29.11.2020 |
El tiempo
domingo. 29.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El problema de la conciliación y la brecha digital de la mujer lebaniega

Las mujeres de esa comarca demandan formación en habilidades sociales, informática y cursos relacionados con el ocio

Zuloaga asistió el pasado viernes a la presentación del programa de participación de las mujeres en Liébana. / Lara Revilla
Zuloaga asistió el pasado viernes a la presentación del programa de participación de las mujeres en Liébana. / Lara Revilla
El problema de la conciliación y la brecha digital de la mujer lebaniega

El estudio sobre la participación de las mujeres en Liébana ha reflejado, entre otras cuestiones, que esas mujeres tienen «problemas de conciliación», piden más formación y «romper la brecha digital», según explicó el pasado viernes el vicepresidente regional y consejero de Igualdad, Pablo Zuloaga.

El vicepresidente de Cantabria estuvo en Potes en la presentación de ese diagnóstico del programa de participación de las mujeres en Liébana, en la que ha dicho que la participación «activa y comprometida» de las mujeres para poner en marcha políticas y acciones que sean acertadas y «pongan el foco en sus necesidades».

Según informa el Gobierno de Cantabria en una nota de prensa, entre julio y septiembre, con motivo de ese estudio, se han realizado entrevistas y reuniones con asociaciones de mujeres, agentes sociales, la agencia de desarrollo local, el grupo de acción local, la asociación de empresarios, los servicios sociales, centros de salud, y los equipos de gobierno local, entre otros, para conocer la situación de las mujeres en Liébana.

La directora general de Igualdad y Mujer, Consuelo Gutiérrez, que ha estado también en la presentación, ha explicado que se ha detectado una escasa participación de las mujeres en los puestos de toma de decisiones, ya que ninguna mujer ocupa las siete Alcaldías de los municipios de esta comarca y el 82 por ciento de las Concejalías las dirigen hombres. En lo que se refiere al empleo, donde el turismo está desplazando al sector primario en Liébana, las mujeres concentran la mayor parte del empleo en hostelería, mientras que está «totalmente feminizado» el servicio de limpieza y el de los cuidados, y el emprendimiento está «prácticamente igualado».

Sobre la valoración de los servicios públicos, las mujeres de Liébana valoran muy positivamente los servicios sociales, y el grado de satisfacción de los servicios sanitarios es bueno o muy bueno para un 77 por ciento de las encuestadas.

Las responsabilidades familiares son en un 50 por ciento de los casos las principales dificultades para que una mujer lebaniega disfrute del ocio y la cultura, y cerca del 60 por ciento cree que no hay oferta deportiva suficiente. Además, las mujeres de esa comarca demandan formación, sobre todo, en habilidades sociales, informática y cursos relacionados con el ocio.

Zuloaga ha opinado que los resultados «evidencian que las mujeres de esta comarca se enfrentan a las viejas barreras», entre ellas, el empleo precario, dificultades de acceso al empleo, menor participación en la toma de decisiones y una carga excesiva de las tareas de cuidado. Asimismo, ha destacado, entre los resultados de este estudio, los problemas de conciliación que reflejan las mujeres. El vicepresidente ha calificado de «error estructural» seguir aplicando «un modelo social basado en el esquema de las décadas pasadas», por lo que, según ha apuntado, «se corregirá, sobre todo, con educación que garantice la igualdad desde la base».

Aún así, ha asegurado que el papel que tradicionalmente han desempeñado los hombres y las mujeres se está transformando, y se ha mostrado convencido de que las instituciones deben liderar e impulsar esa evolución para alcanzar la plena igualdad. En este camino, ha considerado «imprescindible» la estrategia de mayor participación ciudadana que ha puesto en marcha el Ejecutivo, recuperando el Consejo de la Mujer y acercándose a los diferentes territorios para conocer la situación y necesidades de las mujeres de toda la comunidad autónoma.

«Evidentemente no son las mismas necesidades las de las mujeres de Santander y el Arco de la Bahía que las de las mujeres de esta comarca», ha considerado el vicepresidente ante las lebaniegas.

El problema de la conciliación y la brecha digital de la mujer lebaniega
Comentarios