13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

TENERIFE - HUESCA

Un proyecto cuestionado

  • López Garai, entrenador del Tenerife, descarta cambios bruscos para enderezar el ritmo  
  • Destaca las bandas del Racing, «que crean problemas a todos los rivales»
Un proyecto cuestionado

Aritz López Garai es el entrenador del Tenerife. Y llega cuestionado a este partido después de tres derrotas consecutivas y de no haber sumado la victoria en ninguno de sus cuatro últimos encuentros como local. Eso enciende a cualquiera y percibe la visita del Racing como una buena oportunidad para amistarse con una afición que ya ha mostrado su preocupación. Sin embargo, tampoco se fían del conjunto cántabro y de su baja clasificación. «Entre todos los que estamos en el cuerpo técnico, vemos sus partidos y nos damos cuenta de que hace cosas bien», advirtió el técnico vasco. Por encima de todo, como la mayoría, destaca que tiene «dos bandas muy buenas que crean problemas a todos los rivales». Además, también recalca que en la delantera «no deja de tener a gente experimentada, como David Rodríguez». De todos modos, ha hecho un llamamiento a no pensar tanto en el contrario y sí «un poquito» en ellos mismos «para sacar el partido adelante».

No se fía López Garai del cartel de recién ascendido porque recordó que el Racing «es un club histórico a nivel nacional que ha estado en Primera, que es grande en su historia y su afición». Además, recordó que, en el lado opuesto están equipos como el Deportivo y el Málaga, que no son recién descendidos pero casi, y que este fin de semana jugarán entre sí siendo el último y el penúltimo».

Para el entrenador del Tenerife, será fundamental «jugar tranquilos» pero yendo «a por el partido desde el inicio». En ese sentido, no quiere que sus hombres esperen «a que pasen cosas», sino que han de ir «a provocarlas para ganar». Con todo, entiende que resultará complicado «coger confianza y evitar estar con dudas», sobre todo en los primeros minutos, algo que percibe que «a la gente le pone nerviosa y hace que el ambiente esté un poco más tenso de lo normal». Es algo que, sin duda, debe aprovechar el Racing. Por eso va a ser tan importante la primera fase del encuentro.

Para conseguir el objetivo propuesto, quiere que sus jugadores sean «más prácticos para enchufar a la gente, jugando un poco más en campo contrario y provocando que pasen cosas más rápido de lo normal». «Debemos hacer todo eso, pero siempre entendiendo que necesitamos tranquilidad, que el partido va a ser largo y que, cuando haya momentos malos, hay que estar bien defensivamente y atacar sin ningún tipo de miedo», añadió.

Lo que es  indudable es que en el vestuario ha reinado un tanto la preocupación por la acumulación de derrotas y la escasez de buenos resultados. Asume el entrenador vasco que «cuando haces muchas cosas bien y no ganas, tienes esa sensación de frustración y de que la situación tiene que tender a cambiar». Sin embargo, también precisó que cuando uno ve que el marcador de puntos avanza tan lentamente, «te empiezas a sentir no tan frustrado pero sí preocupado, lo que es lógico y normal». Aún así, ve a sus hombres «mentalmente bien» para afrontar el partido ante el Racing y entendiendo que «las dinámicas malas hay que cortarlas con una victoria». «Ahí todo empieza a verse diferente», recalcó.

Lo que descartó López Garai es un cambio demasiado brusco en su equipo para, precisamente, dar un giro de 180 grados a la dinámica de resultados que mantiene. Sobre todo, porque, además, afirmó que veía que su equipo «está capacitado para jugar partidos» como lo ha venido haciendo. «Empezar a realizar cambios en el timón creo que no sería lo más adecuado porque, además, si entonces no ganas, tendrías un problema porque ya no tienes dónde agarrarte», argumentó. De hecho, considera que están «haciendo bien las cosas, pero no lo suficiente para ganar porque se ha demostrado».

«Yo soy bastante sensato. Si veo que el equipo está atascado o que realmente no hay manera de ganar un partido y que el equipo no funciona, yo sería el primero en cambiar muchas cosas intentar darle un giro a todo, pero todavía no percibo eso, que creo que no es el caso», explicó el entrenador vasco del Tenerife. Lo que está claro es que, como todo equipo, necesitan la complicidad de una afición que está de uñas. López Garai quiere que su gente «vea a su equipo ganar» y no lo está haciendo. «Los primeros afectados y responsables somos nosotros», recordó. Eso sí, tiene clara una cosa: «Como yo digo, para que la afición esté contigo, tienes que darle cosas y, hasta el momento, por desgracia, en el Heliodoro, en cuanto a resultados, no hemos estado a la altura».

Comentarios