31.05.2020 |
El tiempo
domingo. 31.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

Camargo está en contra

  • Quiere más regatas, más sedes, organizar su bandera, que no coincidan las tres ligas y que haya premios para los remeros  
  • Propone un calendario que empiece a finales de julio y termine, como muy tarde, a mediados de septiembre
La ‘Virgen del Carmen’ de Camargo, en plena regata.
La ‘Virgen del Carmen’ de Camargo, en plena regata.
Camargo está en contra

Camargo es de los clubes que desde un principio se opuso al modelo de competición ideado por la junta directiva de la ARC para intentar salvar la temporada. No le gustan las sedes fijas, no le gusta que haya tan pocas regatas ni tampoco que las tres categorías coincidan en un mismo lugar y en un mismo día. Defiende su derecho a organizar su bandera y, además, cree que hay que hacer todo lo necesario para defender el derecho a los premios de los remeros.

Una vez celebrada la reunión del pasado día quince, se abrió un plazo que se cerró el jueves en el que cada club pudo enviar por escrito las propuestas que había planteado la semana anterior. Y, lógicamente, la entidad de Punta Parayas envió la suya propia en la que incluso propuso otro calendario que, teniendo en cuenta hasta cuándo se puede prolongar el estado de alarma, puede llegar a ser incluso más realista que el de la propia ARC, que tenía previsto empezar el dos de julio cerrando, incluso, toda posibilidad a recuperar regatas perdidas por haber comenzado más tarde.

En la propuesta enviada por Camargo, estima que, si todo sigue yendo bien, la desescalada y el estado de alarma pueda terminar el 28 de junio con la superación de todas las fases previstas. Entonces, entiende que los equipos volverán a poder entrenar en grupo y echar la trainera al agua el día 29. De este modo, dando las semanas de rigor para los entrenamientos, prevé que la primera jornada liguera podría celebrarse el 18 o el 25 de julio. Seguiría dejando el primer fin de semana de agosto para el Campeonato de España que organizará Pedreña y, a partir de ahí, disputar banderas todos los sábados y domingos de dicho mes. En función de cuándo haya podido comenzar la función, se dejarían también como hábiles los dos primeros fines de semana de septiembre para, en total, celebrar una docena de jornadas.

Según la propuesta elaborada por los camargueses, se celebrarían cinco regatas en Gipuzkoa, cuatro en Bizkaia y tres en Cantabria. Cada territorio elegiría dónde se llevarían a cabo las suyas. En el caso de Cantabria, proponen Castro, Pedreña y Camargo. Los organizadores deberían redactar el correspondiente dossier que llevara el visto bueno del órgano correspondiente, los costes de la organización los sufragarían los clubes organizadores y habría premios según lo establecido por la normativa. De este modo, la temporada se acercaría a lo convencional aunque más concentrado en el tiempo.

Con vistas al playoff, en el caso de que no se pudiera celebrar, los camargueses proponen que descienda el colista de la ARC 1 y ascienda el campeón de la ARC 2. En cuanto a las puntuaciones ligueras y teniendo en cuenta que podría haber imprevistos y posibles positivos en tripulaciones que pudieran causar baja en algunas regatas, Camargo propone sumarse a la propuesta de Pedreña para elaborar una clasificación a partir de coeficientes. Es decir, dividir el número de puntos conseguido por el número de regatas celebradas. Para cubrir las posibles bajas que se produzcan, creen que se podrían estudiar condiciones para que se produjeran incorporaciones de remeros en la lista durante el desarrollo de la liga.

En Camargo entienden que su propuesta es «optimista pero posible» y afectaría a las tres ligas que organiza la ARC. Aún así, los dirigentes del club de Punta Parayas consideran que «la concurrencia de las tres divisiones en la misma jornada y en el mismo campo de regatas» les parece «arriesgada si el escenario no garantiza un distanciamiento mínimo aunque dicha jornada se divida entre la mañana y la tarde». De hecho, a la hora de especificar unas condiciones a cumplir por aquellos clubes que se quisieran ofrecer para acoger regatas, ya se detallaban las distancias a cumplir. Y Camargo las cumple porque, de hecho, quiere que la liga pase por su casa.

