17.07.2019 |
El tiempo
miércoles. 17.07.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los tres candidatos

El Atlético Baleares, un equipo de autor, ya es el campeón del grupo tres y el Recreativo, quizá el rival más temible y que llega lanzado, prácticamente lo es del cuatro. Fuenlabrada necesita ganar a un Burgos que nada se juega

Iván Ania lleva tiempo estudiando y analizando a los posibles rivales con los que se puede topar en el playoff. / J.R.
Iván Ania lleva tiempo estudiando y analizando a los posibles rivales con los que se puede topar en el playoff. / J.R.
Los tres candidatos

Reconoció Iván Ania el pasado fin de semana que ya lleva tiempo estudiando a los posibles rivales que le pueden tocar en la eliminatoria de campeones. Es lo normal sabiendo que su equipo iba a ser primero desde hace ya un par de meses y de que no podía dejar ese trabajo para después del sorteo, ya que a partir de ahí sólo dispondrá de cinco o seis días antes de que empiece la gran final a doble partido. Es otra de las ventajas de haber hecho los deberes tan pronto. En un principio, costó separar el grano de la paja, pero, poco a poco, se han ido clarificando las cosas. En el grupo tercero le ha bastado con recoger apuntes del Atlético Baleares porque, aunque no lo certificó hasta el fin de semana pasado, también se sabía ganador desde mucho tiempo antes. Más apretadas están las cosas en el grupo primero y tercero. De hecho, aún podrían suceder cosas en la última jornada aunque también es cierto que, mirando los emparejamientos finales, lo más probable es que no suceda nada y sean el Fuenlabrada y el Recreativo de Huelva los que estén en el bombo con cántabros y baleares el próximo lunes a partir de las 16.30, que es cuando se celebrará el esperado y ansiado sorteo.

Fuenlabrada. El Fuenlabrada depende de sí mismo y tendrá que ganar el próximo domingo al Burgos, un rival que no se juega absolutamente nada. Tampoco lo harán los contrincantes del Atlético Madrid B y de la Ponferradina, que, con uno y dos puntos menos, necesitan un pinchazo del bando madrileño, que confía en salir campeón en Segunda B por primera vez en sus 44 años de historia. El tema de las primas a terceros está candente estos días en el entorno de todos estos equipos y, por lo tanto, aún pueden suceder cosas, como bien saben los aficionados del Racing después de lo que sucedió hace tres temporadas, cuando al Racing de Ferrol le bastaba un empate en Astorga y perdió.

Ania reconoció la semana pasada que al Fuenlabrada ya le conocía bien y que incluso le había visto en directo. Los apuntes cambiarían totalmente si en vez de medirse al equipo azulón hay que hacerlo, por ejemplo, con el filial del Atlético de Madrid, ya que el perfil de sus jugadores son bien diferentes. Con todo, de los principales aspirantes a quedar campeón de grupo, no parecería una mala idea cruzarse con los fuenlabreños. En primer lugar, porque el desplazamiento sería relativamente corto y, sobre todo, asequible para los aficionados. Tocaría jugar en un buen campo de hierba natural y por ahí no habría excusa ninguna. Ese condicionante quedaría aparcado.

Se trata de un equipo fuerte defensivamente, como indica el hecho de que sólo haya encajado 21 goles en toda la fase regular. Son los mismos que encajó el Racing de Viadero que alcanzó los 86 puntos, por lo que debería sacar a relucir el equipo verdiblanco su mejor versión ofensiva para hacerle frente, algo que le está costando en esta segunda vuelta, en la que su bagaje goleador se ha reducido considerablemente. Con todo, los madrileños han notado la marcha de uno de sus grandes pilares defensivos, como era el conocido y veterano defensa argentino Cata Díaz, quien marcara una época en Getafe. Estaba completando su tercera temporada con el equipo azulón pero en el primer tramo de la segunda vuelta tuvo que abandonar el proyecto para volverse urgentemente a su país. Fue todo un problema para el equipo. Es como, si, de pronto, Ania perdiera a Jordi Figueras para el momento más importante del curso.

Lo peor es que, además de marcharse su referencia atrás, también lo hizo su referencia en ataque. En ese caso, fue por lesión. Cedric estaba siendo el máximo goleador del equipo con once dianas pero cayó en desgracia diciendo adiós a la temporada de manera precipitada. El Fuenlabrada tuvo que acudir al mercado y se hizo con los servicios de Jeisson, jugador que ya ascendió con el Rayo Majadahonda el curso pasado y que en la actual temporada estaba en el Real Murcia, el mismo equipo del que huyeron precipitadamente Aquino y Héber. Con todo, tampoco está viendo puerta con facilidad y, hasta la fecha, sólo ha marcado un gol. En un segundo plano toda la temporada se ha mantenido Borja Lázaro, que no ha logrado ser titular de manera continuada y que llega a este último fin de semana de competición con sólo tres goles, los mismos que marcó en otros tantos partidos como racinguista el curso pasado. En el centro del campo también hay otro exverdiblanco como Marcos Gullón y hasta el mercado invernal formó parte del equipo Óscar, pero se marchó a Castellón en busca de minutos.

