17.02.2020 |
El tiempo
lunes. 17.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Carmona abre el debate

  • A pesar de la disponibilidad de Buñuel, es probable que el andaluz repita como titular en el lateral derecho  
  • «Nadie es imprescindible en este equipo, pero todos somos necesarios», recuerda  

  • Su situación ha dado un giro de 180 grados
Carmona, cabeceando un balón en La Albericia. / Cubero
Carmona, cabeceando un balón en La Albericia. / Cubero
Carmona abre el debate

El fútbol es muy volátil. Es capaz de cambiar la situación de un futbolista en muy poco tiempo, rescatar para la causa a uno que no parecía tener nada que enseñar y empujar fuera del escenario a uno que presumía de tener un papel protagonista. Nadie se puede dormir en los laureles. Por eso a todo entrenador le gusta que haya competencia en el equipo y tener, por tanto, al menos dos jugadores por puesto con aptitudes suficientes como para entrar en el once titular. Aitor Buñuel no lo tenía el curso pasado. El puesto de lateral derecho era el único que le tenía a él como único profesional. De hecho, las ocasiones en las que no pudo jugar el navarro, Iván Ania tuvo que reconvertir a Nico Hidalgo en defensa, algo para lo que terminó quedando acreditado que no está hecho. El pasado verano sí le llegó competencia al internacional sub 21. Chuti Molina fichó a David Carmona pero dio la sensación de que el sevillano no iba a dar mucha guerra e iba a estar ahí sólo para tapar algún agujero. Sin embargo, se ha revelado. Quiere más. Ha aprovechado la última oportunidad que le han dado y ahora no va a ser fácil para el entrenador descabalgarle del equipo titular.

Es increíble cómo ha cambiado la situación de Carmona. Hace poco más de dos semanas, era habitual que se quedara fuera de la convocatoria porque en lo poco que había jugado había enseñado más carencias que virtudes. Y no habían sido demasiadas las oportunidades que había tenido. Llegó a acumular partidos gracias a que hubo un periodo en el que Iván Ania perdió la confianza en Moi Delgado, lo que, sumado a la lesión de Abraham Minero, le invitó a enviar a Buñuel al lateral izquierdo para dar un poco de continuidad a Carmona por la derecha. Dio igual. Éste siguió sin convencer a nadie porque ni era ningún portento en ataque ni, sobre todo, mostraba solvencia alguna en defensa. Al contrario. Parecía un auténtico chollo para los extremos que tenía delante.

Viendo el pobre rendimiento que estaba enseñando, es fácil concluir que David Carmona habría tenido difícil asomar la cabeza si no llega a ser por las convocatorias de Aitor Buñuel con la selección sub 21. No es que el jugador navarro esté, ni mucho menos, brillando a un gran nivel, pero al menos se mantenía más o menos aseado en labores defensivas. Y tener cubierto el puesto es lo primero que se pide a un defensor. La última llamada de Luis de la Fuente al zaguero navarro llegó justo después del último partido de Iván Ania en el banquillo. Cuando Cristóbal viajaba para Santander, Buñuel lo hacía hacia Madrid. Por eso jugó David Carmona en Lugo, en el debut del nuevo técnico. Y lo hizo bien. No sólo fue su mejor partido como racinguista, sino que fue uno de los mejores jugadores sobre el terreno de juego. 

Esto último le ayudó a mantenerse en el equipo a la semana siguiente por mucho que Buñuel ya estuviera de vuelta. Sin embargo, el entrenador tenía la excusa perfecta para dejar sentado al internacional sin tener que tomar ninguna decisión drástica, ya que el navarro apenas había completado dos entrenamientos a sus órdenes y venía de jugar con la selección y de viajar hasta Israel. Podía estar cansado y no tener todavía bien asentado el nuevo libreto que quiere introducir el nuevo cuerpo técnico. Por eso Carmona volvió a estar en el campo en el partido contra el Extremadura. Y volvió a estar muy bien. Por eso ha sido capaz de abrir un debate que no parecía existir. Ya no está tan clara la titularidad de Buñuel. De hecho, todo apunta a que repetirá el de Utrera en el once porque no ha dado razones para que le aparten de ahí. Y tampoco Buñuel las estaba dando para ser un fijo. De hecho, su mejor partido de la presente temporada no lo ha hecho con la camiseta del Racing, sino con la de la selección.

Carmona puede ser, por lo tanto, el otro gran beneficiado del cambio de entrenador junto a Sergio. Los dos laterales lo son porque ahora se sienten más protegidos o, cuando menos, menos expuestos. Quizá no sea casualidad que sus mejores partidos hasta la fecha hayan sido los dos últimos. Lo importante es que el futbolista andaluz se encuentra en un buen momento, «con confianza» y «con muchas ganas» de seguir adaptándose «a lo que pide el míster». «Estoy mejorando, dándolo todo y aportando cada vez más al equipo», añade el defensor verdiblanco.

