15.09.2019 |
El tiempo
domingo. 15.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

LIGA ACT

Borrón y cuenta nueva

  • Astillero fue último ayer en Ondarroa interrumpiendo la remontada clasificatoria de finales de julio  
  • Desde un principio fue por detrás sin sumarse a la dura pugna entre sus dos rivales
La ‘San José’ de Astillero. / R. G.
La ‘San José’ de Astillero. / R. G.
Borrón y cuenta nueva

Era un día importante, pero Astillero no estuvo a la altura. Ondarroa debía servir para dejar claro que el parón no había cortado nada, que la tendencia y la inercia eran la misma y que el destino tenía escrito que Astillero iba a dar guerra a Lekittarra hasta el último suspiro. Sin embargo, ayer la ‘San José’ fue última. Había terminado julio dejando no sólo atrás, sino incluso muy atrás a sus grandes rivales y ayer estuvo en todo momento por detrás de ellos. Como si les estuviera reclamando dinero o alguna deuda pendiente que saldar. No fue el día de la ‘San José’. Lo intuían los remeros desde la primera palada y lo confirmaron cuando cruzaron la meta con la certeza de que lo único que podían hacer era pasar página y pensar en la segunda oportunidad que les va a brindar hoy la competición.

Captura de pantalla 2019-08-11 a las 14.20.41

La regata de este mediodía ha adquirido una especial importancia después de lo sucedido ayer. Que San Pedro recorte más terreno dibujaría un signo de interrogación muy poco aconsejable para los tiempos que corren. Y el escenario será similar. De nuevo tocará salir a la mar, esta vez en Hondarribia. Allí deberá abortar de un plumazo Astillero todas las ilusiones que se hayan encendido en el rostro de los remeros de morado. Se han visto a tres puntos de la plaza que concede esperanza y eso, a falta de cinco jornadas, puede dar alas. Hay que acabar con ellas.

Captura de pantalla 2019-08-11 a las 14.20.51

Ayer no fue el día de Astillero. Le tocó bogar por una calle cuatro en la que no consiguió sentirse cómodo del todo. Desde un principio fue por detrás quedándose tres segundos atrás de la gran pugna que se abrió por delante. Cuando tocó girar por vez primera, sus compañeros de tanda avanzaban prácticamente a la par, pero los cántabros se apearon de esa guerra. Querían alistarse y acudir a la llamada, pero no les daba el motor. Les faltó un minuto de inspiración para ponerse a la altura del resto e iniciar una pugna de igual a igual. Lo buscaron, pero no lo encontraron.

Los remeros de azul vieron las hostilidades desde una azotea privilegiada, como si hubieran pagado una entrada en tribuna para ver la pugna que libraban San Pedro y Lekittarra. Se aferraban a la vida, no terminaban de desentenderse de la regata, pero no llegaban. Era como nadar para alcanzar una playa que se aleja en vez de acercarse. Pura frustración. El viaje de vuelta de un escenario marinero siempre concede esperanzas para voltear una situación de regata, pero no fue el caso. La desventaja respecto a sus grandes rivales se estabilizó en los tres segundos mientras que por delante, como suele suceder, Kaiku se olvidaba de los demás.

Captura de pantalla 2019-08-11 a las 14.20.41

El duelo entre San Pedro y Lekittarra no se solventó hasta los metros finales. Para entonces, Astillero ya sabía que iba a ser último y sólo le quedaba decidir si prefería que ganaran los guipuzcoanos o los vizcaínos. Visto lo visto, mejor mantener el tesoro y sólo perder un punto con la amenaza que viene por detrás. Y, en ese sentido, la cosa salió bien. La trainera de Lekeitio se suele gustar en la mar y sabe que está en su momento para soltar amarras. Comenzó la regata a cuatro puntos y ya está a seis, lo que se antoja un buen botín teniendo en cuenta que agosto va a pasar en seguida.

Cuando Astillero giró por última vez, aún tenía esperanzas de obrar el milagro. Confiaba en la mar, en coger una ola que no cogieran los demás y en sorprender a quienes iban por delante, pero la cosa no mejoró, sino que empeoró. Metidos en uno de esos duelos de los que permiten exprimir al máximo el motor, San Pedro y Lekittarra encontraron vatios de donde parecía que no los tenían para borrar a la ‘San José’, que en los últimos metros ya tenía más puesta la cabeza en la jornada de hoy que en la que todavía estaba disputando.

Los tres que están peleando por la supervivencia volvieron a evidenciar que están uno o dos peldaños por debajo del resto. Ni se acercan. En el otro extremo del mundo, fue Hondarribia quien se hizo con la victoria a partir de un segundo largo en el que dijo adiós a todos. A estas alturas, la liga ya está decidida para Orio y sólo queda la pelea por las banderas como camino más corto para llegar a la Bandera de La Concha de la mejor manera posible. Con la liga decidida, todo mira ya para San Sebastián.

Comentarios