06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Confianza total en Chuti

  • Alfredo Pérez considera que el director deportivo está haciendo «un buen trabajo» 
  • Considera que cesar al director deportivo en pleno mes de mercado sería un error 
  • Decidirán «cuando haya culminado su trabajo»
Alfredo Pérez reapareció ayer públicamente. / Cubero
Alfredo Pérez reapareció ayer públicamente. / Cubero
Confianza total en Chuti

Chuti Molina ha recibido por parte de los máximos accionistas del Racing la típica confirmación en el cargo que se le transmite a un entrenador una semana antes de destituirle. Alfredo Pérez aseguró ayer que siguen confiando en él. Fue incluso un paso más allá y aseguró que, en su opinión, había hecho un buen trabajo. Era una afirmación difícil de sostener, pero tampoco podía decir otra cosa porque, ahora mismo, el futuro del proyecto deportivo está en manos de su director deportivo. Quedan sólo diez días hasta que se cierre la posibilidad de fichar y, obviamente, no podía destituir ahora al especialista en el mercado. Se quedaría vendido. Por eso sólo podía confirmarle en el cargo y, si durante el mes de febrero las cosas siguen como hasta ahora, tomar ya entonces decisiones drásticas para que sea otro quien comience a preparar el proyecto de la próxima temporada.

Por fin apareció Alfredo Pérez. En los últimos meses, incluso ha sido complicado verle en el palco de El Sardinero. Tenía que hacerlo ya porque empezaba a dar la sensación de que la nave iba a la deriva, sin nadie que cogiera el timón. El martes por la tarde se reunió con Chuti Molina, a primera hora de ayer con el vestuario y hoy lo hará con las peñas. Como siempre sucede ante la delicada situación que atraviesa el equipo verdiblanco, los dirigentes piden unidad porque son conscientes de que sólo se puede pensar en la salvación si todos van en la misma dirección. El objetivo se ha complicado, pero aún hay tiempo de alcanzarlo. Remontadas más espectaculares se han visto.

El presidente ha saltado a escena después del partido del pasado domingo, cuando la grada volvió a entonar el ‘Chuti vete ya’ que ya se había oído antes, pero esta vez de manera más intensa. Se empezó a generar un movimiento de rabia e impotencia ante la dirección que llevaba el equipo. Y el objeto de todas las miradas y todas las críticas sólo es uno. Es extraño encontrar un precedente de un caso en el que ni los entrenadores, ni los jugadores, ni los dirigentes hayan sido designados como culpables de una situación y todo haya recaído sobre el director deportivo. Porque el personal ha visto los partidos y ha comprobado cómo Chuti Molina construyó una plantilla coja por todas partes. Obligó a los técnicos a ir a la guerra con pistolas de agua.

«Os puedo asegurar que vamos a seguir apostando y apoyando a Chuti», sentenció Alfredo Pérez cuando le preguntaron al respecto. «No ya porque es el director deportivo que hizo el equipo que ascendió, sino porque es el encargado de hacer y desarrollar el proyecto deportivo», añadió. Lógico. No tendría mucho sentido cargárselo ahora mismo y, por ejemplo, encargar a Cristóbal el trabajo de encontrar  en diez días a un delantero fiable y convencerle de lo apetecible que puede ser el Racing. El trabajo previo lo ha hecho Chuti y es él quien ha de acertar sabiendo que se la juega, si es que no se sabe ya sentenciado.

El presidente verdiblanco recordó que todos tienen «sus luces y sus sombras en la gestión» para justificar los errores de su director deportivo, a quien dio en su día las llaves del proyecto para que hiciera y deshiciera a su antojo. Recordó que será «cuando termine la temporada cuando haya que valorar si el trabajo ha sido bueno o malo». Aseguró que sigue siendo «el máximo responsable» y que, además, es «una persona que no se esconde» por mucho que sí lo haya hecho. De hecho, pasó de ver los partidos en el palco a hacerlo en una cabina de prensa para estar menos expuesto. Fue así en los dos anteriores partidos al del pasado domingo, cuando no se le vio por ninguna parte. La versión que sale desde dentro era la de que estaba enfermo.

Lo que hizo que todos los presentes pusieran cara de asombro fue la siguiente afirmación de Alfredo Pérez: «Con el presupuesto y el dinero que tiene, está haciendo un buen trabajo». El Racing ha ganado sólo dos partidos, tiene carencias por todos lados y está a cinco puntos de la permanencia días antes de visitar el campo del Cádiz, pero está haciendo un buen trabajo. El presidente del Racing siempre fue un gran vendedor, pero es difícil comprar algo así. Sin embargo, simplemente estaba cumpliendo el guión que le tocaba porque está en manos de su director deportivo. Asume que ha cometido «errores» pero puso el acento en el hecho de estar compitiendo con el Deportivo, que tiene un presupuesto mucho mayor. Con quien no está compitiendo es con el Fuenlabrada, la Ponferradina, el Mirandés o el Elche, que lo tienen muy similar y están ya medio salvados.