Cambio de formato. «En Camargo queremos organizar nuestra bandera». Y, «si es necesario», admitirían acoger a las tres categorías, tal y como parece que va a seguir exigiendo la ARC al considerar que, de esta manera, se reduce el riesgo de contagio entre los participantes. Como una de las condiciones que establecía la asociación para elegir los campos de regatas por donde pasará la competición este verano es no estar excesivamente condicionado por las mareas y Punta Parayas lo está, la entidad camarguesa ha propuesto incluso «un nuevo formato de regata que posibilita la disputa de las tres divisiones en una misma jornada con la garantía de una competición en igualdad de condiciones para todos». Entiende, además, que cuentan con una «infraestructura importante» para la organización de las pruebas y que, además, pueden «disponer de siete u ocho rampas de embarque para evitar la concurrencia de más de dos tripulaciones».

A pesar de no estar de acuerdo en mucho de lo propuesto por la ARC, en Camargo aseguran valorar y reconocer «el esfuerzo que la junta directiva y el staff» de la asociación han realizado. Sin embargo, aunque reconocen que pueden «estar de acuerdo en algunas consideraciones planteadas», no coinciden «en la parte, quizá, más controvertida del planteamiento». Y, sobre todo, se refieren tanto al calendario de nueve regatas en tres únicas sedes como a estas últimas. En su opinión, que coincidan en un mismo lugar las tres ligas y, por tanto, pasen por un mismo lugar unos setecientos remeros y remeras en un puñado de horas, «no garantiza un distanciamiento mínimo aunque dicha jornada se divida entre la mañana y la tarde».

Dejar el calendario de festejos en sólo nueve fechas les parece «pobre». Además, el hecho de que éstas se disputen siempre en unos mismos lugares y que el gasto de la organización vaya a cargo de todos los clubes por igual les parece «un agravio en lo deportivo y en lo económico», ya que hay clubes que tendrían la posibilidad de competir tres días en casa mientras que otros serían obligados a desplazarse en cada fecha. Con todo, recuerda que «la salud de los remeros, árbitros, directivos y de todos los que formamos esta familia de la arc es lo más importante».

Otro punto importante y que ha dado mucho que hablar desde que la ARC dio a conocer su propuesta de competición es la ausencia de premios. Consideran en Camargo que es «difícil justificar que, para poder conseguir una organización que evite posibles contagios, los remeros tengan que renunciar a esa pequeña cantidad económica». Son conscientes de que tampoco es demasiado el dinero que se mueve pero sí recuerdan que esa «pequeña cantidad económica» puede permitir al remero «un capricho a final de temporada» que, aún así, «en ningún caso compensa el esfuerzo que han realizado durante la temporada». «¿No nos estaremos confundiendo? ¿Sólo ellos se tienen que sacrificar?», se preguntan en Punta Parayas. «Debemos considerarlo seriamente. Estamos a tiempo», añaden.

Es por todo ello por lo que, en definitiva, los camargueses han propuesto formalmente a la ARC «una ampliación de sedes y un mínimo de doce regatas a evitar, en lo posible, la concurrencia de las tres divisiones y, por supuesto, el reparto de premios». La idea se ha depositado ya en el cajón de la asociación, que el lunes dará a conocer su nuevo borrador incluyendo las propuestas que le hayan parecido correctas. Y lo cierto es que no se prevén muchos cambios porque parecían optar por un ‘o lo tomas, o lo dejas’, pero quizá la positiva evolución de la pandemia puede ayudar a mostrarse más receptivos. Toca esperar.

Camargo está en contra
Comentarios