11.12.2019 |
El tiempo
miércoles. 11.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Punto final a Iván Ania

  • El racing anunció a primera hora de ayer el cese del entrenador asturiano  
  • Los minutos después, comunicó que Cristóbal Parralo será su sustituto  
  • Hoy será presentado y mañana dirigirá su primer entrenamiento
Iván Ania, mirando la hora durante un entrenamiento. / Cubero
Iván Ania, mirando la hora durante un entrenamiento. / Cubero
Punto final a Iván Ania

 sorpresa la decisión de Chuti Molina, respaldada y consumada por el consejo de administración que le contrató para, precisamente, tomar este tipo de decisiones. A primera hora de la mañana de ayer, sin tiempo para el debate, el Racing comunicó que Iván Ania había sido cesado y, apenas dos minutos después, envió un nuevo comunicado público  en el que confirmó que Cristóbal Parralo era su sustituto. A rey muerto, rey puesto. Uno por otro. El club verdiblanco ha cambiado de jefe supremo del vestuario para intentar enderezar una nave que, a pesar de los mediocres resultados que viene cosechado, sigue con las velas en alto porque está a sólo dos puntos de la salvación.

Iván Ania era consciente de que su suerte estaba echada. No podía ser tan ingenuo. El viernes aseguró que desde el club le habían transmitido tranquilidad y confianza y que no tenía la sensación de estar jugándose el puesto en el partido del pasado domingo frente a la Ponferradina. Sin embargo, era obvio que sí se la jugaba. Cualquier futbolero lo sabía. Ese supuesto apoyo de la dirección deportiva y de la propiedad era sólo el habitual paso de la ratificación previo a la destitución. El entrenador asturiano tenía que ganar para salvar la cabeza y su equipo empató. Ni siquiera le valió haber tenido el partido más o menos controlado durante 66 minutos, que todo se fuera al traste por un error grosero de un jugador o que Nuha empatara en el descuento. Supo a poco. El empate significó lo de siempre y está claro que con lo de siempre no se iba a ninguna parte.

La decisión estaba tomada de antemano. Todo lo que no fuera ganar, condenaría a Ania. Por eso apenas hubo que hablar nada el domingo por la noche, una vez terminado el encuentro. No hubo cónclave en las oficinas del club en Los Campos de Sport ni nada parecido. Simplemente, Iván Ania recibió un mensaje citándole para las nueve de la mañana en las instalaciones Nando Yosu. Él ya sabía para qué era. No ha nacido ayer. El director deportivo, que siempre ha presumido de que el técnico asturiano había sido su mejor fichaje al frente del proyecto verdiblanco, no quería que dirigiera ni tan siquiera el entrenamiento, que debía dar comienzo a las diez y media.

El ya extécnico del Racing tuvo la posibilidad de despedirse de sus jugadores antes de la sesión de trabajo. No se irá solo, ya que sus colaboradores más cercanos, los que llegaron con él, también se marchan. Se trata del segundo entrenador César Negredo y el entrenador de porteros Fabián Fernández. De esta manera, el entrenamiento de ayer, que tampoco tuvo mucha historia porque, como cada lunes, estuvo encaminado a recuperarse de los esfuerzos del día anterior, estuvo dirigido por Paco Imbernón, un técnico más de la cuerda de Chuti Molina que de la de Iván Ania. También se mantendrá en el proyecto el recuperador Luis Prieto, que ahora tendrán a Cristóbal como jefe.

No fue fácil tomar la decisión de echar a Iván Ania y es discutible si es justa o no, pero sí es normal cuando se está metido en el mundo del fútbol. Y romper con la lógica futbolística, por mucho que a menudo esté repleta de incongruencias, no es fácil. Con todo, el entrenador asturiano ha disfrutado de una confianza difícil de sostener. No es fácil mantenerse en el banquillo cuando el equipo ha sumado una sola victoria en quince partidos, que es una en 24 contando la recta final del curso pasado. La racha es muy mala pero, aún así, no ha recibido ni un solo reproche del público. Y no habrá muchos precedentes de un técnico que haya sido cesado con unos números así y que en ningún momento haya recibido ni un solo silbido en contra. Ni un amago de ello.

El partido del domingo estaba llamado a ser un plebiscito al respecto. De hecho, los dirigentes del club no quisieron destituirle tras el partido de Alcorcón porque querían escuchar a El Sardinero. Y Los Campos de Sport se mantuvieron fieles al entrenador que devolvió al equipo al fútbol profesional y que, por lo menos, sabe transmitir intensidad a sus jugadores. Porque el equipo, a pesar de no ganar, en ningún momento se ha caído y ha dado muestras de estar a la deriva. Ha tenido momentos de tembleque y dudas como, sobre todo, sucedió después del empate del pasado domingo, pero es difícil que ya se vaya a desprender de eso a lo largo de toda la temporada. Va a tener que convivir con ese miedo.

Iván Ania no recibió críticas del respetable pero sí Chuti Molina. Sobre todo, fue ‘La Gradona’ la que entonó un ‘Chuti vete ya’ que tampoco fue seguido por el resto del estadio. De hecho, ese mismo fondo norte también han repetido en los últimos partidos un ‘échale huevos’ que incluso estaba sonando el domingo mientras Nuha marcaba el empate. Ha habido dedos acusadores hacia el director deportivo, que construyó una plantilla que ha quedado en evidencia en el primer tercio de competición, y a hacia los propios futbolistas, pero no hacia al entrenador, que es, al final, el que paga el pato.

