16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La EBU impone a ‘El Niño’ la defensa ante Charrat en París

Sería el 29 de mayo, un mes después de su pelea de Barcelona  l cántabro y su equipo, entre aceptar el reto o abandonar el cinturón

Sergio García deberá decidir si acude a la cita parisina o no. / Hardy
Sergio García deberá decidir si acude a la cita parisina o no. / Hardy
La EBU impone a ‘El Niño’ la defensa ante Charrat en París

La Unión Europea de Boxeo (EBU) sorprendió en la mañana de ayer fijando una fecha y un lugar para la disputa de la cuarta defensa del título continental del peso superwelter de Sergio García. El máximo organismo europeo quiere que sea el 29 de mayo en París y parece que no está dispuesto a negociar una fecha alternativa. O lo tomas o lo dejas, le ha venido a decir al campeón, que justamente tiene una pelea comprometida para el 23 de abril en Barcelona, por lo que se le acumulan las fechas. Tanto es así, que el púgil torrelaveguense, junto a su entrenador Víctor Iglesias y su promotora Maravillabox, se está planteando todo tipo de escenarios: desde acudir a la cita para defender el trono o incluso renunciar a él. La decisión definitiva la tomará la próxima semana.

Algo raro se estaba cociendo en el entorno de Dylan Charrat, que es el aspirante oficial ante el que tendría que pelear ‘El Niño’ el 29 de mayo. Quedó claro cuando la semana pasada sorprendió con un mensaje en su cuenta particular de Facebook anunciando que iba a boxear por el título europeo el 23 de abril en Barcelona contra Sergio García. Aquello cogió por sorpresa al propio equipo del cántabro, que no sabía nada al respecto. Sabía que iba a saltar al ring dicho día en la capital catalana pero sin el título en juego y mucho menos contra el boxeador francés. De hecho, Matchroom, que es la potente promotora británica que se encarga de organizar la velada, ya había descartado que Sergio García peleara por su quinto título europeo, ya que la cita ya iba a acoger los campeonatos de Sandro Martín (superligero) y Andoni Gago (pluma), por lo que no había dinero para más.

Lo que va a hacer ‘El Niño’ en esa cita barcelonesa, que se iba a haber celebrado el fin de semana pasado pero que, finalmente, fue retrasada al 23 abril por las limitaciones que se iban a encontrar para viajar los boxeadores británicos que hay en el cartel, es pelear sin cinturón en juego un combate a diez asaltos. El rival, de hecho, está atado desde hace semanas pero no se ha anunciado todavía porque es ‘Mathroom’ la que marca los plazos en ese sentido. Ya se conocía, como es lógico, los nombres de los cuatro boxeadores que pelearán por los dos títulos europeos que habrá en juego pero faltaba por conocer los oponentes de los otros dos cabezas de cartel, que son Kerman Lejarraga y el propio Sergio García. Esta semana se conoció que el vasco se enfrentará al inglés Jez Smith (12-2-1, 5 KO) y a buen seguro que en los próximos días se comunicará el nombre del rival del cántabro. Lo que ya se sabe, como se explicara ya en estas páginas, es que será un boxeador veterano, con experiencia en combates de primer nivel en su mejor época y que, aunque ya está dando sus últimos coletazos, puede exigir de tal manera al torrelaveguense que le haga trabajar y mantener una evolución.

La velada de Barcelona es importante para Sergio García y, además de estar ya firmada, ni mucho menos se plantearía renunciar a ella para preparar mejor el Campeonato de Europa que le quieren imponer para poco más de un mes más tarde. Será un gran evento con un cartel de altura y que será televisado por DAZN. De hecho, será el primer contacto en territorio español del cántabro con Matchroom, con quien, como ya se contara en este periódico el mes pasado, está cerca de firmar un contrato el campeón cántabro para disputar una serie de combates contra reputados boxeadores británicos con el añadido de tener el respaldo de la citada plataforma televisiva.

La vía que le va a abrir Matchroom, que tiene entre ceja y ceja a Sergio García desde que éste hiciera polvo a uno de sus mejores prospectos, Ted Cheeseman, en aquel combate para el recuerdo en el O2 londinense, se antoja interesante para el campeón europeo tanto deportiva como económicamente hablando. Por eso ni siquiera descarta la opción de abandonar el cinturón continental antes incluso de que se lo gane nadie en el caso de que éste condicione en exceso sus planes. De hecho, la idea de Maravillabox era que la nueva defensa del título europeo de ‘El Niño’ se llevara a cabo en otra velada de la promotora de Eddie Hearn en territorio español, que podría ser en verano. Sin embargo, la decisión de la EBU ayer puede alterar todos los planes.

