22.10.2019 |
El tiempo
martes. 22.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

G.P. TAILANDIA MOTOGP

"Hoy celebramos el octavo, en Motegi empezamos a trabajar el noveno"

"Hoy celebramos el octavo, en Motegi empezamos a trabajar el noveno"

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), brillante vencedor del Gran Premio de Tailandia de MotoGP en Buriram y campeón del mundo por octava vez, la sexta en MotoGP, ha reconocido que "está claro que esta noche celebramos el octavo, que se tiene que celebrar, pero el noveno lo empezaremos a preparar en Motegi".

"Vamos a intentar empezar a trabajar la temporada 2020, hay que disfrutarlo, por eso está bien poder hacer cuatro carreras sin presión, pero mi histórico dice que si gano, me caigo en la siguiente, y si me caigo en Motegi lo sentiré mucho, pero intentaremos cambiar esta estadísticas para acabar el año", agregó el flamante campeón del mundo 2019.

"En Aragón ya dije que uno de los objetivos es acabar la temporada con todas las carreras en el podio para así preparar bien el 2020", recordó el piloto de Repsol Honda.

Marc Márquez, exultante, quiso agradecer el título "a toda la gente" de su alrededor. "Porque yo estoy aquí sentando, hablando y es muy bonito, pero hay una gente detrás, un equipo, un Repsol Honda Team, unos patrocinadores y, sobre todo, una familia, unas personas con las que trabajamos día a día, Emilio, José Luis, mucha gente que me ayuda y uno puede ser muy bueno, pero si todo esto no está en su sitio, es imposible mostrar el nivel que estamos mostrando".

Ya con el título en el bolsillo, Marc Márquez no quiso ver el triunfo de Buriram su mejor carrera, pues "hay muchas", para enseguida enumerar: "Montmeló fue muy bonita porque mi hermano consiguió ganar también en el gran premio de casa, pero hay carreras como la de Misano, ésta o Jerez muy buenas, pero quizás la más vivida fue la de Misano, porque venía de perder dos duelos en la última vuelta, y no porque no lo intentase".

Sobre el planteamiento de Honda para fabricar el prototipo de 2019, cuando el japonés Takeo Yokoyama, director del proyecto de competición, dijo que ellos habían influido, no dudo en afirmar entre sonrisas que "Takeo es un buen personaje, a bien!".

Y enseguida explicó que Yokoyama "es súper directo y muy sincero y esto, dentro de una fábrica, es muy importante, lo necesitas". "Es una persona sincera con los pilotos y los equipos y antes del año nos dijo, al menos a mí me dijo, 'Ducati nos está abrasando en las rectas y el año que viene no será así, pero luego en las curvas ya te espabilarás', fue así de claro".

"Lógicamente cuando ganas en potencia pierdes en algunos otros puntos, pero aunque no empezamos de la mejor manera, con fallos en el freno motor, HRC tiene la capacidad de reaccionar rápido ante estos problemas", reconoció el ocho veces campeón del mundo de Repsol Honda.

"La moto no cambia respecto a otros años, pues es una moto crítica, con la que tienes que ir jugando con los codos, tienes que ir buscando el ciento por ciento, pero cuando lo consigues encontrar eres capaz de ganar nueve carreras y con esas victorias la moto tiene que ir bien porque de lo contrario no sería así", afirmó taxativo.

Al comparar anteriores motos, Marc Márquez recordó que "la de 2018 era la más conocida y empezamos muy bien, cuando me encontré cómodo, pero en esta también me encontré cómodo, aunque hubo fallos inesperados como el de Austin, y es ahí donde tienes que estar muy atento".

"En Argentina -continuó Márquez- gané con dos o tres segundos, pero no me caí dos o tres veces por fallos inesperados, porque las salvé, pero me hubiese podido caer y es ahí donde el año pasado intentamos dar otro paso adelante ¿por qué? pues porque los rivales no se duermen, es el rival y la fábrica de al lado es la que te marca tu nivel y es ahí donde intentamos encontrar lo mejor".

"Hemos acabado todas las carreras en las dos primeras posiciones y sólo hemos gastado un comodín -Austin- y hemos ganado el campeonato con cuatro carreras de margen, será difícil mejorarlo y los rivales nos pondrán el listón muy alto, pero nuestro objetivo siempre es sacar un poco más; está claro que el año que viene intentaremos repetir, será complicado mejorarlo, pero habrá que trabajar para repetirlo", manifestó Márquez.

El piloto de Repsol Honda tampoco dudó al responder a quienes afirman que el campeonato no tiene interés porque lo gana casi todo y recomendó entre sonrisas "que miren las cinco últimas carreras".

"Quitando Aragón, que quizás es en la que me encontré más fuerte, el resto de carreras fueron batallas hasta la última curva y no es nada fácil y que vean que no me caigo por ir lento sino que me caigo por empujar", continuó Márquez.

"En estas últimas carreras las estadísticas -de caídas- han subido un poco, así que intentaremos bajarlas en las siguientes, porque llevaba una racha buena pero me he caído más de lo normal este año y sí es cierto que si miras la ventaja parece un campeonato aburrido, pero las carreras, aparte de algunas del inicio, todas las del final se han decidido en la última vuelta y creo que esto es lo que genera más emoción", recalcó el líder del Repsol Honda.

Márquez explicó que en su estrategia para la carrera "hubo una parte de la carrera, creo que en la vuelta diez o la once, cuando estaba a 0,7 o 0'8, que he pensado 'o pruebo o no pruebo', pero quedarse a medias eso sí que no es mi estilo, y es ahí cuando he hecho dos o tres vueltas más deprisa, cuando he hecho la vuelta rápida de carrera".

"Entonces me he dicho 'si paso esas tres vueltas me engancho y ya está', pero las tenía que pasar y ha habido riesgo máximo, he agotado todo el neumático y he visto que me la podía jugar al final, pero sabía que el último parcial de Fabio era increíblemente rápido y que me la tendría que jugar en la última curva y es cuando he pensado en repetir lo del año pasado y me ha salido calcado, aunque por muy poco, porque Fabio ha podido parar muy bien la moto", explicó Marc Márquez.

Comentarios