13.12.2019 |
El tiempo
viernes. 13.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

DAVID RODRÍGUEZ

«Hay que ser más equipo»

  • David Rodríguez asume que el nuevo entrenador quiere crecer desde la defensa  
  • Cree que hay que evitar pérdidas en campo propio que intensificaban el nerviosismo del equipo  si ahora pensamos en junio, estamos liquidados»
David Rodríguez, agradeciendo a un compañero. / LOF
David Rodríguez, agradeciendo a un compañero. / LOF
«Hay que ser más equipo»

Equipo, equipo, equipo. David Rodríguez, un tipo que se conoce la categoría de memoria, parece tenerlo claro. Es la única receta que conoce para intentar sacar al Racing de ahí abajo. Y tiene la impresión de que Cristobal Parralo, su nuevo entrenador, comparte esa misma opinión. En sólo dos entrenamientos, ha percibido que su prioridad es buscar «intensidad, estar juntos y ser un equipo que sepa a lo que juega». Ideas claras y solidaridad entre quienes visten los mismos colores. Es el primer paso para mirar a los ojos al futuro cercano del conjunto cántabro sin miedo a ver lo que hay al otro lado. 

En los casi siete minutos en los que estuvo hablando, el atacante de Talavera de la Reina pronunció en catorce ocasiones la palabra equipo. Y él mismo acabó cayendo en esa circunstancia, pero lo aprovechó para insistir de nuevo en que comportarse como tal «es necesario para salir de ahí abajo». Y, en ese sentido, considera que el vestuario racinguista tiene mucho ganado porque está formado por «un grupo humano muy bueno» que, al parecer, no se ha estropeado a pesar de los malos momentos que está atravesando el equipo en cuanto a resultados se refiere. Porque es muy fácil llevarse bien cuando las cosas van bien, pero no lo es tanto cuando las cosas van mal.

Recordó David Rodríguez que el nuevo entrenador tiene intención de conocer de forma «más personal» a los futbolistas porque entiende que es «muy importante saber cómo se siente un jugador en cada momento de la semana y de la temporada». Y el delantero lo ve bien porque considera «importante que haya ‘feeling’ entre el jugador y el entrenador», algo que cree que ya existía con Iván Ania. En el fondo, entra dentro de la «normalidad» porque recuerda que el cuerpo técnico también forma parte de eso tan importante que llama «equipo».

Están los jugadores verdiblancos en medio de una semana importante porque se ha producido un cambio de entrenador y todos vuelven a salir desde un mismo punto de partida. Eso hace, como recalcó el atacante manchego, que «la gente esté más alerta y con las orejas más levantadas». De partida, el primer objetivo de Cristóbal está siendo «transmitir su menaje», que, sobre todo, versa sobre «jugar más juntos y ser un equipo». Otra vez el equipo saliendo en primer plano.

Asumió David Rodríguez que cuando «la situación de un equipo no va bien, los entrenadores son los primeros en salir». Aún así, también dejó claro que la responsabilidad absoluta no sólo era de Iván Ania, ya que «todos» son «partícipes» de la marcha que lleva el equipo. Y está claro que cuando el club «toma esa decisión es porque el equipo no está rindiendo al nivel que se esperaba». Con el cambio, el gran objetivo es «intentar cambiar para ser más equipo (otra vez), jugar más juntos y, sobre todo, no conceder tantas cosas al rival». Y es que, considera que les «estaba penalizando» que cualquier pérdida generara «una situación que se convertía en ocasión de gol». «Tenemos que evitarlo y ser conscientes de que, para salir de donde estamos, hay que partir de ahí, de mejorar defensivamente para crecer poco a poco», añadió.

Lo que está claro es que, más allá de intentar reforzar al equipo defensivamente, se va a imponer un cambio de estilo. Se ha visto en los dos primeros entrenamientos con Cristóbal al frente. Y lo confirmó el propio David Rodríguez, que recordó que, con Iván Ania a los mandos, el Racing apostaba por «dar salida al balón desde atrás asumiendo riesgos». «Él veía el fútbol así y, aunque los resultados no han acompañado, hubo partidos en los que el equipo estuvo cómodo», recordó el atacante verdiblanco. Ahora, con el cambio de capitán al frente de la nave, da la impresión de que el libreto va a ser otro. Cree que el nuevo entrenador también va a «intentar jugar la pelota, pero sin asumir riesgos tan altos como antes». «El nuevo entrenador busca un poco más la seguridad defensiva para, a partir de ahí, crecer», explicó.

