07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Todo lo malo que nos puede pasar, nos está pasando»

Sergio aún cree que «se puede salir de ahí abajo porque el equipo compite y hace cosas bien para ganar los partidos»

Sergio Ruiz, durante el partido del domingo. / Cubero
Sergio Ruiz, durante el partido del domingo. / Cubero
«Todo lo malo que nos puede pasar, nos está pasando»

Cristóbal reconoció tras el enésimo empate del domingo pasado que la situación que está atravesando el Racing es «frustrante»; que ha muerto tantas veces en la orilla tras pasarse tanto tiempo remando que es difícil no caer en la trampa de lo paranormal para explicar lo que está sucediendo. Ayer fue Sergio quien confesó que es «difícil tener que aguantar otro mazazo» como el encajado en el envite Las Palmas, que no por repetido se hace más llevadero. Al contrario. Es como si hubiera algo ahí que no permite al equipo levantar cabeza.

«El del domingo fue un partido que, dentro de lo sucedido, estuvo controlado porque ellos casi no generaron ocasiones claras», recordó el medio centro cántabro. Éste admitió que el equipo de Pepe Mel sí logró meterles «atrás en los últimos minutos», pero también lo consideró «normal» porque el Racing iba ganando «y ellos necesitaban marcar gol». Y éste llegó. Siempre llega. Y es lo que duele. «Todo lo que nos puede pasar de negativo nos está pasando y así es muy difícil», sentenció.

Lo cierto es que al conjunto cántabro le está faltando esa pizca de suerte que también es necesaria para salir de ahí abajo. El problema es que quienes están ahí metidos no la suelen tener. La suerte es para los ricos. Lo que hay que saber es por qué se está repitiendo tanto la situación de encajar goles en los últimos minutos o perder puntos después de haberse adelantado, algo que ha sucedido en nueve de las once ocasiones en las que logró marcar primero. Sergio admitió que es «evidente que, cuando una cosa se repite tanto a largo plazo, es porque hay algo más». Y es que, el centrocampista cree que «alguna vez te puede pasar, pero no siempre».

Por lo tanto, urge detectar qué demonios está sucediendo. «Tenemos que analizar lo que sucede y ver cómo podemos salir de ahí porque no nos puede volver a pasar». Y es que, insistió el jugador astillerense que todo se hace muy cuesta arriba porque, por ejemplo, el domingo ya tocaban con las manos una victoria que, en su opinión, les podía «sacar de ahí abajo», pero recibieron otro «varapalo».

Ante semejante afirmación, la pregunta es si en verdad Sergio cree que el Racing aún tiene opciones de salir del agujero. Y él sigue creyendo: «Yo de verdad creo que se puede salir de ahí abajo porque el equipo compite y hace cosas bien para ganar los partidos». El problema es que no los gana. Siempre le falta algo. Y el medio centro cántabro sí reconoció que también hacen cosas mal como, por ejemplo, mostrarse incapaces de «cerrar los partidos». Con todo, él no va a tirar la toalla y ya advierte de que, «mientras queden jornadas», tanto él como el resto del vestuario van a seguir intentándolo porque están «convencidos» de que se puede.

Lo primordial es cambiar la pobre dinámica que arrastra el Racing. Y eso se logra «ganando un partido y viendo que se puede ganar, que coges la confianza que necesitas, que por fin consigues una victoria y que incluso el ánimo es mejor». No sólo eso, sino que incluso el entorno y el ambiente que se respira también podría mejorar. «La gente nos apoyaría más porque tres puntos hace que te acerques más a la salvación», insistió. Lo que es necesario recordar es que todo eso se decía también antes de conseguir ganar al Mirandés y al Extremadura y ninguna de las dos victorias sirvió para cambiar nada porque, en el fondo, el mal estaba ahí instalado.

ambiente favorable. Lo cierto es que el ambiente alrededor del equipo se va enrareciendo, como quedó acreditado en el primer partido del año disputado el pasado fin de semana. Sergio entiende que es lo que sucede «cuando las cosas van mal y los resultados no salen». «La gente opina y critica, pero nosotros tenemos que hacer lo nuestro, que es intentar convertir esos pitos en aplausos», subrayó. Lo que sí reconoció es que, a la hora de intentar la remontada que va a ser necesaria para llegar al verano con la cabeza a flote, es fundamental «el apoyo» de la afición y que se respire un aire «favorable» porque, de lo contrario, todo es más complicado.

Ahora ya toca pensar en el encuentro del Cádiz pero también es cierto que es complicado quitarse de la cabeza lo sucedido el pasado domingo. Porque es frustrante haber invertido tanto esfuerzo y haber gastando tanta energía para conseguir un premio mínimo que, a estas alturas, ya vale para poco. Así lo reconoció Sergio. Es como para ir al psicólogo. «Es difícil porque, al final, trabajas durante noventa minutos para conseguir un buen resultado y en el último de ellos se va todo al traste», recordó. ¿Qué hacer? A Sergio sólo se le ocurre la receta de seguir trabajando «para solucionar» todos los problemas que viene acumulando el equipo y, una vez que ya no se puede hacer nada para corregir lo sucedido en la última semana, «pensar ya en el partido del Cádiz e intentar afrontar la semana para llegar en las mejores condiciones posibles». Lo fácil y casi hasta lo normal sería bajar los brazos y dejarse llevar, pero eso no se lo puede permitir un profesional del fútbol, menos aún alguien que es de aquí y que sabe que hay toda una afición detrás que teme (cada vez más) que en un puñado de meses se escape lo que costó conseguir cuatro años de Segunda B. Por eso el astillerense considera que han de tener «mentalidad positiva para saber que queda mucho y que todavía se puede salir de ahí».

El calendario no es sencillo porque, de entrada, los dos siguientes desplazamientos será a los campos de los dos primeros: el Cádiz y el Almería. Es lo que toca, de nada sirve lamentarse: «Al final, tienes que jugar contra todos. Evidentemente, es más difícil ganar a los que están arriba que a los de abajo, pero, en el fondo, es un partid más del calendario». Han de tener claro los jugadores verdiblancos que par sacar algo positivo del Ramón de Carranza deberán enseñar su «mejor» versión y saber que alguna vez tiene que caer cara la moneda.

«Todo lo malo que nos puede pasar, nos está pasando»
Comentarios