13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Hay que soñar con ganar»

  • Dani Toribio cree que el Racing ha de empezar por adquirir una actitud ganadora para desprenderse de la mala racha que arrastra  
  • Asegura que los jugadores están con Ania y recuerda que son ellos los que, al final, ganan o pierden partidos
Dani Toribio, posando sobre el césped de Los Campos de Sport. / Cubero
Dani Toribio, posando sobre el césped de Los Campos de Sport. / Cubero
«Hay que soñar con ganar»

Dani Toribio es un hombre que se conoce la categoría de memoria. «La lleva en la cabeza», aseguró Chuti Molina el día que le presentó en sociedad. Era un hombre llamado a tener mucha presencia en la sala de máquinas racinguista pero apenas ha podido aportar nada al equipo en el primer tercio de competición. Ha jugado sólo de manera testimonial y aún está por ver qué es capaz de hacer. El primer partido liguero no lo jugó al ser un recién llegado y en el segundo le rompieron el esternón, por lo que tuvo que estar más de un mes completamente parado. No le permitían ni echar una carrera para coger el autobús. Por eso prácticamente tuvo que empezar de cero hace cinco semanas. De nuevo tuvo que realizar una pretemporada para reaparecer unos pocos minutos en Huesca y completar los noventa contra el Deportivo. Ante el Alcorcón no pudo jugar por temas contractuales pero ante la Ponferradina apunta a titular. Y el medio centro sabe que están ante un partido «fundamental» en el que no cabe otro resultado que no sea la victoria. Y para conseguirla hay un primer paso que hay que dar y que no se pueden saltar durante todos estos días previos: «Soñar con ganar». Lo primero es siempre creérselo.

Considera el medio centro gerundense que no pueden pensar en otra cosa ni vislumbrar otro horizonte que no sea el de tener tres puntos más durante la próxima semana. «Es fundamental», resalta. Sobre todo, lo dice por la necesidad de desprenderse de todo halo perdedor que se acaba convirtiendo en una enfermedad degenerativa. Bajo sus efectos, todo equipo va teniendo cada vez una losa más grande sobre sus hombros de la que cada vez cuesta más trabajo desprenderse. Por eso Toribio anima a vivir como un ganador sin hacer demasiado caso a la clasificación. Como quien acude de blanco a una boda. «Cuando eres un ganador, te despiertas ganador y te acuestas ganador. Y el domingo sólo vale ganar o ganar», insiste el centrocampista verdiblanco. 

Y para ganar considera fundamental estar «juntos» en el terreno de juego ya toque «estar replegados» o mirando un poco más hacia arriba. Lo más importante es ayudarse «muchísimo en el terreno de juego» porque es de esta manera como se sale de «los malos momentos». «Si vamos todos juntos y vamos remando en la misma dirección será más fácil», insiste Toribio, que lleva muchos años en el negocio del fútbol y es consciente de que el entrenador se puede estar jugando el puesto en el partido contra la Ponferradina. A pesar de ser un recién llegado, también es un peso pesado del vestuario, como se aprecia en su manera de comportarse sobre el terreno de juego, y éste deja claro que los jugadores «están con el míster» al igual que éste está con los jugadores «a muerte». El apoyo es mutuo. Además, Dani Toribio afirma que no es de los que da una especial importancia a la figura del entrenador, por lo que ni mucho menos piensa que Iván Ania sea el gran culpable de la actual situación del equipo: «Los que mandamos sobre el campo somos nosotros. Ellos te dirigen y ponen a los que consideran oportunos, pero después es el futbolista el que manda sobre el verde». Son los jugadores los que después aciertan o fallan; los que marcan o dan al palo o yerran al despejar una pelota.

El partido es contra la Ponferradina pero, al menos hasta ayer, apenas se ha hablado en La Albericia del equipo berciano. Por supuesto que lo harán porque Ania suele estudiar bien a sus rivales, pero Dani Toribio considera que la prioridad después de lo sucedido en Alcorcón el pasado sábado y de la mala racha de la que el equipo no está siendo capaz de salir es otra. «Esta semana tenemos que dedicarnos a nosotros mismos», resalta. Considera «fundamental» que cada uno haga un repaso y pueda adivinar dónde puede dar más. Porque la lógica dice que se puede dar más. «Si estamos ahí, es porque los jugadores podemos hacer más», subraya. Si no fuera así, la situación sería todavía peor porque no habría salida posible. No habría margen de mejora. Y es necesario creer que sí la hay. Sólo así se puede soñar con ganar.

