30.05.2020 |
El tiempo
sábado. 30.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

La ACT sólo será válida si se disputan doce regatas

  • La asociación aprobó ayer un calendario con doce regatas 
  • Se reserva la opción de competir el último fin de semana de septiembre
Borja Rodrigo, reunido ayer de forma telemática con todos los clubes. / EUSKO LABEL LIGA
Borja Rodrigo, reunido ayer de forma telemática con todos los clubes. / EUSKO LABEL LIGA
La ACT sólo será válida si se disputan doce regatas

Los doce clubes de la ACT celebraron en la mañana de ayer una asamblea de manera telemática en la que empezaron a tomar decisiones respecto a los diferentes panoramas que se pueden encontrar en verano. Son conscientes de que la actual situación obliga a mantener todo entre interrogantes porque no saben qué escenario se van a encontrar en las próximas semanas y si las diferentes embarcaciones que conforman la liga tendrán tiempo para ponerse a punto antes de que se dé inicio al calendario previsto. Porque ayer se aprobó uno, pero todos son conscientes de que es posible que éste haya que alterarlo sobre la marcha y conforme se vayan sucediendo las noticias referentes a la pandemia y a la vuelta a la normalidad. Lo que aprobaron todos por unanimidad es que, sea cual sea el panorama, disputarán el máximo de regatas posibles pero que la temporada sólo será válida y sólo se entregará una corona de campeón si se pueden celebrar doce de las 19 jornadas previstas.

Según afirmó Borja Rodrigo, presidente de la asociación, después de la asamblea, todos los puntos se aprobaron de manera unánime por los doce clubes que conforman la misma en el presente curso, en el que, por segunda vez en su historia, no estará presente ningún cántabro. El dirigente vasco detalló que, en el caso de que haya que echar mano de nuevas fechas para conseguir celebrar las doce regatas previstas para dar validez al campeonato masculino y a las ocho del femenino (liga Eusko Tren) que también organiza, se utilizará el último fin de semana de septiembre. 

Borja Rodrigo no habló de ir más allá de septiembre, algo de lo que sí planteó a sus socios la ARC. Los organizadores de las categorías de plata y bronce sí ofrecieron a sus socios la posibilidad de competir en octubre si fuera necesario y si el confinamiento o las restricciones para el entrenamiento de los deportes de grupo se alargan en el tiempo y se tarda más de lo deseable en volver a la normalidad. Es un planteamiento ni mucho menos aprobado y que se puso encima de la mesa para que cada club lo fuera valorando para, en una próxima asamblea, debatirlo y decidirlo. Sin embargo, al no contemplar esa posibilidad la máxima categoría, probablemente termine por no hacerlo la ARC, ya que tanto la primera como la segunda división del remo (tanto en esta parte del Cantábrico como en Galicia) han de avanzar de manea coordinada para poder celebrar el playoff antes de que se baje la persiana.

Por Cantabria. Los clubes de la máxima categoría aprobaron un calendario con 19 regatas que empezaría el último fin de semana de junio, siete días más tarde que la ARC. En esta ocasión, el telón no se abriría en Bilbao, que es lo que ha sucedido en las últimas campañas, sino que lo haría con la celebración de la Bandera Caixabank. Históricamente, se trata de una regata privada que ha tenido su sede en Cantabria a excepción de dos años en los que se alojó en Pasaia. De hecho, a lo largo de los últimos años, ha pasado por Noja, Laredo, Santander y Castro. El deseo de la ACT es que la competición no deje de cumplir con su anual cita en Cantabria (sólo un año dejó de pasar por aquí) y su deseo sería disfrutar del siempre apetecible campo de regatas de Brazomar, pero es algo que todavía han de aprobar y, como ya dijera Rodrigo anteriormente, no está la cosa ahora como para acudir a los Ayuntamientos a hablar de traineras.

A pesar de que el calendario está aprobado, desde la asociación son conscientes de que es posible que no puedan cumplir con él tal y como está. Todo dependerá de cuándo se levante el estado de alarma y se puede recuperar la normalidad. Lo que aprobaron ayer todos los clubes es que, como mínimo, habrá que dejar pasar quince días entre que los equipos puedan volver a su rutina de entrenamientos y la primera regata para que se puedan poner en forma después de tanto tiempo en casa. Y no se recuperarán las ya superadas por esta situación, sino que la primera que se celebrará la que toque en el momento en el que se pueda comenzar la competición según el orden de las pruebas aprobado ayer.

Desde la asociación no descartan ningún escenario porque son conscientes de que, en el peor de los casos, ni siquiera se pueda remar o que la temporada quede reducida a la mínima expresión. Jon Salsamendi, entrenador de Orio, ya destacó la semana pasada la importancia de que se puedan disputar algunas regatas, por muy pocas que sean, para que el remo aporte «su granito de arena» a esta situación y colabore a dibujar una cierta vuelta a la normalidad, ya que, el hecho de que haya traineras en verano, es un buen síntoma de ello. Con todo, deberán disputarse al menos doce jornadas para dar la campaña por válida porque, además, así lo establece el reglamento.

Según afirmó Borja Rodrigo tras la reunión mantenida con los clubes, todas las medidas aprobadas ayer y que están pendientes de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos, van «encaminadas a tener definido un escenario flexible y a dar prioridad a lo que a todos nos ocupa ahora, que es superar esta crisis». De este modo, el presidente de la ACT hizo un «llamamiento a la unidad, a la calma, a la tranquilidad y al respeto a las indicaciones que desde las autoridades se están indicando». Es lo que están haciendo todos los clubes, que mantienen a sus remeros recluidos en sus casas, entrenando en solitario y viendo el buen tiempo que está haciendo para salir a la mar con pura impotencia. La labor de los entrenadores, en la medida de lo posible, será encauzar toda esa energía contenida para aprovecharla de la mejor manera posible en el momento en el que se pueda bajar la bandera blanca por vez primera. Cómo salga cada uno de este túnel marcará buena parte de lo que suceda durante la temporada.

El calendario contará, una vez más, con dos fines de semana gallegos. De hecho, La Coruña volverá a acoger la competición durante dos jornadas el primer fin de semana de julio y después será el último de septiembre cuando haya que visitar los pueblos de los dos equipos de Galicia que habrá este verano en la máxima categoría, que son Ares y Cabo da Cruz (Boiro). La regata de Bilbao se pasa al 25 de julio, festividad de Santiago, mientras que, como es siempre habitual en la ACT, no se prevé jornada alguna el primer fin de semana de agosto para permitir que los equipos puedan acudir al Campeonato de España, que este año está previsto que se dispute en Pedreña. Todo, con permiso de una pandemia cuyo avance es difícil de predecir. Aún queda mucho para el verano, pero cada vez queda menos.

La ACT sólo será válida si se disputan doce regatas
Comentarios