26.08.2019 |
El tiempo
lunes. 26.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

A reaccionar en La Coruña

  • la ACT afronta el primero de los dos fines de semana gallegos que tiene el calendario de competición  
  • Astillero pretende demostrar que su versión real es la que enseñó en Santander
La trainera de Astillero, pugnando con Pedreña en la Banderas Sotileza. / J.R.
La trainera de Astillero, pugnando con Pedreña en la Banderas Sotileza. / J.R.
A reaccionar en La Coruña

La ACT ha hecho el petate esta semana para ir a la otra punta de la cornisa cantábrica. Afronta hoy y mañana las dos primeras de las cuatro regatas que la mejor liga de traineras disputará este verano en Galicia. Es cierto que sólo hay una embarcación gallega en competición, pero eso no ha hecho que se reduzca el número de episodios a escribirse en el oeste peninsular. Menos aún, cuando ya había un compromiso para disputar una bandera a doble jornada en La Coruña. Ya se hizo así el pasado año, cuando no había ningún cántabro en competición. Esto no quiere decir que Astillero no conozca el escenario donde se va a jugar hoy las habichuelas porque estuvo presente la primera vez que la ACT pisó aguas coruñesas. Entonces fue sólo a una jornada y aquel día comenzó a levantar cabeza. A ver si sucede lo mismo hoy.

Como cada sábado, el telón se abrirá a las 18 horas aunque, antes de que se ponga en acción el único representante cántabro en la élite del remo, saldrán a escena las mujeres, entre las que no hay bote alguno de Cantabria. De hecho, la máxima categoría femenina está copada por traineras guipuzcoanas. Por lo tanto, habrá que esperar a eso de las seis y veinte para que la ‘San José’ se ponga en acción con la intención de demostrar que su nivel está mucho más cercano al que enseñó hace justo siete días que al que mostró en la jornada siguiente, cuando se quedó a catorce segundos del bote más cercano. Aquello fue un golpe moral de los que no se pueden permitir los azules para aferrarse a la pelea como sea.

En esta ocasión, tras lo sucedido el pasado domingo en Lekeitio, habrá un invitado nuevo a esa primera tanda que, por encima de todo, protagonizan quienes se van a jugar la vida durante todo el verano. Hasta ahora, han alternado en ese papel de cuarto en discordia tanto Cabo como Kaiku, pero hoy será Ondarroa quien acompañe a Astillero, San Pedro y Lekittarra. En principio, el bote entrenado por Iñaki Errasti debería poner distancia de por medio con el resto para iniciar una contrarreloj porque las primeras jornadas han enseñado que hay mucho terreno entre el décimo y el noveno, pero hoy toca saltar a la mar y pueden pasar muchas cosas.

Hace dos años, tras unas primeras cuatro regatas que hundieron a la ‘San José’ y la dejaron a doce puntos del penúltimo, los astillerenses fueron capaces de levantar el vuelo en aguas coruñesas. No sólo abandonaron el último puesto, sino que incluso fueron novenos. Aquello fue un espaldarazo moral que sirvió para recortar puntos de manera constante durante todo el mes de julio respecto a su gran rival gallego. Lo malo fue que había mucha distancia de por medio, pero en este caso no sucede así. Astillero tiene un gran precedente en el campo de regatas coruñés, donde las olas se suelen dejar sentir, y a ello ha de aferrarse para intentar atacar con confianza un fin de semana en el que pretende dejar el último puesto, cuando menos, salir en mejor situación de lo que está ahora. Todo lo que sea mejorar, bienvenido sea.

Para la hora de la regata, se espera una pequeña ola que no llegará a un metro y un viento del norte o del noroeste de unos doce kilómetros por hora. No parecen ser condiciones demasiado duras, pero Cabo ya demostró el pasado domingo cómo se puede sacar partido de esas pequeñas olas que parece que no están pero que pueden permitir a un bote dar un salto de calidad espectacular. Una de esas es la que necesita Astillero para sumar un buen puñado de puntos que no sólo le permitan respirar más tranquilo en la clasificación, sino también recibir un espaldarazo moral fundamental para administrar una pugna que lleva consigo semejante dosis de tensión en incluso de presión. Los entrenados por Miguel Ángel Ruiz Camus navegarán junto a sus dos grandes rivales firmando, de esta manera, una pequeña regata entre tres con aún más emociones incorporadas que la puga por la propia bandera.

Comentarios