11.07.2020 |
El tiempo
sábado. 11.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

«A día de hoy, hablar de tanda de honor es una utopía»

José Luis Cruces ‘Garru’, director deportivo de Astillero, cree que esta temporada se ha «sembrado una semilla» con vistas al futuro

‘Garru’, la zodiac de Astillero durante su etapa de entrenador de la ‘San José’.
‘Garru’, la zodiac de Astillero durante su etapa de entrenador de la ‘San José’.
«A día de hoy, hablar de tanda de honor es una utopía»

José Luis Cruces, a quien todo el mundo llama ‘Garru’ en el mundo del remo, lo tiene claro. Fue él el encargado de levantar el proyecto de Astillero, el que lo cogió de la pechera y lo resucitó de entre los muertos para que siguiera respirando. Durante algunas semanas, fueron muy reales las posibilidades de que la ‘San José’ no saliera a competir en el 2020, pero él comenzó a llamar por teléfono, a convencer y persuadir a un número suficiente de remeros para construir un proyecto que, sobre todo, pretende ser realista. Toca amoldarse a los tiempos y no pensar en que la embarcación astillerense vaya a dominar la ARC 1 como lo hizo en el 2018, la última vez que pasó por este piso, y mucho menos aún como lo hizo en el 2009, cuando alcanzó los 174 puntos. Toca ser realista y toca asumirlo. «Hablar de tanda de honor ahora mismo en nuestro equipo es una utopía». Así de claro lo dice el director deportivo del club azul.

‘Garru’ no descarta nada porque tiene claro que va a haber sorpresas. «Probablemente, las haya tanto por arriba como por abajo», vaticina. El confinamiento supondrá un enorme hándicap que no todos librarán de la misma manera, pero él tiene los pies en el suelo porque conoce mejor que nadie el equipo que tiene Javi Pérez, entrenador de la ‘San José’, a su disposición. «Es una plantilla que, al noventa por ciento, es nueva. Hay mucha gente recién llegada que el año pasado no estuvo en el club porque, de hecho, sólo continúan cuatro remeros (Álvaro Campuzano, Manu Crespo, Ignacio García y Luis Andrés Rioz, además del patrón Iván Gómez) mientras que el resto son caras nuevas, gente que ha vuelto a remar tras un tiempo sin hacerlo o que procede de otros clubes». Por eso mismo, tiene claro que «hablar ahora de aspirar a puestos de tanda de honor en el proyecto de Astillero es demasiado precipitado». «Tenemos claro que estamos sembrando y que los frutos en el mundo del remo no se recogen tan rápido, sino que conlleva un proceso más largo», añade. No quiere tener prisa por mucho que el escudo pese.

De lo que nadie puede tener duda es de que, como advierte ‘Garru’, su intención será no dejar de regar «esa semilla sembrada para pensar que, en un futuro, se pueda volver a poner el club al nivel deportivo que se merece». Recalca que se trata de «un proyecto que ha empezado de cero y a partir de una situación complicada», por lo que no convendría precipitarse. Recuerda que comenzaron más tarde que el resto a entrenar porque la cuadrilla se confeccionó cuando lo habitual es tenerla ya más que encarrilada y a base de «llamar a remeros que lo habían dejado por tema de estudios o trabajo o gente que llevaba tiempo sin bajar a remar». Al final, considera que fueron capaces de dar forma a un grupo con el que, hasta el día de hoy, están «muy contentos porque están trabajando bien y con mucho ánimo». De hecho, cree que si se logra mantener el grupo, puede «llegar a ser un gran equipo de futuro».

Precisa ‘Garru’ que se trata de un «grupo variopinto con gente muy veterana y con muchísima experiencia y también con otro grupo de chicos jóvenes que han pasado este año a la trainera» y sobre lo que, según destaca el director deportivo, que les conoce bien, tienen depositada «muchas esperanzas». «Si trabajan bien y se mantienen, pueden tener un gran futuro por delante que esperemos que sea con nosotros en Astillero», subraya el director deportivo del club azul.

filosofía propia. ‘Garru’ tiene muy clara la idea de club que tiene dibujada en la cabeza. Considera que cada proyecto ha de tener su «propia filosofía» porque intentar copiar a otro siempre va a dar como resultado «hacerlo peor que aquel a quien estás intentando copiar». «Aquí en Astillero siempre hemos tenido nuestra propia filosofía y nos ha ido bien», destaca. En este sentido, recuerda que siempre han dado importancia «tanto al banco móvil como al fijo». En las categorías inferiores, nunca dejando de lado el remo olímpico e intentan que los jóvenes valores «pasen el máximo número de horas de agua posible en una embarcación de móvil porque de ahí salen luego remeros más coordinados, ya que el banco móvil es más exigente porque te pide compaginar muchos más movimientos». A partir de ahí, la intención es, «a partir de todo ese tiempo dedicado al móvil, sacar el máximo rendimiento en el fijo». «Por eso entendemos que las dos modalidades son importantes para hacer frente a ambas. Hay que intentar sacar cosas positivas de una y de otra y tratar de unirlas», añade.

Más allá de eso, considera que en el trabajo de base es «fundamental la disciplina y la exigencia en el trabajo». Es algo que, según advierte, intentan «inculcar a los más pequeños para que, cuando lleguen a la categoría senior, esa sea la filosofía de trabajo del club». A la hora de dar forma a ese proyecto desde la base, asegura ‘Garru’ que siempre ha intentado rodearse «de los mejores profesionales» en los campos que él no controla. Acumula ya 22 años como técnico y puede presumir de haber trabajado siempre con preparadores físicos y otros ayudantes que considera que han sido «grandes personas» además de «grandes profesionales». «Los éxitos que he podido conseguir como entrenador durante todo este tiempo, se los tengo que agradecer a los grandes remeros que he tenido conmigo y a los profesionales con los que he estado trabajando codo con codo», reconoce.

Por eso tiene claro que un club ha de contar siempre «con los mejores profesionales a su cargo». En ese sentido, considera que el preparador físico «es una parte fundamental en el club» y, en lo que a ellos se refiere, están satisfechos con la labor que está llevando Sergio Gondra en ese campo, que llegó de Castro junto a Javi Pérez. «Ojalá podamos estar muchos años con él para sacar rendimiento a todo el trabajo que estamos desempeñando», subraya.

Lo que echa de menos ‘Garru’ en Cantabria son licenciados en INEF que puedan estar especializados en la práctica del remo. «Hay muy pocos», señala. «Ahí hay una carencia muy importante que deberíamos subsanar porque sin tener con nosotros a gente profesional que domine la materia, va a ser muy difícil que seamos capaces de mejorar el nivel», apunta. En ese sentido, recuerda que en Galicia sí cuentan en la Universidad con una «rama de remo y, gracias a ello, los gallegos están subiendo cada año el nivel en categorías inferiores y también en buena parte de los clubes».

«A día de hoy, hablar de tanda de honor es una utopía»
Comentarios