01.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 01.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

PERNÍA RACING

Niegan que se desviara dinero

El brasileño Macos Lucena aseguró en el cuarto día del juicio contra pernía que todo lo enviado por el Racing se invirtió en la escuela

Francisco Pernía, antes de declarar el pasado lunes. / Cubero
Francisco Pernía, antes de declarar el pasado lunes. / Cubero
Niegan que se desviara dinero

Se puede decir que la cuarta jornada del juicio contra Francisco Pernía fue plácido para el expresidente. En líneas generales, los testigos que se pusieron a disposición de las partes respaldaron sus versiones sobre lo que él mismo había afirmado el primer día, durante su larga declaración. En concreto, ayer saltaron al estrado el expresidente de una de las causas que se está investigado contra el exdirigente racinguista y la que, en definitiva, más dinero está poniendo en cuestión, que es la escuela Racing Primavera. Responde al nombre de Marcos Lucena y fue el primero en ponerse frente al micrófono. Después también lo hicieron el exconsejero delegado del club, Ramiro Cid; el actual miembro del Consejo de administración Emilio Criado (que era gerente de Auto Gomas cuando presidía Pernía, entre 2006 y 2011); y el excoordinador de las secciones inferiores del Racing, Isaac Gutiérrez.

Los testigos de esta sesión destacaron, en relación, sobre todo, al proyecto brasileño, que la internacionalización del club era uno de los objetivos «fundamentales» que existían antes incluso de que llegara Pernía, por lo que dejaron claro que tampoco fue una iniciativa personal suya. Además, de entre quienes pasaron ayer por el ‘escenario’ hubo quien viajó a visitar el proyecto y destacaron que se encontraron con unas instalaciones en «buenas condiciones» para entrenar, jugar y, en definitiva, formar jugadores para sumarlos al Racing o venderlos, que era el objetivo para el que se creó todo.

De hecho, Lucena, que era socio del Primavera con un 1% -el otro 99% pertenecía al Racing-, destacó que «todo el dinero» que llegó desde el Racing se invirtió en la escuela y que, con el mismo, «no sólo es que se hicieran obras» para mejorar las instalaciones deportivas, sino que, según su testimonio, se «tiró todo abajo» y construyeron habitaciones con camas para 30 jugadores, baños, cocina y oficinas, instalaron cableado, teléfonos y ordenadores, un cuarto con hidromasaje, etcétera».

También indicó el dirigente de la escuela brasileña que fue Iñaki Urquijo, acusado también en esta causa junto al otro agente, Juan Vergara, por apropiación indebida, quien le propuso responsabilizarse de la escuela. Lucena defendió con ahínco el proyecto y, en ese sentido, insistió  en que existen vídeos en los que se pueden comprobar las reformas que se llevaron a cabo, que terminaron a principios de 2008.

Explicó, además, que él recibía órdenes directas de Urquijo mientras que el dinero procedía de las arcas racinguistas. Eso sí, admitió que «siempre había problemas» para disponer de él y cumplir con los pagos porque «nunca llegaba cuando tenía que llegar». En este sentido, al igual que los acusados, dijo que Urquijo adelantaba dinero cuando había problemas de pagos y, posteriormente, el club se lo devolvía. En este sentido, confirmó la versión aportada por Pernía y otros testigos.

Igualmente, preguntado por una transferencia que consta a una empresa de reparación de coches -dado que la Fiscalía acusa a Pernía de desviar cantidades a terceros ajenos a la escuela-, Lucena corroboró la explicación dada por el expresidente verdiblanco y dijo que la cuenta brasileña estaba bloqueada y, por esa razón, enviar el dinero a esa entidad fue «el único medio» que encontraron para que llegara al Primavera.

El dirigente brasileño añadió que Pernía viajó a Brasil para resolver el problema que había con los pagos y que pagó con la tarjeta de crédito del club algunas deudas de los gastos cotidianos del Primavera, como la comida. Preguntado por las facturas, respondió que no las hay de todos los pagos porque muchos se realizaron en efectivo. 

Por otro lado, hablando de los resultados que pudiera dar la inversión allí realizada, se refirió a cuatro jugadores de la escuela que vinieron a Santander y que el Racing habría rechazado. Puso el acento en lo poco hábil que estuvo el club cántabro a la hora de sacar provecho de los valores que teóricamente salieron de allí y, en concreto, aseguró que tres de esos cuatro que llegaron a estar en La Albericia juegan en las selecciones inferiores de Brasil y podrían llegar a valer «40 millones de dólares» entre todos. «No entiendo por qué les devolvieron si eran jugadores del Racing», sentenció.

En la misma línea, el excoordinador de las secciones inferiores del Racing, un hombre muy vinculado siempre a la gestión del acusado, manifestó que viajó a Brasil porque Pernía le encargó un informe de los jugadores brasileños. En cuanto a las instalaciones y el grado de abandono que podía tener, respondió que, «aunque el campo estaba viejo, se veía que estaba acondicionado».

En el Consejo. Por su parte, Ramiro Cid aseguró que Pernía no tomaba las decisiones solo, sino que las cuestiones «relevantes» se tomaban en Consejo. Además, dado que era consejero delegado antes de que el acusado llegara al cargo, indicó que la internacionalización estaba prevista antes de tener a Pernía como presidente. Además, mientras que la Fiscalía considera en su escrito de acusación que el proyecto de la escuela carece de desarrollo previo por escrito, presupuesto de ejecución o plan de viabilidad, inversión y seguimiento; Cid resaltó que «había proyecto y con números», en los que él mismo había trabajado. En este sentido, dijo que vio borradores previos aunque no llegó a presenciar el acuerdo final porque ya no estaba en el Racing, además de que hicieron «varios cálculos» para saber el coste que tendría el proyecto para el club y no llegaba a los dos millones de euros, una cantidad «bastante pequeña» y «razonable». Asimismo, explicó que le informaron de que Urquijo había acordado no tener un contrato y un sueldo fijo, sino cobrar una comisión cuando se hicieran fichajes, lo que a Cid le pareció «estupendo».

Por su parte, Emilio Criado acudió a declarar para hablar sobre los vehículos de los que disponía el Racing en el momento en el que su presidente se compró un Audi de alta gama con el club a punto de entrar en concurso de acreedores y una deuda millonaria. Criado afirmó que Auto Gomas cedía coches a cambio de publicidad al equipo y cedió uno a Pernía a título personal, lo cual, según las acusaciones, le deja sin argumentos para haber comprado el citado Audi. Además, aseguró que el Racing  tuvo «de forma continua entre seis y ocho coches durante quince años». Sin embargo, dijo que, tras recibir algunas multas, la empresa preguntó al club quién los utilizaba para notificarles, y nunca le comunicaron que lo hiciera Pernía.

Comentarios