27.01.2023 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

ITALIA

Meloni enfrenta el primer obstáculo de su Gobierno, el aumento del precio de la gasolina

Una persona pone gasolina en una estación de servicio. EFE / Michael Reynolds
Una persona pone gasolina en una estación de servicio. EFE / Michael Reynolds
Meloni enfrenta el primer obstáculo de su Gobierno, el aumento del precio de la gasolina
La decisión de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, de no renovar el recorte de los impuestos especiales de la gasolina, que ha hecho aumentar el precio a principios de año, se ha convertido en el primer quebradero de cabeza del Ejecutivo por las protestas de los gasolineros, de los italianos y ha provocado también tensiones entre los socios de Gobierno.

Con la firma del presidente de la República, Sergio Mattarella, entra hoy en vigor el llamado "decreto de combustibles", aprobado en el pasado consejo de ministros y que contiene una serie de medidas para contrarrestar el aumento de los precios de los combustibles de los últimos días, pero enfocado en la que han considerado la "especulación" de los gasolineros.

Estas medidas, como las de tener que exponer en cada gasolinera el precio medio aprobado cada día junto con el precio al que se vende, y las acusaciones de "especulación" provocaron el anuncio de huelgas por parte del sector que después fueron "congeladas" en vista de la apertura de una mesa de negociación que continuará este martes.

El decreto no contiene ninguna medida para reducir inmediatamente el precio del carburante y Meloni en varias declaraciones confirmó su decisión de no renovar el descuento de unos 18 céntimos por litro en los impuestos especiales - aquellos introducidos durante los años para permitir al Estado de financiarse ante una emergencia pero que luego han permanecido - y que había introducido el Gobierno de Mario Draghi para controlar precios.

Meloni consideró que vista la situación económica del país no era el momento justo, ya que según expertos esta medida costó alrededor de 1.000 millones de euros al mes y beneficiaba a todos y no a aquellos con ingresos más bajos.

En su versión final, el decreto prevé que las distribuidoras deberán exhibir el promedio regional junto al precio de venta de su combustible y prevé multas para quienes no muestren los precios medios que pueden oscilar entre los 500 y los 6.000 euros.

El Gobierno sí que ha renovado una medida de Draghi que concede una bonificación puntual de 60 euros para la compra de abonos de transporte público, pero ha reducido mucho el número de los que tienen derecho a ella: los que tienen ingresos inferiores a 20.000 euros puede pedirlo y no los 35.000 de antes.

La decisión de mantener los impuestos especiales provocó una oleada de protestas por parte de la oposición que recordaron a Meloni que en su programa de Gobierno se prometía bajar el precio de la gasolina, pero también por parte de varios miembros de su propia mayoría.

Según los medios italianos, el presidente de Forza Italia, Silvio Berlusconi, aliado en el Gobierno, aseguraba que "la decisión de la gasolina es el primer error de Meloni".

Meloni respondió a estas críticas anoche interviniendo en video conferencia en un acto electoral en Milán al asegurar que se gobernará cinco años a pesar de que la "oposición" y "no sólo", en referencia a las críticas de Forza Italia, nos obstaculizan. 

Meloni enfrenta el primer obstáculo de su Gobierno, el aumento del precio de la gasolina
Comentarios