16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

EE UU

Trump insiste en su línea dura migratoria y saca pecho sobre datos económicos con cifras infladas y falsas

El presidente estadounidense Donald J. Trump pronuncia su segundo discurso sobre el Estado de la Unión. / EFE
El presidente estadounidense Donald J. Trump pronuncia su segundo discurso sobre el Estado de la Unión. / EFE
Trump insiste en su línea dura migratoria y saca pecho sobre datos económicos con cifras infladas y falsas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pronunciado este martes su segundo discurso del Estado de la Unión en un tono aparentemente más conciliador y abogando por la unidad, a pesar de que los gestos, anuncios y declaraciones se han dirigido en sentido opuesto y han dejado en evidencia a un personaje que permanentemente siembra la discordia.

Ajeno a reconocer ninguna culpa en el clima de confrontación bipartidista que él ha liderado sobre todo este último mes, tampoco ha dado pie a una colaboración clara con los demócratas en asuntos clave, y a los que ha instado a poner fin a "ridículas investigaciones partidistas" que le acorralan desde hace meses en relación a la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y los lazos existentes con asesores muy próximos a su figura.

De hecho, en cuestiones internas ha desarrollado una defensa de su política de 'tolerancia cero' en materia migratoria --relacionando de nuevo inmigración y delincuencia-- y, consecuentemente, ha respaldado la necesidad del muro fronterizo con México prometiendo que se construirá, pese a la oposición de los demócratas que ostentan la mayoría en la Cámara de Representantes.

Al mismo tiempo, y tratado de apuntalar el apoyo dentro de las filas republicanas, ha presumido de cifras económicas. Sin embargo, no ha podido evitar ofrecer datos muy exagerados, que los medios estadounidenses y la oposición se han apresurado a puntualizar y corregir.

Respecto a la cuestión migratoria, el presidente ha señalado que con la llegada de inmigrantes ilegales hay menos puestos de trabajo, que las escuelas y hospitales están saturados y que se producen más delitos en el país. Además ha indicado que los trabajadores de clase media son los que sufren la llegada "masiva" de ilegales.

"Año tras año miles de estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales", ha asegurado. "Nadie debería sufrir el dolo que han tenido que pasar por ello", ha añadido el magnate.

Apelando a una "necesidad moral", el excéntrico millonario ha subrayado que "no es solo un muro de hormigón. Se hará en zonas donde la necesidad es mayor". "Yo voy a construir el muro", ha recalcado, aunque ha obviado el hecho de que el poder legislativo de la Cámara Baja está en manos de la oposición demócrata.

También ha informado de que enviará 3.750 tropas adicionales a la frontera sur del país para prepararse de cara a la llegada de "caravanas de migrantes ilegales" y ha asegurado que ha enviado al Congreso una propuesta con "sentido común" que ""Incluye asistencia humanitaria, más agentes de la ley, detección de drogas en nuestros puertos y planes para una nueva barrera física", ha recalcado.

Trump ha dicho también que la economía estadounidense es "la envidia del mundo" y ha aseverado que lo único que puede frenarlo son "investigaciones ridículas". "Tras 24 meses de rápido progreso nuestra economía es la envidia del mundo, nuestro Ejército es el más poderoso del mundo de lejos", ha señalado.

"En solo dos años desde las elecciones, hemos impulsado un boom económico sin precedentes, un boom que pocas veces se ha visto antes. No ha habido nada así", ha dicho Trump, aunque los hechos dicen que el crecimiento económico sólo se aceleró en 2018 cuando la bajada de impuestos de los republicanos hizo efecto, situando la economía en la senda de un crecimiento económico anual del 3 por ciento por primera vez desde 2005.

Sin embargo, el estímulo inicial por el recorte de impuestos, que incluyó bajar el impuesto a las empresas, comenzó a perder influencia en la segunda mitad de 2018 y se redujo hasta el 3,4 por ciento. El último trimestre se estima que se quedará con un alza del 2,6 por ciento. Además, la Reserva Federal pronostica para 2019 un crecimiento del 2,3 por ciento anual y un 2 por ciento para 2020. Algunos economistas se muestran más pesimistas y sostienen que el país podría entrar en una recesión en 2020.

En el mejor año de Barack Obama, el crecimiento se situó en el 2,9 por ciento y los expertos aseguran que la mejor etapa económica de Estados Unidos fue en la década de 1960 y 1990.

Además, Trump ha destacado que las empresas están volviendo a Estados Unidos "gracias a la reducción de impuestos y normativas" y ha subrayado que el país es "el productor número uno de petróleo y gas natural en el mundo".

Los hechos, no obstante, reflejan que EEUU es el productor mundial número uno de petróleo y gas natural pero el país en realidad importa más energía de la que exporta y esta tendencia se mantiene desde 1953.

Los datos económicos, aunque buenos, los ha exagerado. Trump dijo haber creado 5,3 millones de nuevos empleos, aunque la Oficina de Estadísticas laborales habla de 4,9 millones. También presumió al asegurar que 5 millones de estadounidenses habían sido retirados del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, cuando los datos oficiales apuntan a 3,5 millones.

En cuanto a la sombra de su Presidencia: la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 para ayudarle a llegar a la Casa Blanca y la posible colusión con su campaña electoral, el mandatario ha aprovechado el discurso televisado ante todo el país para desprestigiar las investigaciones que le acorralan y calificarlas de "estúpidas", o "ridículas".

REACCIÓN DE LOS DEMÓCRATAS Desde las filas demócratas, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha cuestionado las cifras que ha ofrecido este martes Donald Trump y ha criticado las declaraciones del mandatario sobre "las amenazas percibidas para la seguridad del pueblo estadounidense", pero ha indicado que el presidente "ha ignorado por completo la epidemia de violencia por las armas de fuego que está cobrando vidas en todo el país".

Además, Pelosi ha señalado que a pesar de que Trump ha insinuado que quiere bajar los precios de los medicamentos recetados, aún no ha presentado ninguna propuesta.

El excandidato demócrata a la Presidencia Bernie Sanders, también ha cuestionado al magnate, que durante su discurso ha destacado el "rápido progreso" de la economía estadounidense durante su Presidencia.

"A pesar de lo que dice el presidente Trump, esto no es una economía excelente cuando el 43% de los hogares no puede pagar la vivienda, la comida, el cuidado de los niños, de la salud, el transporte y un teléfono móvil sin endeudarse", ha afirmado.

Sanders también ha indicado que construir un muro en la frontera de Estados Unidos "no es una emergencia" y ha llamado a llevar a cabo una reforma migratoria. "Lo que debemos hacer no es desperdiciar miles de millones de dólares en un muro, sino finalmente abordar la necesidad de una reforma migratoria integral", ha recalcado.

Por su parte, Stacey Abrams, la demócrata encargada de responder al presidente tras el discurso del Estado de la Unión, también se ha referido al interés de Trump por construir un muro. "Estados Unidos es más fuerte por la presencia de inmigrantes, no de muros", ha subrayado Abrams, quien ha añadido que Trump "debe decir la verdad y respetar sus cometidos y la extraordinaria diversidad que define a Estados Unidos".

Apenas unos meses después de perder por poco su candidatura para convertirse en la primera mujer gobernadora negra de Estados Unidos, la demócrata de Georgia ha hecho historia al ser la primera mujer negra en dirigir la respuesta de la oposición. Aprovechó su momento para presentar a un presidente que está fuera de contacto con la clase media.

Comentarios