10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Iván Ania: «Ahora hay que disfrutarlo»

Iván Ania, en el banquillo de Son Malferit. / LOF
Iván Ania, en el banquillo de Son Malferit. / LOF
Iván Ania: «Ahora hay que disfrutarlo»

Como no podía ser de otra manera, Iván Ania era ayer un hombre feliz porque había llegado a donde quería llegar. Ha sabido hacer una piña sobre él en el vestuario y, de hecho, durante la celebración fue manteado por sus propios jugadores. En un momento dado, sacó tiempo para atender a los medios de comunicación presentes en las islas. Y allí recordó que el equipo verdiblanco había sido capaz de cumplir con los «tres objetivos» que se habían marcado a principio de temporada: «El primero fue superar las eliminatorias de Copa hasta enfrentarnos con un rival de Primera, el segundo quedar campeones de grupo y el tercero ascender. Y los hemos logrado todos». No hay duda de que era como para estar satisfecho.

En su opinión, lo conseguido ayer en Son Malferit es «de mucho mérito» porque «nadie» les había regalado nada. «Tenemos que felicitar a todos los jugadores, a las aficiones, al club, a la ciudad... Ahora hay que celebrarlo y pensar que el próximo año estaremos en el fútbol profesional», resaltó. Y él seguirá estando al frente del proyecto porque, como bien recordó, tiene contrato en vigor y su deseo es «seguir muchos años en el Racing».

Centrados en el partido en sí, y aunque las condiciones en las que se disputó apenas daban margen para un mínimo análisis, Iván Ania se animó a hacerlo. Nunca rechaza la posibilidad de hablar de fútbol. Reconoció que el Atlético Baleares les había «obligado» durante los primeros 45 minutos «a jugar más directo». Sin embargo, entiende que con el gol que anotaron dieron «un paso atrás» que les permitió «jugar y echar el balón al suelo, que es lo que queríamos». «En la segunda parte, aunque mantuvieron un juego directo, apenas sufrimos en exceso y eso nos permitió remontar», añadió el entrenador verdiblanco, que logró su primer éxito en un playoff.

Para él, era un reto personal hacerse un hueco en la Liga de Fútbol Profesional pero recuerda que, en verdad, lo tenían «todos los jugadores y también los aficionados». «Ha sido muy meritorio y merecido y ahora hay que disfrutarlo», señaló el ovetense. Éste admitió que, más que con nerviosismo, había vivido el encuentro «con tensión». Sobre todo, después de empatar la contienda, lo que les hizo «esperar a que acabara el partido para comenzar a celebrar el ascenso». «Ahora tenemos que disfrutarlo estos días porque lo merecemos», insistió.

No se quiso olvidar el entrenador ovetense de la afición, a la que dio «la enhorabuena porque, sin ellos, habría sido imposible conseguir el objetivo». De hecho, puso muy en valor «jugar como si estuvieras en casa cuando te toca ir a otros campos». «Es una delicia», concluyó a la vez que volvió a sumarse a la fiesta que, en el fondo, reforzó la unión entre los miembros del equipo y los alrededor de doscientos aficionados racinguistas que representaban, por lo menos, a los casi diez mil fieles que han estado siempre ahí.

loading...
Comentarios