Por ahora, no ha dado mucho tiempo a que el nuevo cuerpo técnico traslade demasiados conceptos a sus hombres porque sólo suma dos entrenamientos. Con todo, David Rodríguez cree que la manera de jugar dependerá también del equipo que esté delante y de la «situación anímica» que tenga el grupo en ese momento. «A priori, está claro que no va a querer asumir muchos riesgos, pero eso no quiere decir que vaya a jugar al patadón», subraya. De hecho, destaca que, en el fondo, la plantilla se confeccionó «para intentar jugar», afirmación que es discutible por mucho que fuera la intención de Iván Ania teniendo en cuenta los medio centros que hay en cartera.

Lo que es innegociable es ser un equipo «defensivamente organizado, que no corra muchos riesgos y, a partir de ahí, ir creciendo en los partidos». El objetivo es ir corrigiendo la situación partido a partido y semana a semana, sin pensar demasiado en alcanzar una barrera de puntos o en lo que pueda suceder en mayo o en junio. Tanto es así, que «la experiencia» le dicta que, pensando así, «estás liquidado». «Sólo hay que pensar en el próximo partido porque una victoria refuerza anímicamente y, a partir de ahí, ves las cosas diferentes», añadió. Tanto es así, que incluso puede sacar al conjunto cántabro de puestos de descenso, lo que cambiaría completamente la perspectiva. 

«Sería una equivocación pensar ahora en junio porque nos sumaría agobios a nosotros, a la afición y a la gente del club», insistió el delantero talaverano. De este modo, afirmó que lo único fundamental es «revertir la situación» consiguiendo tres puntos el domingo en Lugo. Sin necesidad de esperar más. Y es que, recordó que el Racing, aunque es de los que menos partidos gana de la categoría, «tampoco pierde mucho». «Suma mucho empate y así no se escala. Y por eso tenemos que pensar en el próximo partido como si fuera el último para, así, ir mejorando cosas que no se han dado», añadió.

Y es que, en el fondo, todos parecen peores cuando los resultados no acompañan y el equipo se queda atrapado en un pozo del que se muestra incapaz de salir. Por eso el equipo lleva tiempo fiándolo todo a conseguir una victoria con la que confían en «cambiar la situación». Da la sensación de que la delicada situación anímica del grupo hace tiempo que está muy castigada y David Rodríguez considera que se debe a «muchas circunstancias». «Hemos perdido muchos puntos en los últimos minutos y cometido errores que nos han privado de conseguir victorias», enumeró. Al final, asume que todo eso «mina el estado anímico de los jugadores», que se van quedando «sin confianza». «Y hay que cambiar esa mentalidad», recalcó el talaverano. Y lo bueno es que cree que el equipo todavía «está a tiempo de cambiar todo y salvar esas situaciones malas jugando como un equipo y siendo un equipo dentro del vestuario». Es esta la única receta que conoce para salir del atolladero: equipo, equipo, equipo.

Lo malo es que el domingo se medirán a un rival que está en una situación inversa, ya que, como recordó David Rodríguez, el Lugo viene «encadenando buenos resultados». «Ellos tienen la confianza que nos falta a nosotros», añadió. Con todo, cree que hay que afrontar el encuentro «teniendo paciencia y sabiendo que vamos a tener nuestras opciones de ganar». Todo ello, «jugando juntos y siendo un equipo que no tenga pérdidas porque éstas generan nerviosismo en la gente». En el fondo, todo va de ser «un equipo más consolidado y más sólido y, a la vez, intentar ser un equipo alegre». Sobre todo, porque el Racing sigue teniendo «jugadores de mucha calidad de medio campo hacia arriba como para que no todo sea correr y pelear». «Hay que tener la pelota y generar ocasiones porque para eso estamos formados. Hay que mezclar las dos cosas para ser un equipo que sepa defender cuando no tiene la pelota y que, cuando  la tenga, sepa cómo tenerla», concluyó.

loading...
Comentarios