30.03.2020 |
El tiempo
lunes. 30.03.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«La gente realmente cree»

  • Sergio asegura que en el vestuario mantienen la fe en lograr el objetivo 
  • El cántabro admite que el domingo «se vio a un equipo que parecía que no quería ganar el partido»
Sergio Ruiz, agradeciendo el apoyo de los suyos en La Rosaleda. / lof
Sergio Ruiz, agradeciendo el apoyo de los suyos en La Rosaleda. / lof
«La gente realmente cree»

Nunca es plato de buen gusto dar la cara cuando las cosas van tan mal. Le suele tocar hacerlo a los capitanes y, ante el poco protagonismo de Iván Crespo y la baja de Jordi Figueras en los dos últimos y calamitosos partidos del Racing, le tocó el turno a Sergio, que sigue siendo joven y está viviendo su primera experiencia en el fútbol profesional pero que ya tiene tablas como para salir al paso. Y el astillerense optó por ser realista y por reconocer lo que, en el fondo, todo el mundo ve: «La realidad es que el equipo no está bien, que está sufriendo y que no encuentra la manera de poner en práctica su juego, de crear peligro y, por lo tanto, de ganar los partidos». Está perdido. No tiene un libro de estilo que seguir y lo cierto es que eso suele ser grave cuando ya estamos terminando febrero. Va a llegar la primavera y el Racing todavía no sabe a qué quiere jugar.

Sergio asume que están en una situación «complicada». No sólo por ser colistas, sino porque no hay nada a lo que aferrarse. En el vestuario aseguran ser «conscientes de la realidad» y quizá por eso se aferran a lo que se aferran los que ya se saben perdidos, que es a las matemáticas y al hecho de que, a estas alturas, los números aún les dan esperanzas. Pero son las esperanzas de quien sabe que no las hay. Sólo faltaría que a falta de trece partidos para terminar, ya estuviera el equipo matemáticamente descendido. Quedan 39 puntos puestos en juego.

«Nosotros tenemos que seguir trabajando para intentar lograr el objetivo», advierte el futbolista de Astillero. Y es que, Sergio asegura que, «aunque parezca un tópico, quedan jornadas, matemáticamente todavía es posible y, desde dentro, la gente realmente cree que es posible». A día de hoy, resulta utópico pensar que realmente tenga el Racing opción alguna de salvación porque cualquiera que viera a un equipo a cinco puntos del penúltimo y a nueve (o diez) de la salvación, le sabría perdido. Por eso el astillerense comprende que las suyas puedan sonar a «palabras vacías cuando han pasado ya tantas jornadas y el equipo no termina de funcionar», pero él cree que se puede. Y lo dice, incluso, «a nivel personal». 

Admite Sergio que el Racing no estuvo cómodo en ningún momento en Málaga. «Sufrimos defensivamente y con balón no creamos peligro y ni tan siquiera tiramos a gol», subraya. «Nos vimos superados por el rival y el marcador lo demostró», añade. Lo malo es que, cuando los síntomas se repiten durante dos partidos consecutivos, no se puede hablar de accidente. Por eso Sergio cree que todos han de «dar un paso hacia delante» y mirarse «al ombligo para sacar el orgullo y el fútbol que el equipo tiene dentro». «Tenemos que seguir hasta conseguir la salvación, que es el objetivo único que tenemos desde el primer día», arenga.

Recalca Sergio que desde un principio eran conscientes de que «iba a ser un año complicado», pero no esperaban que fuera «tanto». Sin embargo, asume que es la «realidad que hay que afrontar». Especialmente preocupante fue lo visto durante los primeros tiempos ante el Sporting y el Málaga. Sobre todo en La Rosaleda, admite el medio centro de Astillero que el rival les superó «en juego, en actitud, en las segundas jugadas y en las ocasiones». Especialmente preocupante es que les superaran en actitud o intensidad cuando ellos se están jugando la vida, pero fue así. «Se vio a un equipo que parecía que no quería ganar el partido», confiesa Sergio. Y oír algo así se hace duro. Y lo peor es que, al menos el capitán verdiblanco, no conoce «los motivos porque, al final, esto es fútbol». Como siempre, «sólo queda trabajar para intentar cambiar esta imagen».

Lo que sucede es que nada cambia porque el Racing insiste en jugar de una manera que le está llevando a la ruina. Ante esto, recuerda Sergio que Oltra «lleva pocas jornadas al frente del equipo y eso hace complicado tener un cambio radical». «El equipo es el que es y los jugadores somos los que somos. A partir de ahí, el entrenador toma las decisiones que estime oportunas, el sistema que crea conveniente y pone a los jugadores que crea que le pueden dar la vitoria», explica.

La imagen del conjunto cántabro en las dos últimas semanas ha sido muy pobre y ha dado la impresión de entregarse y de salir rendido. De hecho, sólo ha visto dos cartulinas amarillas, una por la mano de Olaortua en el penalti ante el Sporting y otra por un manotazo sin querer de Toribio en la recta final de la contienda de La Rosaleda. Admite Sergio que «otro punto» donde pueden estar fallando es que no están «sabiendo parar el juego donde hay que pararlo mientras que, los rivales, en cuanto combinamos un poco o salimos, nos cortan las jugadas». Al final, asume que son «pequeños detalles que hacen que el equipo esté ahí abajo».

Toca mirar hacia delante y pasar página pero lo malo es que en la siguiente aparece el equipo más en forma de toda la categoría, que es el Zaragoza. Es quien visitará El Sardinero el próximo sábado a las nueve de la noche. Como recuerda Sergio, es «un firme candidato al ascenso directo, ya que, jugador por jugador, tiene un nivel grandísimo». Con todo, el cántabro afirma que no pueden «hacer otra cosa, por el club al que pertenecemos y por el objetivo que todos tenemos entre ceja y ceja, que poner todo lo que tengamos en el campo para intentar sacar los tres puntos y poder pelear el objetivo».

Comentarios