23.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 23.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Hay que saber cuándo se puede jugar y cuándo no»

Alexis afirma que los centrales no se sienten aliviados si les liberan de tener que sacar la pelota jugada en corto, sino al contrario

Alexis, tocando un balón durante un entrenamiento / Cubero
Alexis, tocando un balón durante un entrenamiento / Cubero
«Hay que saber cuándo se puede jugar y cuándo no»

Alexis fue de los últimos en llegar y por eso le ha costado hacerse con un sitio en el once inicial. Antes le tocó ponerse a tono, algo que precisa de más tiempo conforme uno va cumpliendo años. Y él tiene ya 34. Se estrenó en Vallecas, un mal lugar para hacerlo porque aquel día el equipo estuvo fatal. No dio una y fue tan inferior a su rival que a muchos aficionados les entraron las dudas sobre si al equipo le iba a dar para resultar competitivo en la categoría. El martes cambió la cosa. Todo cambia muy rápido en el mundo del fútbol. El personal ha vuelto a sonreír y el propio Alexis ha disfrutado por fin de la experiencia de ser jugador del Racing. Lo ha hecho de la mejor manera posible, que es con una goleada en casa. El central incluso quedó «impresionado» por el ambiente que se vivió en El Sardinero «un martes a las siete». «Estaba casi lleno y eso es un plus de motivación que hay que agradecer», explica.

Alexis formó en el centro de la retaguardia junto a Jordi Figueras. Ambos están llamados a acumular muchas horas juntos. Parece clara la apuesta de Chuti Molina por contar con dos centrales con recorrido y experiencia que saben bien no sólo lo que es jugar en Segunda, sino incluso en Primera. Por vez primera hasta la fecha lograron, junto a sus compañeros, dejar la portería a cero, lo que siempre es un objetivo añadido para quien forma parte de la retaguardia. La recompensa llegó por fin después de muchos partidos en los que, según el defensor malagueño, habían «merecido más» de lo que habían conseguido. Todo salió de cara hasta completar «un partido muy bueno en todos los aspectos».

Sin embargo, sólo fue un partido. Es mejor no empezar a construir castillos de naipes porque, del mismo modo que el Racing pasó de la oscuridad a la luz en cuatro días, puede coger la dirección contraria en otros tantos. Alexis, que es un tipo con mucho recorrido, recuerda que la temporada «es muy larga» y que, por encima de todo, lo más importante de lo sucedido el martes fue haber cogido por fin «la dinámica de sumar tres puntos», algo que necesitaba el equipo como el comer. «Ahora nos toca pensar en un equipo (el Sporting) que va a estar peleando ahí arriba y, en el fondo, eso es lo bonito del fútbol, que lo sucedido el martes ya quedó atrás y el domingo habrá otros tres puntos en juego que habrá que ir a ganar», subraya.

El Racing de Vallecas y el del martes en El Sardinero parecieron dos equipos opuestos que no tenían nada que ver. Alexis no da demasiada importancia a ese síndrome del doctor Jekyll y míster Hyde. «Simplemente, hay partidos que salen buenos y otros que salen malos», explica. Considera que no hay que ir más allá. Afirma que desde que dieron sus primeros pasos sobre el césped vallecano ya percibieron que no habían «salido bien al terreno de juego, lo que se paga cuando delante tienes a un equipo como el Rayo». Sin embargo, la cosa cambió cuando delante estuvo el Mirandés y tocó jugar en Santander: «El otro día habíamos hablado de la necesidad de salir intensos desde el primer minuto porque, de lo contrario, luego se vuelve todo muy complicado. Y fue así como salimos para hacer las cosas bien delante de la afición. Fue un día redondo».

Fue su estreno como racinguista en Los Campos de Sport y asegura haberse sentido «a gusto y cómodo». De hecho, destaca que, desde el primer momento en el que puso un pie en La Albericia, le han dado «un trato impresionante» tanto los compañeros como el personal del club. Hubo un momento durante ese partido como local en el que dio la sensación de que se rompía al hacerse daño en la rodilla derecha, mostrar preocupantes signos de dolor y reclamar inmediatamente la presencia de los sanitarios. Por suerte, todo quedó en «un susto» y asegura sentirse bien.

