18.11.2019 |
El tiempo
lunes. 18.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

IVÁN ANIA

«No tengo la sensación de jugarme el puesto»

  • Ania asegura que desde el club le han transmitido «tranquilidad»  
  • Descarta una revolución en el once o un sistema novedoso
Iván Ania, durante el entrenamiento. / ALERTA
Iván Ania, durante el entrenamiento. / ALERTA
«No tengo la sensación de jugarme el puesto»

Se da por hecho en el entorno del equipo que todo lo que no sea una victoria del Racing mañana significará la destitución de Iván Ania, pero él no lo cree así. «No tengo la sensación de estarme jugando el puesto», asegura. Y lo dice porque, según explica, lo que le han transmitido desde la propiedad y desde la dirección deportiva es «tranquilidad y confianza». A partir de aquí, cada uno podrá sacar sus propias conclusiones: creer que ha sido un mensaje sincero o simplemente ese paso previo a toda destitución, que no es otro que la reafirmación de un técnico en el cargo.

Según las palabras del entrenador asturiano, a él le han reafirmado esta semana. Con todo, sabe de qué va toda esta historia y que depende «de los resultados, como les pasa a todos los entrenadores». De hecho, recuerda que esta misma semana han echado «a uno que iba segundo», en referencia a Pedro Emmanuel con el Almería. De todas maneras, insiste en que quienes mandan le han transmitido «confianza y tranquilidad» y eso le da a él «más tranquilidad para trabajar bien y mejor».

Ese mensaje que le envían los de arriba se lo han trasladado en uno de los muchos contactos que mantienen «todos los días» entre ellos. En esas reuniones, le han pedido que «no cometa locuras» porque puede estar tranquilo. Que no se ponga nervioso. De este modo, considera que las soluciones a los difíciles momentos que atraviesa el equipo «no pasan por cambiar a todos los jugadores y el sistema». No hay que alterarse. Por encima de todo quiere ser cabal y «tomar decisiones con la cabeza, ya que a menudo las tomas con el corazón y eso te hace hacer cosas que, pensadas a posteriori, las habría tomado de diferente manera y habrían sido más coherentes hechas siempre desde la tranquilidad».

Al final, con nerviosismo o con ansiedad, lo fundamental es ganar. ¿Por qué no gana el Racing? He ahí la gran pregunta. El técnico asturiano considera que es porque las ocasiones que generan no las meten para dentro mientras que «los rivales, con poco, sí hacen gol». Así, recuerda que el pasado sábado en Alcorcón dio la sensación de que el equipo alfarero hizo «más peligro del que verdaderamente hizo». Lo malo es que el Racing tampoco generó mucho más.

Lo cierto es que duele ver la clasificación del conjunto cántabro. Y eso hace que la plantilla esté «preocupada». «No por el juego porque la sensación es buena, pero sí por la clasificación», precisa el técnico verdiblanco. Destaca que, a pesar de la triste tendencia de resultados, el «ambiente dentro del grupo es distendido, la gente viene alegre a entrenar y eso es fundamental para poder preparar bien los partidos». Y es que, cree que si los futbolistas, ante una situación tan preocupante, se meten en sí mismos y no se relacionan, se pueden comer demasiado la cabeza y eso puede no ser positivo. Él cree que es mejor tener «compañeros con los que comentarlo u otra gente que sirva de apoyo». Eso sí, respetando siempre la forma de ser de cada uno porque «no todos los jugadores son iguales, pero apoyarte en alguien siempre viene bien».

En ese sentido, aunque ayer fue viernes y a 48 horas del partido no se les suele exigir mucha carga de trabajo a los futbolistas, ayer el entrenamiento fue intenso pero con buen humor. «Teníamos que hacer algo porque la semana ha estado condicionada por la lluvia. Los campos estaban embarrados pero los jugadores han disfrutado bastante con lo que hicimos», explicó el entrenador asturiano. Para éste, es «importante que el jugador llegue alegre y se mantenga un estado de ánimo positivo de cara al partido del domingo», explica.

pendiente del clima. Además, urge acumular horas de trabajo bajo la lluvia y el barro porque es posible que ambos factores estén muy presentes en el trascendental partido ante la Ponferradina. Tanto es así que, aunque Iván Ania ya tiene pensado cómo pretende meter mano al conjunto berciano, está «pendiente del clima» para tomar decisiones definitivas. Y es que, durante estos días ya ha podido comprobar cómo «el balón no circula bien y se frena». No sabe qué estado presentará el verde de Los Campos de Sport pero está claro que no está en su mejor momento. Viendo cómo está tomará decisiones y una de ellas, por ejemplo, podría ser la de colocar a Sergio, un jugador con mucha potencia y fortaleza, en detrimento de Cejudo, de más talento pero quizá demasiado condicionado sobre un terreno de juego encharcado.

