20.06.2019 |
El tiempo
Jueves. 20.06.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Iván Ania: «Hay que ser positivos»

Iván Ania, dando indicaciones ayer en la banda. / J.R.
Iván Ania, dando indicaciones ayer en la banda. / J.R.
Iván Ania: «Hay que ser positivos»

«Nuestra intención es jugar en el playoff como los quince minutos finales de hoy (por ayer) y los veinte últimos de Oviedo». Iván Ania lo tiene claro. Todos lo tienen claro. El camino del éxito está por ahí porque el que mantuvo en los dos primeros tercios del partido de ayer llevan al abismo. «Es lo que queremos, que el equipo sea atrevido, vertical y que no tenga miedo», insistió el entrenador una vez acabada la contienda. Dio valor a que, con un hombre menos, los suyos acabaran «en el área rival» tras haber marcado «dos goles, más otro que anulan y otro más al palo». En su opinión, «hay que quedarse con esa sensación y hay que ser positivos». Todo ello, sin dejar de lado los primeros setenta minutos, ya que hay que analizarlos para saber por qué el Logroñés les hizo «sufrir», sobre todo «en las transiciones».

«Tenemos que saber que si tenemos la intensidad, el ímpetu y la ambición de los últimos minutos, la cosa va a ir bien», subrayó el entrenador asturiano. Recordó el técnico verdiblanco que la alineación había estado condicionada por no contar ni con Dani Segovia ni con Barral mientras que creía que era un riesgo poner a Siverio los noventa minutos porque «no sabía si iba a aguantar». Colocó a Enzo en punta y Noguera tras él aunque admitió que el equipo cambió cuando este último se colocó como medio centro y el francés se situó detrás del punta. En concreto, detalló que el madrileño «no la pierde y la lleva muy bien de un lado para otro» mientras que el galo «genera mucho peligro a los rivales y se mete muy bien a la espalda de los medio centros». Como destacó, ambas apuestas, que ya fueron claves en Oviedo, son «noticias positivas de cara a lo que queda».

Según destacó el entrenador ovetense, a Noguera le viene bien «todo lo que sea jugar de cara a la portería porque ve muy bien el fútbol y las líneas de pase». Entiende que jugando como medio centro «puede ser diferencial» aunque también admite que si no se hubieran generado esas situciones de necesidad en los dos últimos partidos, quizá no lo habría colocado ahí. Con todo, la probatura ha sido positiva: «Creo que en los dos partidos le ha ido muy bien al equipo».

Le preguntaron también a Ania por los dos debutantes, tanto Sainz Maza como Siverio. Del primero afirmó que había estado «muy bien, tanto ofensivamente, al dar continuidad al juego, como defensivamente». Incluso valoró esto último al jugar con una línea de tres. En cuanto al delantero, recordó que había marcado un gol, que le habían anulado uno y que había rematado un balón al palo, por lo que entendía que «no se puede hacer más en menos tiempo». «Los dos son una noticia positiva porque han dejado claro que son gente que, si los necesitamos, sabemos que van a estar preparados para ayudar».

Ania tiene claro que su equipo llega bien físicamente a la fase de ascenso porque, además, entiende que todos los equipos van a llegar «más que bien». Sin embargo, es consciente de que «el tema no es físico, ya que, si la cabeza no va, las piernas tampoco». «En estos dos últimos partidos hemos demostrado que, cuando las cosas se complican, el equipo saca el carácter y el orgullo, lo que le hace jugar más intenso, no dar tantos pases de seguridad ni mirar tanto hacia atrás», recordó el técnico. Y todo eso confía en que aparezca de partida cuando de nuevo en el momento en el que vuelvan a disputar partidos con algo en juego.

Vino a admitir Ania que la falta de victorias en el último trimestre le preocupa. Explicó que ha podido influir el hecho de que nadie les haya apretado para conseguir el campeonato y de ahí que la reacción de los últimos encuentros no haya llegado hasta que el rival les ha marcado. Con todo, es consciente de que ahora se abre un nuevo tiempo y que «las 38 jornadas anteriores ya no existen». «Hay que centrarse en el sorteo, analizar al rival y centrarnos en él sabiendo que los jugadores darán su mejor nivel en el momento clave», subrayó.

Con vistas al sorteo, Ania afirmó que no tenía ninguna preferencia. Lo que tiene claro es que son «partidos de mucha tensión» en los que a menudo manda «el miedo a perder sobre la ambición por ganar». Por eso el mensaje a trasladar los próximos días es que «no hay que tener miedo al rival» y que lo necesario es mostrar la «mejor versión» del equipo porque, de esta manera, tiene la certeza «de que la cosa va a ir bien». En cuanto al orden de los partidos, sigue mostrando una preferencia por jugar el envite de vuelta en casa para, en el caso de necesidad, aprovechar el empuje de 20.000 personas como ayer aprovecharon el que dieron siete mil.

Comentarios