08.12.2019 |
El tiempo
domingo. 08.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Iván Ania: «Estoy con fuerzas para seguir»

Aficionados del Racing ayer en Alcorcón. / LOF
Aficionados del Racing ayer en Alcorcón. / LOF
Iván Ania: «Estoy con fuerzas para seguir»

«Lo intentamos de todas las maneras», asumió Iván Ania tras el encuentro. Pero no lo consiguieron. El gol no llegó a pesar de que el entrenador no tuvo reparo en acordarse de ese «tiro al palo» del que disfrutó su equipo en el primer periodo. De este modo, el Racing se fue de vacío y se hunde un poco más en posiciones de descenso. Sin embargo, el técnico asturiano no tira la toalla, se ve «con fuerzas y capacitado» para sacar las cosas adelante y confía en estar en el banquillo el próximo domingo para recibir a la Ponferradina.

«Tuvimos la sensación de que cuando llegábamos podíamos hacer peligro», subrayó el entrenador verdiblanco refiriéndose, sobre todo, al primer tiempo. En el segundo no lo vio tan claro porque admitió que habían jugado «más con el corazón que con la cabeza». «Metimos a tres puntas para ver si se daban situaciones en el área de las que pudiéramos sacar beneficio dejando a un solo medio centro y volcándonos en ataque, pero ni aún así fuimos capaces de conseguir el empate», lamentó Ania.

De este modo, el técnico ovetense se marchó de Alcorcón con la sensación de que su rival «necesitó poco para ganar el partido». Y eso escuece. «Una sola situación de gol les ha bastado para llevarse los tres puntos», abundó. Todo podía haber cambiado si ese remate de David Rodríguez se hubiera ido para dentro en vez de dar al palo, pero entiende que es habitual cuando un equipo está «en una situación en la que lleva mucho tiempo sin ganar». Y es que, son ya catorce las jornadas disputadas y el Racing sólo ha ganado un encuentro.

«Hoy (por ayer) es nuestra quinta derrota, que no son muchas. El problema es que yendo de empate en empate es difícil salir de la zona de abajo», reconoció Iván Ania. Con todo, éste ve al equipo «vivo». «No está desahuciado y no es una nave a la deriva, pero cuesta ganar los partidos», añadió.

Entiende el técnico racinguista, porque ya lleva mucho en este negocio, que «el fútbol son los resultados». «El juego es bueno en muchos momentos y dominas al rival y le sometes, pero lo que te da los puntos es marcar goles», explicó. En ese sentido, en Santo Domingo tuvieron «una ocasión» y no fueron capaces de meterla. «Estamos ahí abajo porque nos cuesta ganar los partidos», recalcó.

No cree Iván Ania que el remate al palo le pesara a su equipo y le hiciera después más difícil afrontar el partido. «Fue una lástima porque lo normal habría sido que después del rechace lo metas», recalcó. De este modo, destacó que lo que, sobre todo, mermó a los suyos fue llevar «mucho tiempo sin conseguir una victoria». «Sabemos que el fútbol son dinámicas y que incluso dentro de un mismo partido se dan, por lo que tenemos claro que la única manera de salir es con una victoria, pero ésta se resiste más de lo que todo el mundo pensaba», subrayó.

«Gusta ver al equipo porque juega y somete a los rivales, pero lo importante son las victorias y están costando», esgrimió Ania. El Racing no gana pero él se ve «con fuerzas, capacitado y con ganas» de sacar el proyecto adelante. «Si el capitán del barco no se ve con ganas...», dejó caer. Tiene claro que es quien «más fuerzas ha de demostrar para que los jugadores también las sientan». 

Descubrió que antes del encuentro pidió a sus hombres que jugaran «con tensión y concentración pero sin presión porque eso les debilita». De este modo, tiene claro que para alcanzar el objetivo han de «entrar a los partidos» bien aunque reconoció que dan su «mejor versión» cuando se ponen por debajo en el marcador «porque tienes que arriesgar y olvidarte de lo que significa la derrota porque tienes que ir a ganar e intentar el todo por el todo». «Es cuando mejor funcionamos pero está claro que tenemos que ganar un partido cuanto antes para salir de donde estamos», añadió.

Aclaró Ania que «nadie» dentro del club le había dado un ultimátum entre semana ni le había dicho «si no ganas te vas». «Ni mucho menos», aclaró. Aún así, sabe lo que hay: «No soy tonto y sé que los entrenadores dependemos de los resultados. Yo me veo capacitado y me he visto en esta situación tanto como jugador como siendo entrenador y fui capaz de sacarlo adelante». Ahora confía en repetir esa misma historia que, al parecer, le sucedió en el Villanovense

loading...
Comentarios