«La labor de Chuti hay que mirarla durante este año y medio. Su primer año de trabajo se valoró inmediatamente cuando se produjeron los resultados», resaltó. La valoración final será en junio y, mientras llega, afirmó que tiene «toda la confianza del equipo de gestión para realizar su trabajo, que es hacer un milagro con cinco millones». Es este el dinero que había para fichar en verano y el que sigue habiendo ahora. El techo es el mismo. No ha habido incremento alguno y esto quiere decir que toca arreglar el desaguisado del verano con apenas cien mil euros, que es lo que queda por gastar.

Recordó Alfredo Pérez que cuando la Liga le asignó al Racing un techo de gasto en función de lo que consiguiera por abonos, entradas o patrocinios, se estableció en 4,2 millones. Fue entonces cuando, al amortizar parte de la deuda que mantenía el club con ellos, lograron subir la cifra a cinco millones. Eso se realizó mediante avales que se retiraron cuando Chuti Molina no agotó toda la cantidad en agosto, ya que se quedó pendiente de fichar a un delantero. Se quedó con trescientos mil euros en la cartera en forma de dichos avales que fueron retirados para volver a ponerlos ahora. Sin embargo, como recordó el máximo dirigente verdiblanco, por el camino se ha despedido a un entrenador y se ha contratado a un nuevo cuerpo técnico. Y eso hay que pagarlo. De este modo, el dinero se ha reducido considerablemente. Todo dependerá de lo que se logre ahorrar con las salidas. Las de Nuha y Óscar Gil no dejaron demasiado dinero en cartera pero sí la de Yoda, que fue traspasado ayer. Ahora se ve todo diferente. Han perdido a su mejor jugador pero tienen margen para actuar a lo grande.

Labor de persuasión. Tras esta venta, la situación de Chuti Molina ha cambiado porque ya no está tan limitado de dinero. Ahora el problema es convencer a un jugador reputado y capaz de marcar diferencias, que es lo que necesita, de que fichar por el Racing es una buena idea a pesar de correr un serio peligro de quedar desterrado en pleno mes de febrero, con un mundo aún por delante y con el ambiente caldeado. La labor de persuasión ha de ser tremenda. En el caso de que Chuti no acierte, los dirigentes tomarán la decisión una vez que haya culminado «todo su trabajo». Y recuerdan que «su trabajo acaba cuando acabe el mercado de fichajes, se analice el resultado y cómo han funcionado los jugadores que ha contratado». La forma de actuar, según detallaron, será similar a cuando apartaron a Pachín para, precisamente, contratar al técnico manchego que ahora está siendo puesto en cuestión.

«Será entonces -continuó Alfredo Pérez- cuando haya tiempo de analizar y de preparar la próxima temporada». Eso ya llegará. Ahora está el equipo en otro momento y toca «apoyar» al actual responsable del proyecto deportivo del club. Tiene que seguir sintiendo que confían en él porque también así hará un mayor esfuerzo por atinar. Lo que toca es «convencer a algunos jugadores que están reacios de acercarse a un club que está último y con un presupuesto muy reducido» de que fichar por el Racing es una buena idea. Entiende el presidente que la ciudad «gusta pero está lejos de otros entornos deportivos». Hay que encontrar la manera de resultar atractivo.

Lo bueno es que, en opinión de Alfredo Pérez, «el dinero no lo es todo». Recuerda que hay equipos que con poco se hacen grandes y otros que con mucho se hacen pequeños. «El fútbol lo ha demostrado», subrayó. «Esto va de otra cosa, de ofrecer lo que tenemos, que es un buen proyecto, un buen ambiente de vestuario, la mejor afición y un apoyo completo de la sociedad de la región. Es lo que podemos ofrecer», explicó el máximo dirigente verdiblanco. De este modo, dejó claro que, en su opinión, «es el momento de apoyar al club, no a Chuti, para convencer a los mejores de que quieran venir a tener un reto con nosotros».

En quien el presidente también sigue confiando porque tampoco tiene otro remedio, viendo que tampoco tendría dinero para otra cosa, es en Cristóbal. Considera Alfredo Pérez que está «organizando el equipo» para «transformarlo en su modelo». De hecho, cree que los últimos tres partidos han sido un avance en ese sentido porque el Racing empató «contra el Mirandés, que venía de ganar al Girona y al segundo mientras que con el Dépor, que el pasado fin de semana ganó al Cádiz, dio la cara». «El equipo está cambiando y falta ese punto de suerte, algo que esperemos que también cambie en los próximos partidos», apuntó.

Confianza total en Chuti
Comentarios