18.09.2019 |
El tiempo
miércoles. 18.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Cinco millones para Chuti

Mediante una ampliación de capital, el Grupo Pitma ha renunciado a dos millones de su deuda para convertirlo en capital social, lo que ha permitido sumar 500.000 euros al presupuesto deportivo, que ha alcanzado el gran objetivo marcado

Alfredo Pérez, en los renovados banquillos de Los Campos de Sport. / Cubero
Alfredo Pérez, en los renovados banquillos de Los Campos de Sport. / Cubero
Cinco millones para Chuti

El presupuesto deportivo del Racing en la presente temporada alcanzará los cinco millones. Era la barrera mágica convertida en sueño húmedo de los dirigentes verdiblancos y, sobre todo, de su director deportivo, que es el encargado de confeccionar la plantilla. Esa cantidad supuso, en líneas generales, la frontera entre la permanencia y el descenso en la pasada temporada en Segunda División y el club verdiblanco, gracias a una nueva maniobra de los máximos accionistas, ha conseguido alcanzarlo. De este modo, tienen la certeza de que el equipo partirá con los condicionantes mínimos no sólo para ser competitivo, sino para caminar con garantías por la categoría.

Fue el mismo presidente de la entidad, Alfredo Pérez, quien convocó a los medios a mediodía de ayer para explicar cómo era la maniobra que habían realizado para conseguir alcanzar esa cifra. Y es que, con la campaña de abonados y con la venta de publicidad, que han conseguido cantidades con las que están satisfechos, no alcanzaba para conseguir ese presupuesto deportivo que, según el máximo dirigente, le había prometido a Chuti Molina a principios del verano. En concreto, fue entre los 4,5 y los cinco millones. Había que realizar un nuevo esfuerzo económico y lo han hecho.

En concreto, la maniobra ha consistido en «renunciar a parte de la deuda del club, en concreto a dos millones, para convertirlos en capital social». La manera de hacerlo ha sido mediante una ampliación de capital. Es un movimiento que, según especificó Alfredo Pérez, «automáticamente abre la ventana para aumentar el presupuesto deportivo de este año en 500.000 euros más otros 500.000 el próximo año». Es así como, según adelantó, se garantiza alcanzar «los cinco millones», los cuales están ya invertidos prácticamente en su totalidad.

La decisión fue comunicada al consejo de administración en su reunión del lunes por la noche y deberá ser aprobada por la junta de accionistas, que, según adelantó Alfredo Pérez, este año se adelantará un buen puñado de semanas para no tener que apurar las fechas y celebrarlo en vísperas de Navidad, cuando se multiplican «los compromisos de todos». Esto se podrá hacer porque, gracias a las exigencias de la Liga, las cuentas de la temporada pasada ya están auditadas y presentadas y más de lo mismo sucede con el presupuesto para el presente curso. Eran ambos asuntos los que retrasaban la celebración de la asamblea y eso hará que se pueda llevar a cabo en octubre.

Con todo, lo importante ayer fue esa maniobra del máximo accionista que a buen seguro volverá a ser explicada en profusión durante la citada junta de accionistas. Al ser, en definitiva, una nueva ampliación de capital, el grupo Pitma pasará de controlar algo más del 62% del accionariado del Racing a contar con el 74. Lo cierto es que, poco a poco, ese sueño de atomizar la entidad va convirtiéndose en un utópico sueño pasado y la situación se acerca más a la anterior, cuando un solo dueño controlaba algo más del 99% de las acciones. En la práctica, poca diferencia hay entre tener el 99% y el 75%. 

Admite el presidente verdiblanco que el proyecto de club que tiene en mente está «vinculado a la suerte» porque, en el fondo, depende de que la pelota entre en la portería o no lo haga. Sin embargo, no quieren dejarlo todo en manos de una variante tan fluctuante, sino que quieren que también se fundamente en «inversión, estrategia y organización». Según afirmó, ellos mismos se juegan «mucho no sólo como accionistas, sino también como aficionados y cántabros». De hecho, puso el acento en que seguirán en la misma línea si es necesario: «No van a dolernos esfuerzos para conseguir dar forma al club que tenemos en la cabeza».

La maniobra explicada ayer contrasta con lo que había comunicado Alfredo Pérez el mes pasado, cuando contó que desde la propia Liga les habían comunicado, a la hora de valorar opciones para incrementar el presupuesto deportivo, que de poco servía realizar una ampliación de capital porque prácticamente no repercute en el presupuesto deportivo. Y a la vista está que es así porque un esfuerzo de dos millones sólo repercute en medio. «No es el mejor negocio del mundo», admitió el máximo dirigente verdiblanco. «Incorporar dos millones al capital social cuando ya teníamos la mayoría accionarial no tenía sentido, pero el único objetivo de hacerlo es asegurar el presupuesto deportivo de Chuti», añadió. Una vez que les comunicaron que mediante esta vía apenas se conseguía mejorar el margen salarial, lo dejaron como «último recurso» pero, al no encontrar otro camino, han tenido que echar mano de él. «No podíamos poner en riesgo el proyecto de permanencia», afirmó.

Una vez consumado este movimiento, la deuda del Racing con el grupo Pitma asciende ya a los 17 millones. Se trata de una cantidad enorme que se antoja irrecuperable a corto plazo. Al menos, la deuda con Hacienda ya está saldada y eso hará que deje de crecer a la enorme velocidad que lo ha venido haciendo. La situación cambiará, sobre todo en cuanto a la tesorería se refiere, el próximo curso, cuando ya no haya que hacer frente al mayor pago por el convenio de acreedores que hay que realizar este otoño y que ha condicionado la construcción de este nuevo proyecto para competir en Segunda División. Es lo que lo hace todo más complicado y lo que hace que domine la sensación de estar viviendo los tiempos más difíciles porque, de salvar esta temporada, todo será un poco más sencillo y se podrá mirar un poco más arriba.

Alfredo Pérez contó este ambicioso movimiento en un acto en el que, sobre todo, quiso poner en valor el trabajo realizado durante los últimos dos meses dentro del club para llegar al partido del pasado sábado a tiempo de cumplir con los mínimos exigibles. Dentro de todo ese proceso se produjo una campaña de abonados más importante que nunca para sumar a ese objetivo de alcanzar los cinco millones de presupuesto deportivo y que ha superado ya ampliamente la barrera de los 11.000 carnés vendidos. El presidente está seguro de que se alcanzarán los 12.000, que es la «barrera psicológica mínima» que se habían impuesto. A día de hoy, se han mejorado las ventas del año pasado a estas alturas y, según recordó, quedan todavía el diez por ciento de peñistas en pasar a por su abono y también el diez por ciento de las renovaciones. Entre una cifra y otra, tiene la «tranquilidad total» de que se superará esa docena de miles de abonados. El gran «objetivo maravilloso» era el de los 14.000, algo que ni siquiera descarta aunque admite que se ve «influenciado por los resultados y el ambiente deportivo de los primeros partidos».

Comentarios