29.02.2020 |
El tiempo
sábado. 29.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Huele a gran partido

Aficionados del Racing durante el último partido disputado en El Sardinero, cuando ya hubo más de catorce mil personas en el campo. / José Ramón
Aficionados del Racing durante el último partido disputado en El Sardinero, cuando ya hubo más de catorce mil personas en el campo. / José Ramón
Huele a gran partido

Será difícil que haya un lleno y se cuelgue el cartel de no hay billetes, pero se quedará cerca. Porque se viene un gran partido. Será el domingo en El Sardinero y ha generado tal expectación que, a falta aún de cinco días para que eche el balón a rodar, ya hay varias zonas del estadio que han garantizado no dejar ni una butaca libre. Porque tres de las cuatro tribunas se han quedado sin sitio para nadie, algo que sucederá también en la zona de ‘La Gradona’, la primera que se suele agotar cuando sucede algo similar. Sólo quedan disponibles las preferencias y las tribunas central y principal. Y queda todavía tiempo para que la bola de nieve siga creciendo. A decir verdad, igual hasta hay un lleno.

Se ha reactivado la ilusión entre el racinguismo. La fatalidad de Cádiz y ese insulso empate contra el Alcorcón a pesar de jugar casi ochenta minutos con uno más hicieron que muchos tiraran la toalla. No hay nada que hacer. Estamos gafados. Es imposible. No hay para más. Este equipo no gana a nadie. Eran afirmaciones aceptadas y casi consensuadas entre buena parte del racinguismo. Pero lo bueno (o lo malo) que tiene el fútbol es que provoca un sube y baja continuo y que es capaz de convertir en blanco lo que ayer por la noche era negro. Una sola victoria parece haberlo cambiado todo.

El racinguismo no se rinde. No tenía pensado hacerlo, pero el equipo se lo estaba poniendo difícil. Para mantener la fe, de vez en cuando hay que dar algo. Y el Racing por fin lo hizo el pasado viernes en Almería, cuando dio la campanada al volver con los tres puntos del campo de uno de los equipos más potentes de la categoría. A esa victoria se sumó que sucedió con un nuevo entrenador, lo que siempre abre la posibilidad de interpretar lo sucedido como el inicio de un tiempo nuevo. Y el hecho de que José Luis Oltra se estrenara con un triunfo, que es lo máximo que consiguieron Ania en quince partidos y Cristóbal en once, ha disparado la ilusión. La gente quiere creer y sólo estaba esperando a que le lanzaran un gancho al que aferrarse.

A esta ilusión disparada por el racinguismo se une que el rival del domingo no sólo es uno de la zona media baja que también lucha por la supervivencia, sino que es de la comunidad vecina. Es el Sporting. Y hay precedentes de auténticas fiestas vividas en los duelos entre ambos equipos. El Racing ya estaba harto de tener que jugar contra el filial del equipo gijonés, algo que hería en su orgullo, y por fin va a poder medirse al primer equipo rojiblanco, con quien hay una especial relación desde el paso de Manolo Preciado por el mismo. Habrá un desplazamiento masivo de aficionados visitantes, habrá tres puntos vitales para ambos equipos y, en definitiva, habrá una gran tarde de fútbol que nadie se quiere perder.

El club es consciente de la necesidad de que el conjunto cántabro comience a ser verdaderamente fuerte en su propio campo. Es cierto que sólo ha perdido tres partidos como local, que son menos de los que, por ejemplo, ha perdido el segundo clasificado, pero también lo es que sólo ha ganado dos. Y así no se salva nadie. Por eso desde el encuentro ante el Alcorcón inició la campaña ‘Prohibido rendirse’ por la cual cada abonado puede adquirir entradas a cinco euros. Es momento de estar arropados y lo cierto es que la afición respondió porque, a pesar de la delicada situación del equipo y de que el partido fue un domingo a las ocho y media de la noche, hubo más de catorce mil aficionados en las gradas. Es una cantidad que se va a quedar muy pequeña con vistas al próximo domingo.

La demanda de entradas está siendo tan alta que incluso ha aumentado el horario de venta de las mismas, que se prolonga desde las nueve de la mañana a las ocho de la tarde. Y ayer se cerraron las mismas habiendo dispensado más de 4.300 localidades. Todo ello, teniendo en cuenta que se mantiene abierta la venta por internet las 24 horas del día y que aún quedan cinco días hasta el partido. 

La primera zona del campo que colocó el ‘no hay billetes’ fue la de ‘La Gradona’. Es lo habitual. Incluso lo hizo para el partido contra el Alcorcón porque no hay muchas disponibles. Eso sucedió ya el lunes pero ayer el ritmo de venta se incrementó y quedaron agotadas las localidades para las tribunas este, norte y sur. Sólo esto ya garantiza un gran aspecto a Los Campos de Sport, pero todavía quedan muchos días y hay que tener en cuenta que sólo ayer se dispensaron dos mil localidades.

Estas grandes citas como la que se está organizando para el domingo van creciendo como una bola de nieve, ya que, conforme se va consolidando un alto ritmo de venta, éste incluso se incrementa con el paso de los días porque nadie se quiere perder la fiesta que se intuye que se está planeando. Y todo ayuda. Incluso el horario, ya que será el domingo a las seis y cuarto y no dan mal tiempo. El partido será la oportunidad de reengancharse a la pelea por la permanencia ante un rival atractivo y vecino y todo eso llama.

Visitantes. A esas más de cuatro mil entradas que se han dispensando en Santander hay que sumar las algo más de mil que el Racing envió al Sporting para que fueran vendidas en El Molinón. Y todas ellas se agotaron también a las primeras de cambio. Ayer a mediodía, ya no quedaba ninguna para comprar en territorio asturiano. Sin embargo, eso no quiere decir que no vaya a haber más aficionados rojiblancos.

Desde el club cántabro han informado de que no se permitirá la entrada al estadio de seguidores sportinguistas que porten enseñas o indumentarias rojiblancas a una zona del campo que no sea la acotada para la afición visitante, cuyas entradas son las que se enviaron a Gijón. Se alude a una cuestión de seguridad por mucho que la relación entre ambos clubes y ambas aficiones sea buena. Con todo, basta con esconder la bufanda, la camiseta o lo que sea a la hora de entrar al graderío. Las aficiones lo saben y por eso en Santander son conscientes de que se están vendiendo por internet un buen número de localidades desde territorio asturiano. Porque nadie se quiere perder una fiesta y la fiesta estará el domingo en Los Campos de Sport. Al menos, de partida. Después sólo uno (o ninguno) mantendrá la sonrisa en el rostro.

Es seguro que el coliseo verdiblanco disfrutará de la mejor entrada de la temporada. Es el mejor signo de que el Racing sigue vivo y no se quiere entregar antes de tiempo a pesar de haber tenido argumentos de sobra para haberlo hecho. Los jugadores han mantenido el tipo incluso en los malos momentos y eso ha contagiado a una afición que, a pesar de los sufrimientos acumulados en los últimos meses, no la ha tomado con los jugadores (salvo algún episodio en el partido ante Las Palmas) ni los entrenadores. Son conscientes de que el problema del proyecto estaba en otra parte y hacia ella han focalizado su impotencia y su frustración. La unión se ha mantenido y una buena manera de reforzarla es conseguir que el domingo todo salga como debe salir.

Comentarios