21.10.2019 |
El tiempo
lunes. 21.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Un equipo ya perfilado

El Racing afronta el último mes deL mercado con una plantilla de 22 jugadores en los que Ania tendría a dos por puesto  

Aún así, faltan varias llegadas y también algunas salidas

Chuti Molina, director deportivo verdiblanco, siguiendo un entrenamiento junto a Pedro Ortiz. / J.R.
Chuti Molina, director deportivo verdiblanco, siguiendo un entrenamiento junto a Pedro Ortiz. / J.R.
Un equipo ya perfilado

El Racing está en su cuarta semana de entrenamiento, está a punto de cumplir un mes de trabajo, sólo quedan 17 días para que el balón eche a rodar de manera oficial y el equipo ha disputado ya más amistosos de los que le quedan. El verano avanza rápido y no espera a nadie y, durante este tiempo, Chuti Molina ha cerrado siete incorporaciones. En total, cuenta con 22 futbolistas con ficha del primer equipo, un número que podría resultar suficiente teniendo en cuenta, además, que con ellos están entrenando serias promesas como Mirapeix, Iñigo Sainz Maza, Camus, Tresaco, Siverio o Musy. Cuando haga falta, ellos estarán ahí para tapar cualquier agujero. Podría ser suficiente pero todos saben que hay jugadores que aún están por llegar.

El equipo tiene la apariencia de estar cerrado, pero no lo está. El mismo Chuti Molina afirmó el pasado martes, durante la presentación oficial de Nico Hidalgo, que quedaban jugadores por llegar. De hecho, ha reconocido que restan por cerrarse los fichajes más importantes, aquellos que podrían dar un salto de calidad a la plantilla y que suponen un mayor esfuerzo económico. Esto incrementaría de manera considerable el número de jugadores en cartera y, por lo tanto, debería precipitar todavía varias bajas. Lo que se desconoce es el orden en el que cada uno está puesto en la rampa de salida. A buen seguro, dependerá de quien llegue y de las ofertas que tenga para salir cada uno, ya que el objetivo es reducir al mínimo las rescisiones unilaterales.

Captura de pantalla 2019-08-01 a las 09.38.11

Echando un vistazo a los jugadores que Iván Ania tiene a su servicio hoy en día, parece que incluso los tiene bien distribuidos. Dispone de dos jugadores por puesto teniendo en cuenta que viene utilizando un 4-4-2 en los partidos de esta pretemporada. Esto no quiere decir que vaya a ser su apuesta definitiva cuando se abra el telón oficial del campeonato. Es algo que saben bien quienes ya siguieron al equipo el verano pasado, ya que también utilizó ese mismo dibujo para cambiarlo después en septiembre. El entrenador ha explicado incluso que se debe no tanto a una apuesta personal, sino a la necesidad de amoldarse al número de jugadores que tiene. Y es que, cuenta con un buen número de delanteros mientras que, por ejemplo, apenas tiene media puntas. Para jugar arriba cuenta con Barral, Nuha y César Díaz a la espera de Jon Ander mientras que también Siverio y Camus están teniendo protagonismo en este periodo estival. Mientras, sólo Cejudo y el recién llegado Yoda, que todavía no se ha estrenado, tienen aptitudes para jugar de media punta.

El director deportivo vino a reconocer la semana pasada que, sobre todo, las últimas apuestas para intentar dar un plus de calidad a la plantilla miraban directamente a la parcela central del terreno de juego. Es decir, que bien se podría esperar la llegada de un delantero que aporte gol, un ingrediente que Chuti Molina consideró en su día fundamental para mantenerse en la categoría, otro medio centro o un quinto central. Para la banda izquierda, es conocido que todavía esperan a Enzo aún sabiendo que va a ser una opción complicada. 

Es el mismo director deportivo verdiblanco quien siempre deja la puerta abierta tanto para llegadas como para salidas. Lo que es indiscutible es que queda todo el mes de agosto por delante para poner la guinda a un equipo que confían que sea competitivo. Chuti Molina ya ha asegurado que no va a fichar por fichar porque, por encima de todo, no quiere estropear el buen ambiente que hay dentro del vestuario. Puede ser su mejor arma para compensar las limitaciones presupuestarias, ya que, en el fondo, es ahí donde está la madre del cordero.

Comentarios