Cualquier detalle puede ser importante para medirse a «un equipo que está con la flecha para arriba». Todo le va bien a la Ponferradina y está «con la confianza suficiente para que necesite poco para ganar partidos». Recuerda el entrenador asturiano que Bolo mantiene «la base del año pasado más algunas incorporaciones». Han comenzado con buen pie pero, por encima de todo, están aprovechando «un nivel de confianza alto que se da cuando te salen todas las cosas y vienen los resultados». Con el viento a favor, se puede trabajar y afrontar cada jornada «con una tranquilidad» que, como recuerda, el Racing no tiene a día de hoy por culpa de la «situación que tiene en la clasificación».

Independientemente de quien esté delante, de los que son «conscientes» en la caseta verdiblanca es de que llevan «tiempo sin ganar» y necesitan hacerlo «cuanto antes». «No llevamos muchas derrotas pero sí muchos empates porque no ganamos. Será en el momento en el que seamos capaces de convertir en victorias alguno de esos empates cuando la situación mejorará», explica.

Para conseguir quedarse por fin con los tres puntos que se pongan en juego en el partido, entiende Ania que, «más allá de presionar arriba o abajo, lo más importante es hacerlo juntos». «Tenemos que viajar juntos», insiste. «Si es más arriba, habrá que presentar una defensa más adelantada y si es más atrasada estaremos más replegados», añade. Es básico ir de la mano pero también es «fundamental tener dominio en las áreas». Y ahí también está fallando el Racing porque tiene que hacer mucho para marcar mientras que últimamente no hace falta que le hagan demasiado para que le marquen. De este modo, de nuevo pone el acento en la importancia de «dejar la portería a cero porque, a partir de ahí, es más fácil conseguir la victoria». Sobre todo, teniendo en cuenta lo que está costando hacer goles. 

Ya ha dejado claro el entrenador asturiano que no va a hacer ninguna revolución ni tampoco se prevén grandes novedades en cuanto al sistema a utilizar. Por ahora, ha echado mano del habitual 4-2-3-1 pero también el 4-4-2 y el 4-1-4-1. Ania se muestra «abierto a cambiar cosas» pero ya descarta jugar con tres centrales porque es algo que no tienen trabajado y no es un sistema que se pueda improvisar de un día para otro. «Si es para acumular a gente por detrás del balón sí, pero normalmente es para utilizar carrileros muy altos con un perfil muy ofensivo y eso hay que tenerlo muy entrenado y nosotros no lo tenemos», se sincera el técnico ovetense.

«Elegiremos en función de lo que el rival proponga. A partir de ahí, elegiremos un sistema u otro», reconoce Ania. No son los demás los que se tienen que adaptar al Racing porque ya se adapta el Racing a los demás. En el fondo, todo entra dentro de un proceso en el que, por encima de todo, quieren «buscar soluciones y no culpables» de la errática trayectoria que mantiene el equipo. «Esto es el Racing y lo que necesitamos es conseguir el objetivo, que es la salvación», recuerda. Y ésta está «cerca» porque está «a un solo partido». Por ahora, está al alcance de la mano pero se puede escapar si no llegan ya las victorias. «Yo confío en la plantilla y en cuanto cambie la dinámica, que seguro que lo hará este domingo, el equipo estará más tranquilo, tendrá menos ansiedad por los resultados y dará un nivel más alto», vaticina.

Preguntando por Jon Ander y sobre su disponibilidad para jugar de inicio, asume Ania que «le faltan minutos de competición», algo que sólo se cura jugando. A partir de ahí, sostiene que si decidieron que jugara unos minutos en Alcorcón «es porque ya está para ser incluso titular». Por lo tanto, no hay que descartar nada.

También le cuestionaron por Nico Hidalgo, un jugador incuestionable el pasado curso que en el presente campeonato sólo ha sido un día titular y, además, para jugar fuera de sitio. Con todo, Ania asegura que se trata de un jugador «muy importante para el equipo porque tiene unas características que pocos tienen por su velocidad, su uno contra uno y su desborde». Lo que sucede es que tiene por delante al máximo goleador del equipo y eso le va a hacer difícil jugar. Aún así, recuerda que «todos» los jugadores del equipo «entrenan y luchan por intentar ser titulares». «Luego, hay unos que lo asumen de una manera y otros de otra, pero a lo largo de una temporada, en 42 jornadas, hay tiempo para todos. Lo que hay que hacer es aprovechar la oportunidad en el momento que se presente», concluye.

Comentarios