25.07.2021 |
El tiempo

PAÍSES BAJOS

Se acabó la fiesta: Ámsterdam planea mantener alejados a los turistas "con traje de pene"

Mientras la capital holandesa reabre sus puertas tras la crisis, la ciudad toma "medidas adicionales" para evitar los excesos.

Barrio rojo de Amsterdam. / EFE
Barrio rojo de Amsterdam. / EFE
Se acabó la fiesta: Ámsterdam planea mantener alejados a los turistas "con traje de pene"

Ámsterdam ha dicho que no permitirá que se vuelvan a producir las "molestias y las multitudes masivas" que soportaba la ciudad antes de la pandemia, enviando una advertencia contundente de que los visitantes "cuya intención es beber y portarse mal, vestidos como un pene" deben irse a otro lugar.

Mientras gran parte de la UE se prepara para abrirse a los turistas que estén vacunados, se hayan recuperado del coronavirus o puedan dar un test negativo a partir del 1 de julio, el ayuntamiento de la capital holandesa dijo en un comunicado que estaba tomando "medidas adicionales" para desalentar los excesos.

Con más de 19 millones de turistas en 2018 abarrotando sus estrechas calles del siglo XVII, los residentes llevan tiempo quejándose de que las zonas más concurridas del centro de la ciudad, incluyendo el barrio rojo y las principales zonas de ocio nocturno, se estaban convirtiendo en inhabitables.

"Los visitantes que respetan a Ámsterdam y a sus habitantes siempre han sido bienvenidos", dijo el ayuntamiento. "Los visitantes que tratan a nuestros residentes y a nuestro patrimonio con falta de respeto no son bienvenidos. El mensaje para ellos es: no vengan a Ámsterdam".

Se desplegará más policía para disuadir a los visitantes de dormir en sus coches mediante la imposición de multas in situ utilizando un terminal de tarjeta de crédito móvil, según el comunicado, y se intensificarán los esfuerzos para reprimir los vehículos estacionados ilegalmente con mayor rapidez.

Más "anfitriones" de la ciudad ayudarán a la policía a controlar a los juerguistas, especialmente en las noches de fin de semana, con planes para cerrar las calles cuando sea necesario, mientras que los propietarios de los alquileres de corta duración serán controlados más rigurosamente para asegurarse de que respetan un límite anual de 30 días, y los canales de la ciudad también serán vigilados de cerca para detectar infracciones relacionadas con el agua.

Se podrán imponer y se impondrán prohibiciones temporales de alcohol, gas hilarante y sistemas de sonido cuando las concentraciones de personas sean demasiado grandes, advirtió la ciudad. La alcaldesa de la ciudad, Femke Halsema, declaró al periódico Het Parool que Ámsterdam no podía rechazar a la gente, pero que intentaba fomentar más el turismo cultural y reducir las molestias.

La agencia de promoción de la ciudad, amsterdam&partners, está lanzando una campaña de carteles e información online para concienciar sobre el "comportamiento deseado". La ciudad "no quiere que se produzcan molestias por comportamientos inadecuados, como el ruido, el orinar en público o la embriaguez en la calle", dijo un portavoz a Dutchnews. "Así que estamos iniciando una campaña de activación dirigida al tipo de comportamiento que sí queremos".

El año pasado, Halsema desveló sus planes de prohibir la entrada a los no residentes en sus 166 coffee shops de venta de cannabis, tras encargar una investigación que demostró que el 58% de los turistas extranjeros que visitan Ámsterdam vienen principalmente a consumir la droga.

También ha presentado propuestas para construir un "centro erótico" de cinco plantas fuera de la ciudad, con dos bares, 100 habitaciones pequeñas y un local de "entretenimiento erótico", como parte de un plan para cerrar muchos de los escaparates de las trabajadoras del sexo en el actual barrio rojo.

Rob Hofland, concejal del partido progresista D66, declaró a DutchNews que era "sólo cuestión de tiempo" que los turistas volvieran en masa, y añadió: "Si tu intención es ver la ciudad más bonita del mundo, ven a Ámsterdam. Si su intención es beber y portarse mal, vestido como un pene, busque en otra parte".

Se acabó la fiesta: Ámsterdam planea mantener alejados a los turistas "con traje de pene"
Comentarios