10.04.2020 |
El tiempo
viernes. 10.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«En el vestuario seguimos creyendo que es posible»

Manu Hernando, que fue el mejor el domingo, recuerda que la victoria de Almería demuestra que pueden ganar «en cualquier campo»
Manu Hernando se está haciendo fuerte en el centro de la defensa verdiblanca. / José Ramón
Manu Hernando se está haciendo fuerte en el centro de la defensa verdiblanca. / José Ramón
«En el vestuario seguimos creyendo que es posible»

Manu Hernando se está haciendo fuerte en el Racing. Llegó por la puerta de atrás, sin que su fichaje fuera anunciado, sin que fuera presentado y haciéndole ficha en el filial para que apenas contabilizara en el margen salarial, pero va a ser difícil quitarle del once inicial. Al menos, si mantiene el nivel mostrado en los dos últimos partidos. Tanto en Almería como, sobre todo, el pasado domingo ante el Sporting, fue de lo mejor del equipo, lo que le supone una alegría en lo personal pero no tanto en lo colectivo, ya que el motor sigue sin arrancar de manera definitiva. Tanto es así, que admite que la derrota de hace dos días les ha hecho «daño porque era un partido que podía haber sido un punto de inflexión». Y no lo fue. Fue, en definitiva, una vuelta a lo mismo.

Afirma el central palentino que en el vestuario confiaban en «haber aprovechado el buen momento tras la victoria en Almería», pero no lo consiguieron. Se apagó la llama. «Toca levantarse. Aunque yo no estuviera aún, este equipo ha vivido situaciones muy parecidas en las que se ha jugado tres puntos muy importantes y no lo ha conseguido, por lo que ahora toca levantarse otra vez más y luchar hasta el final. No queda otra», apunta el jugador cedido por el Real Madrid.

Reconoce Manu Hernando que el Racing fue inferior al Sporting porque éste supo «llevar el control del partido durante bastantes tramos». Con todo, cree que toca pasar página y pensar ya «en el Málaga y en sumar los tres puntos allí». «Tenemos que pensar en el futuro y no en lo que ha pasado», añade. El pasado ya pasó pero lo malo es que, como cantaba Eskorbuto, el futuro no se ve. Toca trabajárselo y en el vestuario parecen dispuestos a no bajar los brazos antes de tiempo.

De nuevo ha cundido el pesimismo, pero recuerda el central verdiblanco que cuando fueron a Almería, «nadie se pensaba» que fueran a ser capaces de marcharse de allí con los tres puntos. «Y lo hicimos», recuerda. Esto quiere decir, en su opinión, que el Racing «ha demostrado que a un partido es capaz de ganar a cualquier equipo de la categoría». Él siempre ha apostado por mantener una posición neutra y «no creerse tan bueno por ganar al segundo y creer ahora que somos los peores por perder contra el Sporting». El defensor llama a «seguir con la misma mentalidad» y sabiendo que pueden «ganar en cualquier lado para ir a Málaga con la misma ilusión de estas últimas semanas». En definitiva, quiere que lo sucedido ante el Sporting se quede en un accidente.

Lo malo del partido del pasado domingo es que dio la impresión de que el Racing no tenía un plan. «Nos hicieron una presión arriba bastante buena y, a partir de ahí, intentamos jugar arriba para ganar las segundas jugadas, pero no ganamos apenas ninguna», lamenta el jugador cedido por el Real Madrid. Reconoce que «casi todo el rato tuvieron ellos el balón» porque, aunque el conjunto cántabro está «acostumbrado a jugar desde abajo, el domingo no se podía». Y no se podía debido a esa buena presión del rival y a la falta de jugadores con capacidad de hacerlo. Así, entiende que era un día «de ganar balones aéreos y segundas jugadas, pero no se pudo». «En la segunda parte subimos la línea de presión y les metimos un poco en su campo, pero nos faltó pegada y, en definitiva, contundencia en las dos áreas», asume.

Misma mentalidad. El golpe fue duro por todo lo que, además, se había generado en el entorno del partido. Tras el subidón de Almería, llegó el bajón contra el Sporting. Sin embargo, Manu Hernando cree que se mantiene el ánimo en el seno del equipo porque, de hecho, recuerda que los integrantes del vestuario «han pasado por momentos de todo tipo, unos peores y otros mejores, y, en ese sentido, está igual que cualquier semana». Incluso igual que hace siete días, «después de ganar en Almería». «Seguimos creyendo que es posible. Es cierto que hemos perdido una oportunidad muy buena para sumar y acercarnos a la lucha por la permanencia, pero quedan muchos partidos y hay que afrontarlos con la misma mentalidad», añade el zaguero verdiblanco.

Una de las teorías que trata de explicar lo sucedido el domingo en El Sardinero versa sobre que a los jugadores les pudiera haber superado la situación por encontrarse ante más de veinte mil aficionados en la grada ilusionados con la idea de iniciar un tiempo nuevo. No cree Manu Hernando que fuera así porque tiene claro que siempre es «más bonito jugar en casa que fuera». Además, asegura que, tanto él como sus compañeros, «cuando pita el árbitro, estás atento al balón y no te das cuenta de lo que pasa en tu entorno». Sí puedes sentir que la gente está animando y eso asegura que lo hace todo «más fácil». Eso sí, no esconde la realidad, que pasa por asumir que en los últimos partidos están haciendo «las cosas mejor o jugando mejor fuera que en casa». Y es una «dinámica» que quieren cambiar porque ganar en casa siempre garantiza tener «a la gente conectada», lo cual es importante.

La pregunta para esta semana es en qué se puede aferrar uno para seguir creyendo en la permanencia. Y Manu Hernando se atreve a responder. «Se puede agarrar a que hemos ganado partidos que nadie pensaba que íbamos a ganar», dice en primer lugar. El encuentro de Almería amenaza con convertirse en un ejemplo recurrente. Si ganamos en Almería, ¿por qué no en Málaga? Es fácil pensar así. Con todo, también recuerda que ha habido jornadas en las que no consiguieron la victoria pero en las que se vio «un equipo que puede luchar por lo que quiera». «Aunque el domingo no fueron buenas, hay que quedarse con las sensaciones de las últimas semanas», subraya. Y, por encima de todo, recalca el envite de almería «porque se vio una versión muy buena del equipo». «Se ve que es un equipo que quiere luchar y competir y eso vamos a hacer hasta el último partido», concluye.

Comentarios