22.10.2019 |
El tiempo
martes. 22.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Nkaka, a la enfermería

  • El medio centro belga sufrió un golpe en el tobillo cuyo alcance se conocerá en las próximas horas   
  • A cambio, Ania pudo contar con Figueras, Kitoko, Toribio ya Jon Ander
Nkaka recibió un golpe tras una disputa con Nuha en la sesión de ayer. / Cubero
Nkaka recibió un golpe tras una disputa con Nuha en la sesión de ayer. / Cubero
Nkaka, a la enfermería

El de ayer debía haber sido un buen día desde el punto de vista de la enfermería verdiblanca, pero las alegrías son siempre escasas en casa del pobre. Duran muy poco. Si el cuerpo técnico se felicitaba por volver a tener a su disposición a Kitoko y Jordi Figueras, que no habían podido ayudar al equipo en los últimos partidos, e incluso a Dani Toribio y a Jon Ander, de los cuales hacía mucho más tiempo que no podía echar mano, hubo un nuevo jugador que entró en la enfermería. Unos que salen y otro que entra. El viaje de ida y vuelta a la consulta del médico es siempre constante en un equipo de fútbol.

Quien ayer cayó en desgracia fue Nkaka. Es cierto que es un futbolista que no está teniendo suerte en sus primeros partidos como racinguista porque se muestra muy perdido, pero nunca es bueno perder cartas. Y el jugador belga corre el peligro de haberse lesionado. Fue durante un lance de juego mientras huía de la siempre intensa presión de Nuha. Recibió un golpe en el tobillo que, según sus propios gestos, le generó un dolor muy intenso. Rápidamente fue atendido y trasladado al interior de las instalaciones Nando Yosu.

El club no ha emitido ningún parte médico porque lo más probable es que todavía no conozcan a ciencia cierta el alcance de la lesión. Cuando sucede algo así, hay que esperar unas 48 horas para realizar la prueba de imagen que certifique si se ha roto algo y en qué grado. Hay que esperar a que baje la inflamación, por lo que, a buen seguro, no habrá diagnóstico hasta mañana. Todo podría quedarse en un simple esguince, pero lo que se puede dar por seguro es que el jugador cedido por el Anderlecht no estará en la lista de convocados que viaje a Huesca.

Aunque no se está mostrando demasiado acertado, lo cierto es que Iván Ania está contando con el medio centro que llegó procedente del Almería con la temporada ya empezada. De hecho, ha enlazado dos titularidades consecutivas, pero no habrá una tercera. El entrenador tendrá a su disposición a más jugadores para ese puesto en la sala de máquinas. Seguirá teniendo ahí a Sergio pero también a Kitoko para jugar de inicio. De hecho, la única victoria cosechada hasta la fecha con el Racing fue con la pareja formada por el congoleño y Mario Ortiz. Además, si así lo estima oportuno, el entrenador verdiblanco incluso podría echar mano de Dani Toribio. Al menos, para unos minutos. Ya recibió el alta, entrena al cien por cien como uno más y, por lo tanto, sólo le falta adquirir el tono de competición adecuado. Lo más probable, aún así, es que el entrenador le conceda al menos  una semana más.

Quien es probable que vuelva tras ejercitarse a pleno rendimiento ayer es Jordi Figueras para volver a formar pareja con Alexis. Y es que, ayer sólo Abraham Minero comenzó la sesión viendo los toros desde la barrera porque ni siquiera se ha podido desprender de una de las muletas. Iván Crespo está intensificando claramente la carga de trabajo y en dos semanas a buen seguro que entrará en la convocatoria. Para Huesca será baja como también lo serán Abraham, Nkaka y Buñuel, que está concentrado con la selección española.

Quien ayer dio muestras de sufrir algunas molestias físicas fue Barral, ya que entrenó un tanto condicionado. A la hora de los partidillos, se puso el peto que identifica a los jugadores que van con el equipo que ataca y que no puede ser entrado como los demás. Es un rol que se les suele dar a los que salen de alguna lesión. Después, se retiró un poco antes que le resto, pero no parece que sufra nada grave. A buen seguro que el entrenamiento de hoy, que será a puerta cerrada, lo podrá llevar a cabo con normalidad.

Comentarios