Ese contrato con Matchroom garantizaría a Sergio García la posibilidad de enfrentare a varios rivales de entidad, preferentemente británicos. Es algo que ni siquiera garantiza ser campeón de Europa. Y para prueba, está lo que le ha sucedido desde que ostenta el cinturón, ya que todos los aspirantes oficiales le han rehuido y ni siquiera ha sido sencillo encontrar uno voluntario que esté en los primeros puestos del ránking continental. De la mano de la promotora de Eddi Hearn, por ejemplo, tendría en perspectiva medirse este mismo año con un boxeador como Anthony Fowler (14-1, 11 KO), que el pasado fin de semana derrotó a Jorge Fortea y que incluso ya ha dicho públicamente que quiere medirse al campeón cántabro cuanto antes. 

En el fondo, la puerta que le va a abrir Matchroom en cuanto se firme ese contrato que está prácticamente acordado es la que le puede permitir al cántabro dar el salto de calidad que necesita para que su nombre empiece a tomarse más en serio al otro lado del charco para que por fin le den una oportunidad mundialista. Para ello, precisa de victorias contra púgiles renombrados en eventos con un tipo como Eddie Hearn detrás y televisados por DAZN. Por eso no está tan claro que Sergio García vaya a acudir a la cita de París. Todo está a expensas de que todos aquellos que rodean al campeón cántabro estudien cuál es la mejor alternativa para impulsar su futuro.

Una imposición tras año y medio huyendo

Dylan Charrat fue nombrado aspirante oficial al título que ostenta Sergio García el siete de octubre del 2019. Hace año y medio de aquello y el combate entre ambos nunca se ha producido. Y no ha sido por falta de ganas del campeón, sino porque el aspirante siempre ha encontrado la manera de escabullirse y esquivar su teórica obligación. La primera prueba de ello fue que ni siquiera acudió a la subasta a partir de la cual se debía decidir quién de los dos se encargaba de organizar el combate por el título.

Fue en Roma y sólo acudió Maravillabox, por lo que, a pesar de que llevaba un sobre con una importante cantidad de dinero, le bastó con poner otro con una cifra mucho más reducida, ya que no tenía oponente. De este modo, el derecho a organizar la pelea entre el campeón y el aspirante oficial era del primero, pero la EBU parece que lo ha dado por caducado, ya que ha aceptado la propuesta que le ha ofrecido el equipo de Charrat (All Star) para organizar esa velada del 29 de mayo en la que pretende poner el cinturón del torrelaveguense en juego.

Como, por culpa de la pandemia, apenas se están disputando los títulos continentales, el máximo organismo europeo está abierto a todo con tal de que pueda haber alguno y, de esta manera, también cobrar las tasas correspondientes. Tanto es así, que ha dicho sí a alguien que le ha estado burlando durante más de un año. Y es que, después de ganar la subasta, Maravillabox envió los contratos hasta en tres ocasiones a Dylan Charrat y su equipo para cerrar el combate pero nunca hubo respuesta. Es por eso por lo que, al ver que pasaba tanto tiempo, le permitieron buscar un aspirante voluntario. La última vez que ofrecieron al francés la posibilidad de pelear por el título fue el pasado mes de diciembre, en la velada que se organizó en Torrelavega. Y el galo dijo no con el beneplácito de la EBU.

Charrat alegó que estaba desentrenado por la pandemia y que iba a pelear en noviembre, algo que finalmente no lo hizo. De hecho, no salta al ring desde diciembre del 2019. Ahora, se está preparando para ese combate que, en teoría, le debería medir a Sergio García, pero está por ver que se produzca. De hecho, tiene toda la pinta de que lo que siempre ha esperado el francés es que el cántabro deje el cinturón vacante una vez que Europa se le quede pequeña y busque mayores retos. Por aquel entonces, en sus primeros meses como aspirante oficial, la WBC había ordenado una eliminatoria mundialista entre el cántabro y Erickson Lubin, pero en el mundo del boxeo, una cosa es hablar y otra poner en práctica.

La EBU impone a ‘El Niño’ la defensa ante Charrat en París
Comentarios