26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La ARC pone plazo: 15 de mayo

  • Si para entonces los equipos están entrenando, se mantendrá el inicio de la liga el 14 de junio  
  • Si no es así, se retrasará y no descartan la posibilidad de competir en septiembre y octubre  abrá al menos tres semanas de entrenamiento
La trainera de Astillero, compitiendo en Castro, donde espera iniciar este año su nueva aventura en la ARC.
La trainera de Astillero, compitiendo en Castro, donde espera iniciar este año su nueva aventura en la ARC.
La ARC pone plazo: 15 de mayo

La ARC, asociación bajo cuyo paraguas están este año todas las traineras cántabras, es consciente de que la temporada corre peligro y de que se pueden encontrar con escenarios diferentes a los habituales que obliguen a tomar decisiones. Sin embargo, por ahora no las va a tomar. Se va a dar un poco de tiempo. Aunque los acontecimientos se están sucediendo muy deprisa en las últimas semanas, en el fondo quedarían dos meses y medio aún para que se iniciaran las ligas que organiza (ARC 1 y ARC 2). Por eso va a esperar y se ha puesto de plazo hasta el quince mayo. Si, a partir de entonces, los clubes no han vuelto a la normalidad y las diferentes tripulaciones no están en el agua entrenando, se contemplarán nuevos escenarios entre los que estaría, en el peor de los casos, cerrar el chiringuito.

Así lo hicieron saber los dirigentes de la asociación durante el pasado fin de semana, cuando se dieron por cerradas las dos asambleas celebradas de manera telemática. En las mismas, se aprobó un calendario adelantado ya en estas páginas la semana pasada pero advirtiendo de que estará «condicionado a la evolución de la crisis sanitaria» que tanto está alterando la rutina de todo el mundo en las últimas semanas. Y advirtieron, en un escrito que tenía un total de ocho puntos y al que ha tenido acceso este periódico, que «se fija el quince de mayo como fecha definitiva para tomar una decisión sobre el desarrollo de la liga ARC 2020». Según especificaron, ese día «se realizará una reunión para valorar el estado de la situación y las alternativas existentes para organizar la liga ARC 2020».

Durante todo este tiempo, desde la asociación ya advierten de que trabajarán «en el diseño de diferentes alternativas en previsión de la distinta evolución de la crisis sanitaria». No quieren ni pueden esperar a ese día para dibujar posibles escenarios, sino que les tocará diseñar varios posibles para, a partir de ahí, poder elegir en verano en función de cuál sea la realidad social en general y de los clubes en particular en ese momento. El presidente de la ACT, que celebrará su asamblea el próximo fin de semana, ya reconoció la pasada semana que deben contemplar la posibilidad de empezar más tarde y, por tanto terminar también más tarde, o realizar una campaña más breve de lo que suele ser habitual.

Si las cosas salen bien, la pandemia pierde fuerza y se levantan confinamientos y demás en las próximas semanas, todavía se podría celebrar la temporada con cierta normalidad. Y para recuperar la rutina, la ARC insiste en esa fecha del quince de mayo. Si para entonces, como advierte en su cuarto punto, «los clubes han podido retornar a la rutina de entrenamientos, la liga 2020 se iniciará el catorce de junio siguiendo el calendario inicialmente previsto». La idea es hacerlo repitiendo el ‘Challenge’ disputado ya en Castro el pasado año con los botes de las dos categorías en el agua y afrontando un campo de regatas con más calles pero con la mitad del recorrido habitual.

El problema es qué sucede si, para ese quince de mayo, todavía no se ha vuelto a la normalidad y, aunque se haya terminado el confinamiento, aún no se pueden reunir los clubes y los equipos para recuperar su «rutina habitual de entrenamiento». Ahí habría que pasar al siguiente nivel: el de tomar decisiones. ¿Qué hacer? En la ARC se resistirán a tirar la toalla a la primera. «Se analizará la previsión existente en cuanto a la evolución de la crisis sanitaria por parte de las autoridades y se propondrá una alternativa de calendario que se ajuste a dicha previsión». Todo ello, según advierten, teniendo en cuenta que cada uno de los equipos necesitará «un periodo de adaptación de tres o cuatro semanas entre el retorno a la rutina de entrenamientos y el inicio de la competición».

Desde la ARC contemplan también que «la situación de crisis sanitaria se alargue más de lo previsto». De este modo, ya han advertido a los clubes de que, ante ese escenario, «es probable que para poder completar el calendario de regatas hubiera que extender la temporada al mes de septiembre». Es más, en un paréntesis ni siquiera descartan la posibilidad de alargarlo incluso a octubre «en un escenario muy desfavorable». En el fondo, en los últimos tiempos están viniendo otoños tranquilos en cuanto a lo meteorológico se refiere que no descartan aprovechar. Es obvio que resultaría extraño ver a las traineras competir en otoño y que incluso ya conidicionaría la preparación del próximo curso, pero entra dentro de los posibles escenarios a evaluar a partir de lo que pueda ir sucediendo en las próximas semanas. Hay que estar preparados para todo.

Que lo vayan valorando. Los dirigentes de la ARC son conscientes de que pedir a los clubes alargar la temporada a septiembre e incluso a octubre iba a suponer todo un contratiempo en muchos sentidos. Entienden «la naturaleza excepcional» de este panorama y por eso han pedido a los clubes que, durante las próximas semanas, vayan dando su valoración sobre «dicha posibilidad para poder contrastar opiniones y cerrar acuerdos en el marco de una asamblea, llegado el caso».

Son conscientes en la ARC de que no sólo es posible, sino incluso probable, que haya que retrasar el inicio de la temporada. Y ya han explicado a los socios cómo lo harían para provocar las menores alteraciones posibles. De este modo, se respetarían las fechas que no sean afectadas por ese teórico aplazamiento mientras que las que sí lo sean tratarían de reubicarlas en fechas posteriores. Serían esas, por lo tanto, las que pasarían a disputarse en septiembre y, en el peor de los casos, incluso octubre. «Trabajamos para que el esfuerzo realizado durante todos estos meses por los integrantes de la ARC (clubes, técnicos, deportistas...) no sea estéril y pueda verse reflejado en una liga que colme las aspiraciones y expectativas de todos ellos», zanja la asociación en el comunicado de ocho puntos que envió a los clubes el pasado fin de semana, durante la asamblea en la que no sólo se aprobaron los calendarios, sino también los presupuestos y los premios a repartir en cada prueba, entre otros puntos.

La ARC pone plazo: 15 de mayo
Comentarios