07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Iván Ania: «Estoy convencidísimo de que vamos a ganar»

Ania, exigiendo una tarjeta al asistente. / J.R.
Ania, exigiendo una tarjeta al asistente. / J.R.
Iván Ania: «Estoy convencidísimo de que vamos a ganar»

Ania llegó anoche a su casa con la sensación de que su equipo había sido «superior» y que había tenido el dominio del partido y del juego». Es más, tras el encuentro recalcó que le había visto «intenso y vertical», pero el envite terminó empate sin goles porque no habían sido «capaces de materializar» ninguna de las llegadas que habían tenido. Con todo, la valoración general era positiva recordando que había sido «un partido duro, especialmente en la segunda parte».

«Nuestras armas eran intentar jugar, llegar por fuera y poner centros rasos que hicieran daño. Tuvimos el tiro al palo y también buenas llegadas por fuera que no conseguimos convertir en gol», resumió el entrenador asturiano. Éste puso el acento en que el próximo fin de semana les valdrá cualquier empate con goles o, lógicamente, también una victoria. Por eso no entendió que los jugadores baleares estuvieran «celebrando el cero a cero como si hubieran ascendido», ya que es consciente de que todavía queda «mucha eliminatoria». «Está claro que allí toca jugar en un campo diferente porque es pequeño y es sintético, pero esta misma temporada ya hemos jugado en campos similares y, además, si hay un equipo que está preparado para ganar fuera de casa es el Racing», añadió.

Admitió el técnico ovetense que habían empezado «nerviosos», lo que hizo que se precipitaran al iniciar el juego apostando por el balón largo demasiado pronto. «Si le dábamos una vuelta salíamos fácil con el otro central, pero golpeábamos directos y, a pesar de estar ellos con una defensa adelantada, no ganábamos esa profundidad», destacó. Con todo, una vez que lograron asentar su juego y tranquilizarlo, ya tuvo claro que habían sido superiores.

Ante lo que puede esperar en el segundo episodio de la película, recordó Ania que este tipo de partidos «son de mucha trascendencia» y se pueden dar «multitud de variables». «Lo que tengo claro es que vamos a hacer gol», aseguró a pesar de haberse marchado ayer sin anotar. Subrayó que «siempre» generan ocasiones y, a partir de anotar uno, sólo quedaría «mantener la portería a cero». «Estoy tranquilo desde ese punto de vista porque hoy se vio al equipo de los últimos veinte minutos de los partidos contra el Oviedo y el Logroñés. Era lo que todos queríamos ver y, en ese sentido, el público se ha marchado orgulloso de cómo se han desempeñado los jugadores en el campo», sostuvo el técnico verdiblanco.

Lo que más le preocupa de lo que pueda suceder en territorio isleño es que «el árbitro tenga la personalidad suficiente» para hacer frente a lo que le espera. Porque Ania tiene claro que se acentuará ese espectáculo visto, sobre todo, en el segundo tiempo de ayer. Con todo, tampoco tiene duda alguna de que están «preparados» para lo que les espera y que sus hombres van a «competir y ser intensos y agresivos» como fueron ayer. «Hay que estar tranquilos porque el equipo ha dado su mejor nivel y estoy convencidísimo de que vamos a ganar y vamos a ascender», añadió.

Dijo Ania que sus hombres habían entrado al vestuario tras la contienda «enrabietados» porque, sobre todo, «apenas se pudo jugar en los últimos quince minutos». «Eso no nos permitió hacer daño con esa superioridad», añadió. Lo que quiere ahora es que esa rabia salga a relucir el próximo domingo. De lo que no tiene miedo es de tener que jugar 120 minutos porque sabe que sus jugadores «pueden jugar 180 o quinientos minutos». De este modo, no va a preparar la semana de manera especial, sino dar continuidad a lo de ayer, que, por encima de todo, logró que sus hombre no concedieran «nada al rival cuando lo mejor que tienen es la transición en contrataque». «Sabemos que será un campo difícil, pero no le tenemos ningún miedo», recalcó.

En esa labor de cortar cualquier intentona tuvieron mucho que decir los dos centrales, que jugaron a gran nivel estando «siempre atentos a las vigilancias», sobre todo tras sacudirse ese nerviosismo inicial. Y es que, subrayó además que lo «más difícil de controlar» del Atlético Baleares era «el juego aéreo, sobre todo a balón parado». Con todo, ayer apenas tuvieron ocasiones por ahí porque apenas llegaron al área. «Lo hemos maneado bastante bien», recalcó.

loading...
Comentarios