22.10.2019 |
El tiempo
martes. 22.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

IVÁN ANIA

Iván Ania: «Tenemos que estar juntos»

Ania avisa de que el huesca «es el peor rival para estar largos», por lo que espera solucionar este problema

Considera al equipo maño «el mejor equipo combinativo de la categoría»

Iván Ania durante el entrenamiento. / Cubero
Iván Ania durante el entrenamiento. / Cubero
Iván Ania: «Tenemos que estar juntos»

Iván Ania ve lo que ve todo el mundo, que su equipo se rompe demasiado y que jugar con dos delanteros no demasiado rápidos, con dos extremos sin actitudes ni aptitudes defensivas y dos medio centros de contención, hace que el grupo se divida entre seis que defienden y cuatro que atacan. Y eso es lo mismo que regalar una buena colección de facilidades al rival. Por eso el entrenador asturiano, que ha visto este síntoma como lo han visto los demás, sabe bien que, para hacer daño mañana al Huesca, el primer paso es «estar juntos».

«El Huesca es el peor equipo para estar largo porque mete a mucha gente entre líneas, mete a los extremos por dentro y da las bandas a los laterales. Si estamos largos y amplios, les facilitaremos las cosas», aseguró ayer el entrenador verdiblanco. Por eso tiene claro que han de estar «juntos, ser un bloque y estar compactos». Mario Ortiz descubrió el pasado miércoles que en el vestuario habían hablado ya sobre este problema que habían detectado y ha quedado claro que el técnico respalda esta opinión. Por eso, insiste en que, «más allá de presionar arriba o abajo, lo fundamental es hacerlo como un bloque y, ofensivamente, hacerles daño en las debilidades que puedan tener».

Considera Ania que estar tan separados «no es un problema de jugar 4-4-2». En su opinión, lo que sucedió ante el Girona es que todo lo preparado «se fue al carajo» a los cuatro minutos. «Teníamos pensado estar juntos para intentar salir por fuera con Yoda y Enzo, pero todo cambió con el gol, ya que has de ir a presionarles un poco más arriba», explicó el entrenador asturiano. Y fue ahí cuando, al parecer, se rompió el hilo sin que el entrenador fuera capaz de unir de nuevo todas las líneas.

Recordó Ania que, cuando juega con dos en punta, nunca están alineados, sino que, a la hora de la presión, primero está uno y luego el otro para cubrir «el espacio que se forma entre los medio centros posicionales y el delantero». «Es importante porque, si no, los medio centros rivales siempre están de cara a nuestra portería», subrayó. Con todo, a menudo sí se genera un espacio vacío y cree que se debe a que «la defensa puede estar muy atrás y no tira a los medio centros para adelante».

El entrenador asturiano admitió que lo que más le preocupa de los primeros diez partidos ligueros ya disputados son esos momentos en los que el equipo está demasiado largo porque «si se mete gente entre líneas, los rivales, aquí en Segunda, encuentran esos espacios». «Es el mayor defecto que estamos teniendo», explicó. Por todo ello, parece que los síntomas y las posibles causas están detectadas y ahora falta hallar las soluciones. Y toca desarrollarlas después de una derrota que les hizo «mucho daño» porque les cogió con el pie cambiado. Además, mañana les espera otro duro rival que, según Ania, es «el equipo más combinativo de la categoría». Al oírle hablar del Huesca, queda claro que le gusta el equipo oscense. Puso el acento en que «siempre intenta iniciar en corto y generar superioridades con un 4-3-3». Destacó también que se trata de un equipo «de presión alta que intenta robar lo más arriba posible al rival y que intenta jugar». De hecho, advirtió de que siempre «está esperando a que saltes a la presión para encontrar a jugadores libres detrás de esa presión». Y ahí es cuando sacan el cuchillo.

Nkaka será baja y lo cierto es que Ania no escondió que Kitoko tiene muchas opciones de jugar. «Siempre que ha estado disponible ha sido titular porque da algo que los demás no tienen, que es poderío físico, piernas y disputa en el medio campo de balones aéreos», destacó. No tuvo ningún reparo en decir que se trata de «un jugador importante». «Si le veo en condiciones de jugar, es un jugador con el que cuento», resaltó.

Un ingrediente obligatorio que no puede faltar en el plato racinguista para medirse a un equipo del potencial del Huesca es la intensidad. Porque admite Ania que los jugadores del equipo maño pueden ser «más rápidos y más fuertes» porque tienen «una plantilla muy amplia y muy buena». «En eso pueden ser superiores, pero no pueden ganarnos en intensidad», afirmó.

En ataque, tocará exprimir la principal virtud que, según Ania, está teniendo el equipo hasta la fecha, que es la de generar «desequilibrio en las bandas con los extremos que vienen jugando». Tanto es así, que percibe que «los rivales plantean su sistema defensivo para que sus laterales reciban ayudas». El técnico se felicita de que, a pesar de ello, hayan sido capaces a menudo «de superar ese sistema defensivo». «Lo que falta es finalizar en gol o, simplemente, finalizar todas esas acciones para que no se genere un contrataque», añadió.

De lo que no hay duda es de que al Racing le está tocando desempeñar «un rol distinto al que tenía en Segunda B». Entonces, eran «claros favoritos» y, por lo tanto, tuvieron que soportar «la difícil presión de tener que ganar todos los domingos». Reconoció que ésta es «más difícil» que la que tiene ahora, en la que hay que «pelear cada punto a vida o muerte para intentar sumar lo máximo posible y ver que, cuando no puedes quedarte con los tres puntos, es tan importante ganarlos como no perderlos». Para conseguirlo, resulta vital «tener las ideas claras y ser conscientes de que estamos en una categoría diferente y que la situación no tiene nada que ver con la temporada pasada». Está «seguro» de que van a lograr el objetivo pero también de que «nadie va a regalar nada ni lo va a poner fácil».

Comentarios