11.05.2021 |
El tiempo
martes. 11.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Camargo domina los bateles

El club de Punta Parayas consiguió cuatro oros en el Campeonato de Cantabria, entre ellos el senior masculino | Astillero, que se hizo con el título femenino, fue quien más medallas ganó

El batel de Camargo revalidó el título que ya había ganado en el 2019.
El batel de Camargo revalidó el título que ya había ganado en el 2019.
Camargo domina los bateles

Camargo en hombres y Astillero en mujeres eran las rivales a batir y nadie consiguió batirlas. Ambas embarcaciones cumplieron con su cartel de favoritas y se proclamaron campeonas de Cantabria de bateles. Entrarán a la historia, además, por ser las primeras en ganar en el novedoso campo de regatas del Embalse del Ebro, que pasó el expediente confirmando que puede ser un buen escenario a explotar en el futuro. Ya puede tomar nota de él la Federación Española, que en los últimos años no hace otra cosa que mirar a Galicia a la hora de elegir la sede del campeonato más deseado por todos por la cantidad de remeros y remeras que mueve.

Es el batel el bote que permite competir a todas las categorías, empezando por las alevines. Se repartieron un total de 34 medallas, once de ellas de oro, y Camargo, que se afianzó como el dominador de la mañana, se hizo con cuatro de las más preciadas. No sólo ganó en masculino absoluto, sino que se llevó las dos banderas juveniles confirmando que los actuales remeros de la ‘Virgen del Carmen’ tienen relevo y tienen quien les vaya a empujar en los próximos años. La cuarta fue entre los más pequeños, en alevín masculino.

Cerca de los camargueses estuvieron los azules de Astillero y Planchada. Ganaron tres medallas más que los de verde pero un oro menos. Mostraron, sobre todo, un gran dominio en el apartado femenino, ya que no sólo dominaron la categoría reina, sino también la cadete y la infantil de chicas con una autoridad a tener en cuenta. Dos medallas más que Camargo ganó Pedreña pero el club blanquinegro se convirtió en el dominador de la plata. Ganó el título y la bandera en infantil masculino tras aguantar la presión que le fue metiendo por detrás Planchada, que fue claramente a más hasta desear que la regata durara cien metros más, y, a partir de ahí, se colgó cuatro platas. Y dos de ellas fueron en las regatas senior.

En mujeres, Astillero partía con un claro cartel favorito tras haber dominado la liga cántabra con cierta autoridad. De hecho, buena parte de las jornadas las ganó con más de veinte segundos de renta. Ayer ésta no se fue tan lejos. La embarcación compuesta por Sonia Redondo, Anjana Núñez, Soraya Redondo y Edurne Portilla con Miguel Gómez como patrón comenzó con fuerza sacando cuatro segundos a su máximo perseguidor en cada largo, pero, tras el paso por el ecuador, Pedreña, que era prácticamente la única amenaza de las de azul, ya no cedió mucho más. Las entrenadas por Sara Vázquez intentaron incluso acercarse pero, finalmente, atravesaron la meta a diez segundos de las ganadoras, que completaron un gran último largo para evitar que cualquier tipo de fantasma falseara la lógica que ellas mismas habían marcado.

Más cerca estuvo Pedreña en el campeonato masculino. El batel formado por Miguel y Mario Hernando, Luis López y Javier Aja con el joven Álex Cuartas como patrón se vio sorprendido por el potente inicio de la embarcación camarguesa, que salió al agua con toda la voracidad del mundo para hacerse con un título autonómico que ya ha habían ganado en el 2019. Ayer repitieron un triunfo que, por encima de todo, fundamentaron en un gran primer largo que les permitió adquirir una renta que luego supieron administrar.

Pedro Gabancho formó su batel con Yeray San Martín, Imanol Costela, Diego Castro y Alfonso Lanza con Diego de la Hoz como patrón. El primer giro lo hicieron en cabeza con cuatro segundos de renta sobre Pedreña. De hecho, en ese momento era Castreña quien suponía una mayor amenaza al ciabogar en segundo puesto, con sólo dos segundos de retraso respecto a los de verde. Aún podía suceder cualquier cosa pero los camargueses se encargaron de ir poniendo las cosas en su sitio en el segundo largo. Tanto es así, que al paso por el ecuador, su renta respecto al batel rojo era ya de ocho segundos siendo los trasmeranos los que se habían afianzado en el segundo puesto, a sólo seis segundos.

El tercer largo de Pedreña fue muy bueno. Fue el más rápido de ese parcial porque incluso fue capaz de aportar incertidumbre a una regata que había amenazado con acabarse demasiado pronto. Lo completó un segundo mejor que Camargo anunciando un cambio de tendencia que pinó las orejas de los pupilos de Pedro Gabancho. La respuesta fue buena porque a éstos ni mucho menos se les hizo larga la mañana. Mantuvieron el tipo sabedores d que no demasiado lejos navegaba con potencia el batel negro. Finalmente, los camargueses, que era la primera vez este año que competían con la embarcación pequeña fuera de casa, incluso pudieron disfrutar de unos últimos metros en los que saborearon el primer objetivo que se habían marcado para esta temporada.

Fue, en definitiva, un buen campeonato que, en líneas generales, dejó un buen sabor de boca. Siempre será un incordio para los clubes desplazarse tan lejos para competir pero bueno es añadir un mayor abanico de posibilidades a un remo cántabro al que le tocará evaluar su propia realidad y su estado de salud el próximo fin de semana, cuando les tocará compararse con los bateles vascos y gallegos.

Camargo domina los bateles
Comentarios