21.07.2019 |
El tiempo
domingo. 21.07.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Guiños para los abonados

  • El Racing calcula que presentará la campaña en dos semanas  
  • Ha escuchado a peñistas y accionistas y se muestra receptivo a recuperar la antigüedad  
  • Habrá opción de financiar
Guiños para los abonados

Una temporada empieza de verdad no cuando los jugadores comienzan a entrenar o cuando el equipo disputa el primer partido oficial, sino cuando se presenta la campaña de abonados. Y en el Racing quieren cuidar la de su retorno a Segunda División porque son conscientes de que va a tener una gran importancia. La están preparando con mimo, están sondeando el sentir del racinguismo para encontrar el mayor consenso posible y, a partir de ahí, la sacarán a la luz. La intención es presentarla la primera semana de julio para que haya tiempo de sobra de hacerse con el nuevo carné antes de la visita del Athletic a Los Campos de Sport, partido que servirá para presentar en sociedad al equipo que pretende competir por la permanencia el próximo curso.

Desde el consejo de administración fueron conscientes de la polémica suscitada a partir de su decisión de hacer pagar cinco euros a los abonados para el partido contra el Fuenlabrada. Aquello sentó mal no tanto por el dinero, sino por el gesto de hacer pasar por taquilla, algo que muchos no entendieron porque consideraron que el club estaba dejando pasar una buena oportunidad de agradecer a los aficionados su constante presencia. El enfado quedó reflejado en la afluencia de ese partido, que fue, con diferencia, la más baja de la temporada. Da la impresión de que el consejo de administración ha tomado nota y, por encima de todo, no quiere que esta nueva y fundamental aventura en Segunda División comience con una cierta dosis de desunión. Sobre todo, teniendo en cuenta que se da por hecho que habrá un incremento importante en el precio de los abonos. Quieren explicar bien sus decisiones para que el entorno entienda que no quieren hacer caja de manera gratuita. También quieren escuchar sus propuestas y analizarlas para que haya paz. Y el primer paso siempre es escuchar.

Los máximos accionistas del club ya se han reunido en la última semana con responsables de AUPA y de las peñas. Y la sintonía ha sido buena. Los dirigentes del club han tomado nota de las principales peticiones, que han venido a coincidir en ambas ocasiones. La mayor reivindicación ha sido recuperar los beneficios por antigüedad, algo que el club verdiblanco decidió eliminar el curso pasado. Entonces, la intención fue dar una vuelta de tuerca a la campaña de abonados respecto a lo que venía siendo habitual los últimos años. Su objetivo fue simplificar la campaña y por eso se limitaron al máximo las diferentes alternativas.

Simplemente, se establecieron cinco zonas del graderío y todos pagaron por igual. Dio lo mismo el recién llegado que el que se había mantenido al pie del cañón. También se eliminaron otros puntos que daban derecho a descuentos. A cambio, se redujeron enormemente los precios. En algunos casos, hasta prácticamente la mitad. Precisamente por eso salieron fuera del abono los partidos de Copa del Rey y hubo que pagar por los duelos contra el Logroñés y el Betis. Además, a la hora del playoff, ya no se pagaba la mitad de lo que costaba una entrada por toda la fase, que es lo que se había hecho otros años como un caso único, sino que había que pasar por taquilla en cada uno de los partidos. Es, por otra parte, lo que se hace en todas partes.

Desde la directiva entendieron que no había razón para que no hubiera que pagar para el partido contra el Fuenlabrada. La intención del club entonces fue organizar una fiesta pero ni hubo respuesta por parte de los aficionados ni, en verdad, se organizó nada especial. Fue, en definitiva, una triste despedida que, además, fue aliñada con una derrota. Se generó un cierto malestar después de la comunión impulsada durante todo el curso en la persecución del objetivo común y representada en la improvisada fiesta que se dio sobre el césped de Son Malferit y después tras la llegada a Santander. Y era fundamental recuperarla.

Se da por asumido que va a haber una importante subida de precios. En primer lugar, porque es lo lógico tras saltar de categoría. En segundo lugar, porque, para ponerse en el promedio de otros clubes, hay que tener en cuenta la bajada de hace doce meses, que hará el golpe aún mayor. Hay quien puede tener la tentación de comparar los nuevos precios con los del curso pasado cuando, en todo caso, la referencia debería ser con la última temporada en Segunda División, de lo cual hace ya cinco años. En el club son conscientes de que no se pueden tomar la campaña de abonados a la ligera porque va a ser una fuente de ingresos importante para conseguir un límite salarial mayor. El capítulo de gastos está muy condicionado por tener que pagar el mayor plazo del convenio de acreedores y, ante esto, sólo se puede aumentar los ingresos todo lo posible. Y una fuente importante en este capítulo está en los abonos.

Para compensar en algún punto esta subida, los peñistas han pedido al menos un guiño. Y recuperar al menos parte de la antigüedad gana enteros. Desde el club se mostraron receptivos. Y es que, en el fondo tiene cierta lógica que quienes han estado siempre ahí, también en Segunda B, deban tener algún tipo de beneficio respecto a quienes se van a apuntar ahora a disfrutar del fútbol profesional. Otro elemento para el que están trabajando en el club es la financiación. Se está negociando con entidades bancarias la posibilidad de poder pagar el carné en tres, seis o nueve meses. En principio, sería el Banco Santander, que, además, colabora con el club, quien se encargara de un punto que puede ser importante. 

Lo cierto es que pocas veces antes había generado una campaña de abonados tanta expectación pero tampoco habrá que esperar demasiado. El objetivo es darlo a conocer en apenas dos semanas y, a partir de ahí, confiar en que las reacciones no sean, cuando menos, demasiado negativas. El sueño húmedo del club sería alcanzar los catorce o quince mil abonados. En los momentos de mayor efervescencia por el ascenso, el entrenador y el director deportivo hablaron de dieciocho y veinte mil. Eso es un imposible. 

Lo que más suele animar una campaña de abonados es la construcción de un proyecto ilusionante durante el verano con algunos nombres conocidos o mediáticos. Eso es algo más complicado cuando tampoco hay un gran margen de maniobra. Con todo, habrá que ver cómo avanzan las semanas en este sentido. Lo que ya es un hecho es que la confección de la pretemporada mira alto porque, a día de hoy, el club ya ha cerrado cuatro partidos contra rivales de Primera División. Uno será en El Sardinero contra el Athletic y ahí, en principio, los abonados ya podrán entrar gratis, lo que puede acelerar el proceso.

Comentarios