19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

CHUTI MOLINA

«Le pone narices»

  • Chuti Molina se muestra satisfecho por su último fichaje  
  • Asegura que aún queda mercado y que, por lo tanto, «no hay que cerrarse a nada», ni siquiera a fichar a más delanteros
Chuti Molina. / Cubero
Chuti Molina. / Cubero
«Le pone narices»

Chuti Molina conoce bien su oficio y sabe que ha de medir bien sus palabras porque lo contrario puede sacar a relucir una carta que debía haber quedado escondida. En una mesa de negociación (como en la vida), la información es poder y es recomendable, por ejemplo, no informar del dinero que te queda ni de cuáles son tus prioridades. La de fichar a un delantero centro estaba clara porque el que está al otro lado tampoco es ciego. De este modo, para el director deportivo verdiblanco fue una gran noticia poder atar a David Rodríguez. Sobre todo, por haberlo logrado sin ser ninguna potencia económica de la categoría.

«Con el presupuesto que tenemos, hay un momento en el que convencer a David (Rodríguez) es difícil por las propuestas que tenía», explicó Molina. Por eso hubo que echar mano de otras maniobras y una de ellas fue firmar sólo por una temporada. «Podíamos hacerlo por dos años a la baja o sólo por uno para que después ponga él las condiciones con vistas al segundo», explicó el director deportivo del Racing. Y es así como se acordó entre las partes. 

Aseguró Chuti Molina que el nuevo delantero del Racing «le pone narices» y que, sobre todo, «es un jugador muy valiente y una persona muy clara». Y esto último ha favorecido la negociación. Recordó que, en el caso de que el equipo sea capaz de «obtener el premio de aguantar la categoría», el club podrá «crecer en presupuesto» y, por lo tanto, podrá ofrecer una mejora de contrato al ariete tras el presente curso. «Creo que él ha llegado al sitio ideal en el momento justo. Creo que ha elegido bien, que hemos aguantado y lo hemos conseguido. Ahora, ojalá que, por la edad que tiene y lo bien que está físicamente, podamos convencerlo para que esté aquí mucho tiempo», subrayó el técnico racinguista.

Cuestionado sobre si la incorporación del jugador toledano daba por formada la delantera, Chuti Molina no se cerró a nada. «Tenemos una ficha libre, tenemos opciones y ofertas por algún jugador nuestro. Vamos a ver qué pasa porque todavía pueden pasar muchas cosas», resaltó. Lo que tiene claro es que «hablar complica las cosas», por lo que pidió «ir poco a poco» y en función de que vayan surgiendo «oportunidades». «No cabe duda de que aquí hay que tener mucho cuidado de cómo se habla porque cuando dices que no hay presupuesto, malo. Y cuando dices que hay, también. Yo digo lo que me interesa cuándo y dónde me da la gana, por lo que no voy a dar pistas ni a decir que tenemos muchísimo presupuesto para hacer varias cosas», se explayó el máximo responsable del proyecto deportivo verdiblanco.

No detalló Chuti Molina cuál es el margen salarial en el que se está moviendo el club. Quizá lo diga el presidente Alfredo Pérez, que ha convocado para el mediodía de hoy a los medios de comunicación. Lo que sí contó el director deportivo es que, cuando ha de hacer algún movimiento, es el director general (Víctor Alonso), quien le dice si hay dinero o no hay dinero. De lo que presumió es de tener un club que le «respalda» y de ir «de frente a por todas». 

El debut liguero ya se produjo y, en opinión de Molina, el Racing pagó «las consecuencias del debut». «En Segunda hay que tener mucho cuidado con llevar noventa minutos el peso del partido porque hay tanta calidad en frente que el peor equipo tiene siempre un momento en el que te puede granar», argumentó. En este punto, recordó que el Málaga juntó en el centro del campo «unos cuantos millones» con Adrián, Boulhroud y Bare. «Y después, en el costado, había un tal Renato, por lo que ya está liada», añadió. Lo que valoró es que el Racing fuera «capaz de contrarrestar durante mucho tiempo» el potencial del Málaga, que durante buena parte del envite «pareció inferior en calidad y en lo táctico y físico». Por eso ya había advertido de que no había que fiarse de que viajaran con once jugadores del filial, ya que lo importante eran los once que iban a comenzar la contienda. Y era «un gran equipo». «Te das cuenta de que ya viene de un año malo, que sabe a lo que juega y que se ha comido los sinsabores de un playoff», añadió. Mientras, según dijo, el Racing aún es «un equipo en construcción». 

«Yo quiero que sea un año bonito y, aunque estaría más tranquilo con un punto más, tenemos una reválida el sábado contra un muy buen equipo (Almería) y con una estructura muy buena», apuntó el director deportivo del Racing. Lo que sí pidió Chuti Molina es un poco de tranquilidad: «Cuanto mejor gestionemos los malos momentos, mejor saldremos y con más fuerza. Si nos ponemos nerviosos en seguida y si buscamos soluciones indebidas en un momento no adecuado, tendremos problemas». Así, tiene claro que salir bien de un túnel puede reforzar a un equipo. «Tenemos que saber que este equipo es lo que es y que no saber lo que somos nos puede hacer estar equivocados», insistió. Y lo hizo con la certeza de que el equipo «va a hacer un año muy bueno». «¿Que tardamos en poner todo en marcha? Pues no será la primera vez que un recién ascendido pierde cuatro seguidos. Yo no me pondré nervioso y ayudaré a mi cuerpo técnico y a mis jugadores a dar lo máximo», concluyó.

Chuti carga contra el árbitro del sábado

 Chuti Molina llegó a la rueda de prensa con la que se presentó a David Rodríguez con ganas de sacar el VAR a escena. Sobre todo, porque mostró un cabreo enorme por lo sucedido el pasado sábado, cuando ni siquiera sirvió para que el colegiado consultara un empujón sobre Cejudo dentro del área que no admite demasiada discusión. 

Con todo, lo que también parece que ha enfadado al director deportivo es que no se haya puesto el grito en el cielo desde el punto de vista mediático y que no se haya hablado más de la polémica. «Nadie ha hecho referencia al VAR en un partido con un penalti clamoroso que me reventó el teléfono», dijo. Y bromeó con que el árbitro sí parara el juego unos instantes y se echara la mano al pinganillo por «un tropezón» de Nico Hidalgo y no lo hiciera por esa posible pena máxima sobre el cordobés. «Sufrimos un arbitraje realmente riguroso», insistió.

«Lo evidente es que hay que consultar esa jugada. Fue increíble que no se consultara esa jugada. Inaudito», añadió. Como cree que desde los medios no se ha defendido bien al club, recordó que dentro «hay profesionales que van a luchar para que este equipo no baje por el bien de la ciudad y del club». También le pareció risible que en la acción que ha terminado lesionando a Kitoko para varias semanas, fuera él quien recibiera un golpe y, además, le pitaran falta a él.

«En ese momento pesaba que se había roto la rodilla, por lo que, dentro de lo que cabe, incluso se puede decir que hemos tenido buena suerte», apuntó. Pidió el director deportivo la complicidad de los medios de comunicación, ir todos a una y criticar pero, por ejemplo, no ceñirse a lo que dicen las redes sociales. Se quedó a gusto Chuti Molina cargando contra éstas.

Incluso las llamó «antidemocráticas» cuando le dijeron que desde algunas cuentas se había puesto en cuestión la idoneidad de fichar a un jugador de 33 años. «Necesitamos vuestro apoyo porque hay conexión directa con la grada. Y es importante que estemos todos unidos», concluyó. 

Comentarios