Recreativo de Huelva. Quien ya parece que lo tiene hecho es el Recreativo de Huelva, ya que va a llegar a la última jornada con 75 puntos mientras que Melilla y Cartagena, sus perseguidores, tienen 72. Es cierto que aún se podrían dar dobles o triples empates que beneficiarían al equipo africano, pero para eso debe perder el actual líder. Y parece poco probable que lo haga porque no pierde un partido desde hace 21 jornadas. De hecho, se puede decir que el equipo pilotado por José María Salmerón, que tiene una amplia experiencia en ascensos y en playoffs, debería ser, probablemente, el rival a evitar en el sorteo del próximo lunes.

Es difícil que el Recreativo no vaya a salir campeón porque debería perder el domingo, cuando juega en casa contra un Villanovense que no se juega nada porque ya es equipo de Tercera División. Se trata de un equipo muy trabajado tácticamente por su entrenador, que ha conseguido levantar un proyecto que transmitía más preocupaciones que certezas a mitad de temporada. De hecho, se pasó la primera vuelta a mitad de tabla. Tanto es así, que ha sumado nueve y once puntos más que sus más directos rivales en la segunda mitad de campeonato.

El gran secreto puede ser más económico que futbolístico. Las dudas alrededor del Recreativo venían existiendo desde temporadas anteriores y se prolongaron en los inicios del presente curso. Sin embargo, el club llegó por fin a un acuerdo con las instituciones que permitieron poner la maquinaria en marcha. Y, casualidades de la vida, una vez que entró el dinero, comenzaron a llegar los resultados. Hoy en día, el bando onubense parece un rival difícilmente parable.

Se trata de un equipo sólido y que puede jugar tanto con balón como sin él; ir de frente a por un partido o salir como una bala al contragolpe. Se amolda a lo que toque según la situación del partido. En defensa cuentan con un jugador bien conocido por la parroquia racinguista como Israel Puerto, que sumará su tercer playoff consecutivo. Arriba hay otro rostro familiar, como es el de Caye Quintana, a quien no le terminaron de salir bien las cosas en Santander y que, una vez que ha vuelto a casa, se ha reencontrado con su mejor versión. De hecho, es el máximo goleador del equipo con quince tantos y está bien respaldado por gente rápida como Quiles y Ródenas. En el medio centro destaca Tropi, con experiencia en Segunda División tanto en el Alcorcón como en el Lorca, y en la portería lo hace Marc Martínez, un guardameta que llegó a pasar por La Albericia para formar parte del filial.

Atlético Baleares. Con todo, el elemento más diferente que habrá el lunes en el bombo será el Atlético Baleares, que no suena a gran cosa pero que ha infundido respeto en la categoría. Al mando de todo está Manix Mandiola, a quien todo aficionado al fútbol norteño ha de conocer bien. Llegó al equipo el curso pasado cuando estaba prácticamente desahuciado y, tras salvarle del descenso, ahora lo tiene a un paso de Segunda División. Se trata de un equipo de autor, un equipo sin grandes nombres pero que funciona como un bloque sólido con el distintivo que le aporta el técnico vasco.

Se trata de un equipo muy trabajado tácticamente, que maneja pocos jugadores y que tiene un once muy definido con futbolistas, sobre todo en la zona de atrás, de una gran envergadura. Se mueve bien en resultados cortos con un fútbol austero, directo, de segunda jugada y, sobre todo, mucha estrategia. Aprovecha al máximo las faltas, los córners e incluso los saques de banda cuando juega como local porque dispone de un jugador que es capaz de meter el balón a la olla. Es uno de esos equipos que tan mal se le han dado al Racing en los últimos meses y que se fundamenta, sobre todo, por las particularidades de su campo, ya que es pequeño, sintético y, además, obligaría a jugar a mediodía, con todo lo que conlleva en cuanto al calor que haría, algo que los de Mandiola a buen seguro que también aprovecharán. El partido a domicilio puede ser una trampa pero también es cierto que después sufrirían en Los Campos de Sport porque ahí el equipo ya no se sentiría tan fuerte.

Obviamente, todos los posibles rivales en una eliminatoria de campeones son temibles y tienen su gran colección de virtudes porque, precisamente, son campeones. Y no se gana un campeonato liguero a 38 jornadas si no se es muy bueno. Aún así,  a buen seguro que los tres posibles rivales con los que se pueda encontrar el Racing irán el lunes al sorteo con el firme deseo de que no les toque medirse al equipo cántabro. Es al que nadie quiere y, de este modo, el gran objetivo de los hombres de Ania será encontrar la manera de dar lo mejor de sí justo en el momento adecuado, lo que suele ser menos habitual de lo recomendable.

Comentarios