad y en mantener esa evolución que, a día de hoy, no se ha mantenido. Eso es lo que quiere ver su gente. Al menos, los de verdad, los que siempre estuvieron ahí.

Dentro de esa evolución, el paso hacia delante que han pretendido dar en los últimos meses, sobre todo después de la pelea de Londres, está en la pegada. ‘El Niño’ lanza muchas manos y llega mucho, pero no hace daño. Y es consciente de que está avanzando por terrenos en los que necesita que sus golpes se hagan sentir. Ya contra Rabchenko se notó una diferencia en este sentido. Su cadencia de golpeo se redujo un poco y fue más selectivo con sus golpes. No terminaron de provocar un gran castigo, pero están por el camino. El combate de hoy será otra prueba más. Y no habría que perdérsela. Hay que disfrutar de Sergio García porque tardará muchos años en haber otro. Y si todo va bien, su siguiente aparición será en Estados Unidos. Ya estará muy lejos. Será otra cosa igual de apasionante, pero diferente.

 

El campeón parte con 400 gramos de ventaja

En la tarde de ayer se realizó el pesaje de los combates que compondrán la velada. Y sobre la báscula, a la que el campeón y el aspirante del Campeonato de Europa llegaron sin problemas, dieron pesos distintos. El francés llegó con mucho margen y, de hecho, marcó 69,3 kilos mientras que Sergio García marcó 69,7, lo que quiere decir que el primer paso lo dará con cuatrocientos gramos más. Desde ese momento, ya volvieron los púgiles a hidratarse y a buen seguro que hoy pesarán alrededor de media docena de kilos más. En el combate de semifondo, que es el que sacará a escena a Kiko Martínez, el excampeón mundial marcó en la básculia 57,5 kilos. La sorpresa la dio su rival, Alexander Cazares. La báscula dio 58,4 y, por lo tanto, tuvo que marcharse a correr para corregir el sobrepeso que marcó. Cuando volvió, ya bajó a 57,5 y, por lo tanto, podrá disputarse la pelea sin problema ninguno. Los otros tres combates que podrán disfrutarse en la noche de hoy en el Vicente Trueba a partir de las 20 horas son los siguientes: Ismael García contra Óscar Amador; Adrián Martínez contra Izan Durá y el que enfrentará al irlandés Dominic Donegan y a Miguel Aguilar. Como ya sucediera en junio, se espera una gran entrada en el pabellón torrelaveguense porque, de hecho, ya se dispensó mucho papel de manera anticipada. De hecho, tuvieron que pedir que imprimieran más o, directamente, solicitar a la gente que la adquiriera por internet.  / ADRIÁN RUBIO/MARAVILLABOX

‘El Niño’ quiere cuatro
Comentarios