20.06.2024 |
El tiempo

MÚSICA

Billie Eilish mezcla belleza y oscuridad en su nuevo álbum

Con su nuevo álbum, Billie Eilish aborda su súbita fama y su evolución personal. La canción ‘Skinny’ abre el disco con reflexiones sobre su transformación, mientras el resto del álbum equilibra lo oscuro y lo melódico

La cantante Billie Eilish. / EP
La cantante Billie Eilish. / EP
Billie Eilish mezcla belleza y oscuridad en su nuevo álbum

Desde el inicio, la ascensión de Billie Eilish al estrellato pop ha sido singular, y su carrera continúa desarrollándose de manera atípica, sin alejarla de la corriente principal. Esta peculiaridad no le impide anunciar giras mundiales en grandes recintos, como el doblete en el Sant Jordi previsto para junio de 2025, incluso antes de que el público haya tenido la oportunidad de escuchar el disco en el que se basarán los conciertos. Este tercer álbum se reveló de manera sorpresiva este viernes, sin ‘singles’ previos, invitando a sus seguidores a descubrir el conjunto de canciones en su totalidad, evitando, según ella, sacarlas de contexto.

Cuando lanzó su segundo álbum, ‘Happier than ever’ (2021), surgieron dudas sobre si Eilish, con su nueva melena rubio platino, seguía siendo suficientemente gótica y torturada. Sin embargo, su nuevo trabajo, ‘Hit me hard and soft’, refleja un equilibrio entre estos aspectos. Billie Eilish angustiada, explorando sonidos electrónicos oscuros, y Billie Eilish buscando la belleza melódica a través de acordes acústicos y la redención del amor (más anhelado que consumado). Como en su anterior álbum, reflexiona abiertamente sobre su súbita fama: en ‘Skinny’, la canción que abre el disco, medita entre arpegios de guitarra sobre su viejo yo y su nueva delgadez, y pregunta sarcásticamente: “¿Estoy ya actuando según mi edad?”.

‘Hit me hard and soft’ es su álbum más amplio y diverso, a pesar de ser el más corto, con solo diez canciones. Lo notable es que Eilish siempre consigue mantener su esencia, incluso cuando combina extremos con una naturalidad sorprendente: desde el funk minimalista y desenfadado de ‘Lunch’ hasta el disco-pop etéreo de ‘Chihiro’; desde el rasgueo de guitarra folk de ‘Wildflowers’ hasta la cadencia relajada estilo reggae de ‘The dinner’. Las melodías atractivas predominan, acompañadas por el meticuloso trabajo de su hermano Finneas, quien aporta detallados sonidos y ruidos electrónicos, algunos de los cuales están diseñados para ser disfrutados con auriculares.

Eilish se siente fundamentalmente libre y no carece de inspiración para crear canciones clásicas y atemporales (como ‘Birds of a feather’ y ‘L’amour de ma vie’), así como para explorar territorios más experimentales. La culminación perfecta la proporcionan los dos últimos temas, ambos envueltos en telarañas sonoras: ‘Bittersuite’, con sus sintetizadores imponentes y su atmósfera somnolienta, en la que se priva de vivir un romance, y la joya final, ‘Blue’, que parece abordar una relación imposible con otra celebridad, cerrando el álbum con una majestuosidad contenida. Belleza y oscuridad, golpeando fuerte y suave, y un talento como compositora e intérprete sinuosa que sigue haciendo de Eilish una figura única en el gran escenario del pop.

Billie Eilish se ha consolidado como una figura enigmática y multifacética en el mundo del pop, un camaleón musical que transita con elegancia entre la oscuridad y la luz, entre lo turbio y lo bello. Su capacidad para innovar y sorprender sin perder su esencia es lo que la mantiene en la cima, resonando en el corazón de millones de fans alrededor del mundo. ‘Hit me hard and soft’ es una prueba más de su inagotable creatividad y su valentía artística, reafirmando su lugar como una de las voces más auténticas y relevantes de su generación.

Billie Eilish mezcla belleza y oscuridad en su nuevo álbum
Comentarios