13.12.2019 |
El tiempo
viernes. 13.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

CHUTI MOLINA

«Irme sería muy fácil»

  • Chuti reconoció ser «el máximo responsable» de la situación del equipo  
  • A su vez, afirmó que el plantel está a la altura «de otros doce» que sí han sabido sacar un rendimiento mayor 
Chuti Molina, charlando en la mañana de ayer con el nuevo entrenador del equipo. / Cubero
Chuti Molina, charlando en la mañana de ayer con el nuevo entrenador del equipo. / Cubero
«Irme sería muy fácil»

La presentación de Cristóbal obligó a Chuti Molina a salir a la palestra. La del domingo pasado fue quizá su peor tarde en Los Campos de Sport porque un sector de la afición pidió su dimisión culpándole a él y no al entrenador de la pobre situación del equipo. Y es certo que el director deportivo volvió a asumir toda la responsabilidad de lo que está pasando y realizó cierta autocrítica, pero lo hizo a su manera. Asumió, porque la realidad es puñetera, que el equipo es mejorable, pero dijo que es tan bueno o mejor que muchos otros de la categoría, por lo que hay que deducir que la culpa es de quien no lo ha sabido manejar como quien maneja a esos que, a pesar de tener supuestos peores jugadores, están muy por delante.

Al director deportivo le tocó tratar de explicar la destitución de Iván Ania. «Le hemos dado un apoyo incondicional porque, además, es un entrenador que ha entrado en la historia del Racing», apuntó en primer término. Sin embargo, argumentó que habían llegado a «un límite que se habían marcado en el club». Se trata de un límite temporal porque habían alcanzado «un tramo de competición» en el que, de continuar las cosas como estaban, podrían «rozar lo imprudente». No ganó el equipo a la Ponferradina y, aunque le habían transmitido al técnico asturiano (o así lo dijo él) que no se jugaba el puesto, en verdad sí se lo estaba jugando.

«Creo que Iván se va con la conciencia muy tranquila porque ha hecho un trabajo extraordinario en el club y se lleva el respeto de todos», afirmó el director deportivo verdiblanco. El entrenador ovetense fue el que se marchó pero Chuti Molina insistió en que era él «el máximo responsable» de lo que estaba pasando, ya que «en este club se deja trabajar a los profesionales» y el encargado del proyecto es él. En ese punto, recordó por vez primera que se había tenido que mover en «unos parámetros» económicos con los que ha hecho lo que ha podido.

Reconoció Molina que «por supuesto que al equipo le falla algo porque no le va bien y porque no es capaz de hacer un partido completo». Lo que le mantiene con la mosca detrás de la oreja es que se hayan escapado tantos puntos en los últimos tramos de los partidos. Además, recordó que no se puede decir que el equipo no tenga gol, pero lo más importante es que «es muy profesional, muy trabajador y compite». Lo que ha percibido es que «se ve desbordado en algunas situaciones» y que lo que encendió la luz de alarma fue que en las últimas jornadas lo ha visto «con un punto de desconfianza cada vez que el partido no va de cara». «Ahí sí que veo que el equipo se puede venir abajo», lamentó. El último ejemplo es el del domingo pasado, cuando entiende que es «digno de estudio» adivinar qué pudo pasar para que el equipo se desarmara tanto. «Que el jugador pierda ese punto de orden, tanto en su cabeza como en su físico, sí refleja un no saber lo que nos pasa. Y son los equipos que pierden su personalidad los que acaban bajando», avisó.

Lo que admitió es que «la plantilla es mejorable». Sin embargo, en este punto, aseguró que está «en un nivel de entre doce y trece equipos». Afirmó, de hecho, que no cambiaría su plantel por otros que le llevan «nueve puntos al Racing». Y recordó que el «comentario generalizado» cuando el Mirandés pasó por Los Campos de Sport fue que era muy flojo, «pero ahora nos sacan seis puntos». «Algo bueno estarán haciendo que nosotros no», subrayó. Con esto, afirmó que, aunque haya dicho que sí, en verdad no era culpa suya porque él ha aportado una plantilla mejor que la del Mirandés pero Iraola sí ha sabido sacar un gran partido a sus jugadores.

Con todo, Chuti Molina es optimista. «Estamos vivos, muy vivos. Somos un equipo que trabaja muy bien y tenemos que romper ese maleficio de esa victoria y ese resultado positivo», recalcó. Mientras llega, es consciente de que le toca recibir críticas pero ya advierte de que se ha visto «en situaciones mucho peores». «Y no creo que podamos decir que hemos bajado porque estamos muy vivos. De hecho, de haber ganado el domingo, estaríamos en la pomada», recordó. Entiende que el personal esté «impaciente» pero también que irse ahora sería «muy fácil». «Primero, porque no es el momento, ya que queda tantísimo que se puede revertir la situación», recordó. Y volvió al partido del domingo para recalcar que un equipo que fue capaz de jugar como jugó en los primeros 66 minutos de contienda «no está muerto».

«Con tantísimo empate, quizá a Ania le ha faltado que le haga una plantilla con un ‘nueve’ de 25 goles en un año», reconoció. Y después volvió a lanzar otro ‘pero’: «Pero en la clasificación de goleadores estamos ahí». Por lo tanto, descarta que sea cosa de gol o de un ‘nueve’. Y para buscar mayor protección volvió al limitado presupuesto, que no está siendo excusa alguna para que Fuenlabrada o Ponferradina estén volando mucho más alto. «Quizá hace falta un director deportivo que sea capaz de hacerle al entrenador un equipo extraordinario con este presupuesto», ironizó. «Porque el responsable soy yo por contratarlo y yo por la decisión definitiva de cesarlo», añadió. Lo que descartó fue que los cánticos del pasado domingo pidiendo su salida del club fueran el acicate para tomar la decisión de cesar a Iván Ania. «En el global de su estancia en Santander, ha hecho un trabajo sobresaliente. No cabe duda. Y si alguien ha fallado soy yo que no he sabido darle la plantilla que merece», concluyó.

loading...
Comentarios