Viene el jugador cedido por el Cádiz de apenas jugar pero recuerda que, aún así, él lo ha intentado «dar todo en los entrenamientos para que llegaran las oportunidades». Y éstas llegaron. «Ahora me está tocando jugar e intervenir más y, en ese sentido, yo sigo intentando dar lo máximo de mí y ayudar al equipo a conseguir el objetivo, que, al final, es para lo que nos levantamos día a día», resalta.

David Carmona, que es licenciado en Psicología, parece un buen seguidor de ‘Amanece que no es poco’ y del ‘todos somos contingentes, pero tú eres necesario’ que le dicen al alcalde. Él lo cambia un poco refiriéndose al Racing: «Nadie es imprescindible en este equipo, pero todos somos necesarios». Y es cierto que Aitor Buñuel parecía de los imprescindibles, pero su rival en el lateral derecho ha demostrado poder estar a la altura. A buen seguro que Cristóbal es el primero que se felicita por la pugna que parece abrirse por el lateral derecho racinguista porque, en el fondo, donde hay competencia siempre se eleva el nivel. Carmona se felicita por haber tenido «dos buenos entrenadores que buscan siempre la intensidad en sus equipos». Obviamente, ambos son diferentes y, como recuerda, «cada uno tiene sus cosas y su manera de ver el fútbol», por lo que cree que tampoco hay que compararles. En cuanto a lo que ha podido sumar el recién llegado, percibe que ha habido una mejoría «en la faceta defensiva», en la que cree que están «más concentrados». 

Es Carmona un futbolista joven  pero que ya sabe que, cuando llega un entrenador nuevo, cada jugador intenta siempre dar «lo mejor de sí». «Esa activación es importante y todos los jugadores la tenemos», resalta. Desde un punto de vista personal, se siente el andaluz «con ganas» de seguir adaptándose «a lo que pide Cristóbal, de mejorar, de aprender y de seguir sumando victorias que refuercen al equipo». «Para lo que quiera el míster, ahí estaré», promete.

En ese sentido, los primeros pasos del nuevo técnico al frente del equipo se pueden considerar positivos porque ha sumado cuatro puntos de seis posibles enlazando un empate y una victoria. Esta última fue importante porque la venía persiguiendo el Racing desde hace tiempo. Recuerda Carmona que los triunfos «siempre son importantes pero más aún cuando empiezas un ciclo nuevo con un entrenador nuevo». Es básico comenzar con buen pie para que los propios jugadores e incluso el entorno tengan la certeza de que contratarle fue una buena decisión. «Esa victoria nos ha reforzado anímicamente. Estos días estamos haciendo un trabajo muy bueno y resultados así te impulsan a trabajar día a día y a afrontar los partidos de la mejor manera posible», explica. En ese sentido, hace un llamamiento a no parar y a conseguir dar continuidad a la buena dinámica en Elche, donde les espera «un partido fuera de casa muy complicado» pero que afrontarán «reforzados» por el 3-0 del pasado sábado contra el Extremadura.

«Una victoria siempre da energía y más motivación si cabe para afrontar el día a día, corregir las cosas que se hacían mal y mejorar como equipo», argumenta Carmona. En el fondo, aporta la tranquilidad necesaria para poder ejercitarse sin ansiedad. Destaca que la del pasado sábado fue «una victoria muy bonita en El Sardinero con nuestra gente» pero ahora ya están pensando de manera exclusiva en el Elche y en las dificultades que presentará.

Tienen claro en el vestuario racinguista que este fin de semana viajan «a un campo complicado» en el que cree que han de dar un paso más al frente y mejorar para, por ejemplo, no repetir todo lo malo hecho durante el primer tiempo del pasado sábado. Para ello, cree que es importante «tener las líneas más juntas y estar más tranquilos y sosegados con el balón». Lo bueno es que es optimista al respecto porque destaca que están completando «una buena semana de entrenamientos, con intensidad y ganas de prolongar esta dinámica positiva». «Estamos todos muy concentrados sabiendo de la importancia que tiene este mes de competición y muy focalizados en conseguir los tres puntos», añade.

En el Racing ya saben que el Elche, el rival de pasado mañana, «es un equipo contra el que hay que estar muy concentrado». Por eso considera que han de «dar un plus a las vigilancias para no dejarlos correr». Además, resalta que el conjunto alicantino también es «bueno con balón» pero también advierte de que ellos mismos van a sacar sus propias «armas para traer los tres puntos y luchar por que sigan llegando las victorias».

loading...
Comentarios