Parecía claro que el personal no la iba a tomar con Iván Ania, por lo que éste nunca iba a servir como escudo para frenar las críticas hacia Chuti Molina. Con Cristóbal será otra historia porque no tiene una credibilidad ganada previamente. Lo que está claro es que la dirección deportiva ha gastado una bala cuando, a pesar de la pobreza de los resultados, el equipo seguía vivo clasificatoriamente hablando. Tanto es así, que una victoria contra la Ponferradina habría significado que esta misma semana habría dormido el equipo fuera de las plazas de descenso. El nuevo entrenador va a coger al equipo a dos puntos y su gran reto será conseguir invisibilizar las obvias carencias que tiene el equipo hasta que éstas puedan ser corregidas en el mercado de enero. Entonces, quizá llegue un delantero con gol, un centrocampista que sepa manejar la pelota con criterio y al menos algún lateral solvente defensivamente, por lo que ya será injusto comparar el rendimiento de Ania con el de su sustituto.

Si Chuti Molina acierta con los fichajes invernales, la situación podría similar a la de la última destitución de un entrenador del Racing en Segunda División. Fue Munitis quien sustituyó a Paco Fernández, que tuvo que completar la primera vuelta con Mariano o incluso Borja Granero como delanteros y con Koné sólo de manera puntual. Sin embargo, cuando llegó el entrenador del Barrio Pesquero, le trajeron a Quique González y a Mamadou Sylla. Y claro, no fue lo mismo disponer de pólvora en el cargador que no tenerla por mucho que el equipo ni siquiera fuera capaz de salvar el cuello en la permanencia más barata de los últimos años.

Menos dinero. Con todo, eso es pasado y a Cristóbal aún le falta mes y medio de competición antes de que se abra el mercado invernal y el director deportivo pueda corregir sus errores estivales. Lo que queda claro es que ahora éste tendrá menos dinero para acometer fichajes porque ya se ha tenido que gastar una cantidad importante tanto en firmar el finiquito y la rescisión del técnico asturiano como en contratar a su sustituto. Es fácil que se hayan escapado casi cien mil euros de los algo más de 325.000 que, según reconoció Chuti Molina, habían quedado en cartera tras cerrarse el mercado veraniego para salir a la subasta de enero.

Como es lógico, el director deportivo ya había empezado a mover ficha hace semanas, una vez que había quedado acreditado que el equipo no terminaba de ir hacia delante y que el cambio de entrenador era una posibilidad real. Sondeó a varios técnicos y Cristóbal no fue su primera opción, pero es con la que se ha quedado. Éste ya sabía desde la semana pasada que en cuanto cayera Ania, él estaría el primero en la fila. El domingo por la noche ya dio el sí y comenzó entonces a articularse toda la maquinaria.

El Racing ni siquiera dio pie a que se produjeran las habituales elucubraciones futbolísticas, ni a alimentar las tertulias radiofónicas o taberneras. En principio, el de ayer iba a ser un día para discutir sobre si había que echar a Ania o no pero el club cortó cualquier tipo de hilo en ese sentido. Cuando alguno aún no se había levantado de la cama, la noticia ya estaba ahí. Los periódicos ni siquiera se habían recuperado aún de la larga noche electoral pero la entidad presidida por Alfredo Pérez les concedió todo un día para tratar la información de la destitución de Ania y la contratación de su sustituto.

El elegido ha sido Cristóbal, un entrenador de un perfil diferente al de Ania porque, aunque también fue futbolista profesional y hace ya casi dos décadas que colgó las botas, ha alternado entre la dirección deportiva, el trabajo con la base y fugaces experiencias como técnico. Apenas ha tenido prolongadas experiencias como entrenador aunque sí viene de completar una temporada al frente del Alcorcón, por lo que es indiscutible que conoce la categoría. 

Será mañana cuando el nuevo entrenador del Racing complete su primer entrenamiento al frente de su nuevo equipo y hoy cuando sea presentado en sociedad. De la plantilla, sólo ha coincidido con Dani Toribio, a quien tuvo a sus órdenes el curso pasado. Contó mucho con él en la primera vuelta, que es cuando mejor le fue al Alcorcón, ya que incluso llegó a liderar la categoría, pero apenas echó mano de sus servicios en la segunda vuelta, que también fue cuando peor le fueron las cosas. Su debut será en Lugo y lo cierto es que arrancará con dos partidos importantes en los que no hay demasiado margen de error porque es ante otros tantos rivales directos, ya que tras jugar en el Anxo Carro tocará recibir al Extremadura, otro equipo en posiciones de descenso. Todo cambio de entrenador busca una reacción  y sólo eso ya podría dar una dosis de confianza a un equipo que poco a poco la va perdiendo. Le han faltado muchas cosas hasta ahora, con Iván Ania al frente. Incluso un poco de fortuna. Y es difícil cambiar la flecha de lado cuando se habla de fútbol.

loading...
Comentarios