Es obvio que el partido no es una final porque no hay ningún título en juego, pero sí admite Dani Toribio que se trata de un envite «muy importante» porque el Racing, «tanto el equipo, como la afición y todo lo que rodea el club, nos jugamos muchísimas cosas». «Hay que sumar los tres puntos para, sobre todo, romper esta dinámica negativa que llevamos porque, además, el equipo está mereciendo romperla y mirar hacia arriba», añade. La ilusión es máxima por pasar página y empezar una nueva que esté en blanco, pero también está presente el lógico temor a no conseguirlo. Por eso es importante desprenderse de él y adquirir ese porte ganador que demanda el medio centro catalán.

La necesidad de conseguir los tres puntos genera una lógica presión en los jugadores racinguistas por mucho que repitan que el partido no será una final. Simplemente, son conscientes de que, tras haber ganado un solo partido de los últimos catorce, el domingo toca. No se puede fallar. Y surge entonces una presión que, según precisa Dani Toribio, tampoco es nueva porque «se nota desde el primer día que llegas al Racing». Y es que, recuerda el medio centro gerundense que el cántabro «es un club muy grande y con muchos aficionados detrás». «Es muy grande en una ciudad grande. Es algo muy importante y nosotros lo sentimos, pero sentir la presión forma parte de la profesión», explica el experimentado jugador del Racing. «Si no quieres sentirla, mejor te dedicas a otra cosa porque, al final, es una buena medida de lo que la gente te va a exigir», añade.

Preparados. Lo cierto es que el conjunto cántabro apenas ha sumado derrotas pero lo que le está frenando es la enorme sequía de victorias que está sufriendo. Viene de perder en Alcorcón pero Dani Toribio asegura que el equipo «se ha vuelto a levantar» y ya está «preparado» para afrontar  el encuentro del domingo contra la Ponferradina. El envite del pasado fin de semana le tocó verlo desde la grada porque, al estar cedido por el club alfarero, existía la cláusula del miedo. Y desde la distancia vio un partido en el que el Racing tuvo «ocasiones para meter gol», pero el balón no quiso entrar porque, «cuando estás metido en esta dinámica, cuesta más de lo normal marcar». «Cuando estás arriba, los marcas de todos lados e incluso de rebote», recalca. Pero no es el caso. «En nuestra situación, cuesta más, pero al menos el equipo estuvo serio, pero ellos marcaron una en una de las dos llegadas que tuvieron. El fútbol es así y cada semana es una lucha», recuerda.

Toribio no señala a ninguna línea en concreto a la hora de buscar explicaciones a la escasez de buenos resultados. Al equipo le cuesta sentirse peligroso y los rivales ya comienzan los partidos sabiendo que, por encima de todo, han de tener bien controlados a los extremos verdiblancos, que son los más peligrosos. Con el resto, pueden estar tranquilos. Con todo, el medio centro gerundense cree que la mejora no ha de venir sólo en el plano ofensivo, sino que es una cuestión «grupal». Todos han de dar un poco más para salir de un agujero donde «todo es más complicado y parece que eres peor jugador de lo que eres mientras que cuando estás arriba es todo lo contrario». De este modo, considera que todos han de «mejorar para, poco a poco, ir teniendo más seguridad dentro del campo, algo que es difícil cuando estás en la situación en la que estamos».

En principio, el Racing está ahora en una fase del calendario más asequible que la inicial en la que pretendía salir a flote, pero no lo termina de conseguir. Quizá porque, como recuerda Dani Toribio, «en Segunda División no hay ningún partido que sea menos exigente porque te exige jugar cada día al mil por cien». Y, en su opinión, el Racing ya ha podido comprobarlo en carne propia. Sobre todo, en esos partidos en los que le han empatado en la recta final dejando claro que «si no estás al cien por cien, te liquidan». «Es una categoría muy complicada. Es un camino con muchas curvas pero si todos lo llevamos desde un lado positivo, todo se hará más fácil, por lo que hay que remar fuerte y estar todos juntos», explica.

Y él está preparado para remar como el que más a pesar de haberse perdido, en la práctica, este primer tercio de temporada. Recuerda Toribio que se pasó «muchas semanas parado», algo que «nunca» antes le había sucedido porque es de esos afortunados que apenas han sufrido lesiones a lo largo de su ya dilatada carrera. Confiesa que le «costó mucho arrancar» y afrontar los entrenamientos, pero ya acumula cinco semanas con todos y va cogiendo «buenos ritmos». Reconoce que ante el Deportivo, cuando completó los noventa minutos por vez primera desde hace mucho tiempo, en la segunda mitad no pudo mantener el mismo ritmo que en el primero, pero entiende que también «es lógico». Aún así, es consciente de que ha de exigirse «mucho más para poder ayudar lo máximo a este grupo». Estos días está teniendo «buenas sensaciones» y sólo espera conseguir la continuidad que le permita mostrar todo su potencial en El Sardinero, ya que, hasta ahora, sigue siendo una incógnita.

Comentarios