Continuidad. De este modo, es más que probable que vuelva a partir de inicio junto a Figueras en El Molinón. Aunque Ania afirmó el pasado martes que una victoria como la cosechada ante el Mirandés no tiene por qué significar que, a partir de este momento, vaya a jugar siempre de la misma manera, lo que es improbable es que toque la defensa. Poco cambia ésta independientemente de cuál sea la apuesta un día concreto. El equipo por fin dejó la portería a cero y de ahí que no se esperen cambios en esa primera línea. Lo que está por ver es si a los centrales les tocará sacar la pelota jugada desde atrás o si repetirán la estrategia del martes, cuando el equipo practicó un fútbol más directo y de balón en largo. Visto desde fuera, da la sensación de que para los propios jugadores es mucho más sencilla esta segunda apuesta que la primera porque corren menos riesgos y, por lo tanto, hay un menor peligro de sentirse retratados o señalados. Sin embargo, Alexis lo niega. «Ni mucho menos es un alivio jugar en largo. A nosotros nos gusta jugar, pero es cierto que hay partidos en los que se puede y otros en los que no», precisa el defensor malagueño. De hecho, éste cree que lo fundamental es ser «inteligentes para saber cuándo se puede y cuándo no». «Simplemente es esto», insiste.

Está por ver cuál es la apuesta que lanza el Racing con vistas a El Molinón. Alexis es de los que no le da demasiada importancia. «A mí me vale ganar. La táctica a seguir ya da igual», asegura. Si le dan a elegir, él siempre prefiere que «haya buen fútbol porque, además, hay futbolistas para eso». El Racing llegó a demostrar que podía tener ramalazos vistosos y de dominio con la pelota, algo a lo que será más fácil dar continuidad una vez que se ha acabado con la sequía de victorias. Entiende el experimentado defensor andaluz que, «una vez que entras en la dinámica de ganar, el equipo va a ir para arriba seguro». El domingo se verá. Será el día de la confirmación.

De lo que no hay duda es de que conseguir la primera victoria quitó un gran peso de encima al equipo. Se liberó de un pesado lastre y ahora se respira de otra manera. «Siempre se disfruta cuando se gana», confirma. «Cuando se pierde, no». Parece lógico. Se puede entender incluso no siendo futbolista. Recuerda Alexis que, cuando se gana, «todo va bien y todo fluye». Es todo más fácil. «Y para nosotros era importante comenzar a ganar porque estábamos haciendo grandes partidos pero, por una cosa o por otra, no terminábamos de arrancar», explica.

Lo que se resiste a creer es que lo sucedido el martes fuera más demérito del rival que mérito del Racing. Para empezar, porque tiene claro que «no hay ningún rival flojo en Segunda». Él aporta una explicación un poco más futbolística: «Simplemente, sucedió que hicimos una presión buena y replegamos muy bien cuando no teníamos la pelota, que es algo que en otros partidos nos había perjudicado». Resalta Alexis que todos los jugadores salieron «mentalizados» de la necesidad de, cuando no tuvieran la pelota «defender por encima de todo bien replegados para después generar ocasiones tras recuperar». «Y así fue», confirma. A todo esto ayudó que en veinticinco minutos de juego el resultado ya era de 2-0, lo que hace todo más fácil y les permite venirse «arriba» mientras que al rival «le perjudica».

A lo que se está empezando a adaptar Alexis es a la forma de actuar de Iván Ania en la banda. Se ha relajado mucho respecto a hace doce meses. Sobre todo, en cuanto su relación con los árbitros se refiere, pero sigue estando muy encima de los jugadores viviendo el partido muy intensamente. A pesar de ser ya un jugador veterano, el central malagueño lo ve bien. «Es bueno porque, al final, eso transmite», confirma. Recuerda, por ejemplo, que cuando en Vallecas no les estaban saliendo bien las cosas, miraban al banquillo y veían «al míster que, con toda la razón, estaba muy enfadado». Mientras, el martes le «daba igual que el partido fuera 4-0, ya que él seguía dando saltos». «Para nosotros es importante porque, a parte de eso, a mí me gusta ver al entrenador intenso y metido en el partido porque desde fuera se ven cosas que dentro no se ven y es bueno tener esa energía», explica.

Quizá Ania, como oviedista de toda la vida que es, esté especialmente motivado el domingo en El Molinón. El Sporting jugó anoche en Las Palmas y se antoja «una ventaja» considerable haber tenido dos días más que el equipo asturiano para recuperarse del partido entre semana y preparar el duelo del domingo. Alexis sabe bien que «es importante la recuperación porque hay muchos partidos estas semanas y acaba siendo muy exigente». De este modo, entiende que hay que «cuidarse y cuidar la alimentación». «Es fundamental», resalta. «Es cierto que ellos no van a tener el descanso suficiente, pero van a estar con su gente y, al final, pueden pasar muchas cosas». Lo bueno es que el Racing también estará acompañado y a eso le da el central andaluz una gran importancia porque les da «un plus» que agradece.

Comentarios