20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Buñuel se ofrece voluntario

El lateral navarro apenas durmió ayer para estar a la hora en Santander y completar el entrenamiento con sus compañeros, ya que su deseo es jugar en Vallecas después de una aventura internacional «muy bonita»

Aitor Buñuel, entrenando ayer mismo en las instalaciones Nando Yosu. / Cubero
Aitor Buñuel, entrenando ayer mismo en las instalaciones Nando Yosu. / Cubero
Buñuel se ofrece voluntario

Nadie esperaba ayer a Aitor Buñuel. Tenía permiso para tomárselo con calma, para llegar a Santander a lo largo de la mañana e incluso de la tarde y no ponerse a disposición de Ania hasta hoy, apenas unas horas antes de emprender viaje a Madrid. Sin embargo, eso prácticamente le habría descartado para jugar en Vallecas. Y él quiere jugar en Vallecas. Volver justo el día antes del partido tras prácticamente dos semanas alejado del grupo le habría puesto muy complicado saltar a escena en territorio madrileño. Más aún, sabiendo que tiene detrás a un David Carmona que está loco por la música y con unas ganas tremendas de debutar. Por eso el defensor navarro hizo todo lo posible para estar ayer a primera hora en las instalaciones Nando Yosu a pesar de haber abandonado Castalia el día anterior pasadas las diez de la noche.

El lateral diestro del Racing estudió días antes las conexiones que había y vio que cuadraba. Se levantó a las cinco de la mañana, cogió un taxi que le llevó desde Castellón al aeropuerto de Valencia y, desde allí, voló dirección a Bilbao. Una vez aterrizado en Loiu, de nuevo cogió otro taxi que le llevó a las instalaciones racinguistas. No le hizo falta ni pasar por casa porque ya tiene todo el material en La Albericia. No sólo llegó a tiempo para el entrenamiento, sino que incluso fue el primero en llegar. Para muchos, fue toda una sorpresa verle allí.

Su intención era «llegar al entreno» de ayer con el fin de «acelerar la recuperación» porque él quiere jugar en Vallecas. Viene lanzado después de su debut con la selección española sub 21. Tampoco fue una novedad del todo para él porque lo ha sido en todas las categorías inferiores, pero esta ya es especial. Es la que confirma que está a un solo paso de instalarse en la élite futbolística. Su gran rival por el puesto de lateral derecho es Pedro Porro, que juega en el Valladolid, y es consciente de que, para mantenerse en la lista de Luis de la Fuente, es fundamental que siga siendo un fijo en los esquemas de Iván Ania. Y sabe bien que, al contrario que el año pasado, esta vez tiene competencia con Carmona. Y no quiere regalarle nada. Menos aún, un partido en Vallecas.

Buñuel se presenta candidato para jugar en la casa del Rayo. Es su momento y más aún tras su buena actuación del pasado martes ante Montenegro. Mantuvo controlado al extremo que le tocó delante e hizo su aportación en ataque. Su carta de presentación fue inmejorable y así es fácil entender que haya llegado «muy contento» por cómo le están «saliendo las cosas». Confiesa que todo lo vivido en las dos últimas semanas ha sido «una oportunidad muy bonita» pero es consciente de que se puede marchar igual de rápido que como llegó a poco que baje el nivel. Es consciente de que ha de «trabajar día a día para que estas cosas sigan llegando» y de esa motivación extra se puede aprovechar al máximo el Racing por mucho que, a cambio, se tuviera que quedar sin sus servicios en el encuentro del pasado viernes.

Según reconoce, ha sido «un honor defender la camiseta de la selección». Eso le ha permitido, además, compartir entrenamiento y convivencia con «jugadores de muy alto nivel que están en otros clubes», lo que cree que sirve como «aprendizaje y experiencia muy enriquecedora». Toda suma. Más aún cuando, como él, todavía hay toda una carrera por delante. Sin embargo, ya ha quedado atrás su aventura con el combinado español y ahora toca volver de nuevo a la dura realidad de la liga, a reincorporarse a un equipo llamado a sufrir y que, tras cuatro jornadas disputadas, suma dos puntos y está en posiciones de descenso.

Por televisión. Buñuel se perdió el partido contra el Cádiz pero lo pudo ver por televisión. «Fue una pena la derrota pero estamos tranquilos», asegura. Insiste en el mensaje que sale estos días del vestuario racinguista y en la seguridad de que quienes están dentro creen en el camino que están manteniendo. «Estamos convencidos de que van a llegar los resultados. Sólo falta dar una vuelta de tuerca más para conseguir esa primera victoria que nos falta y, a partir de ahí, todo será ya un poco más fácil».

Y es que, en su opinión, el Racing está mereciendo más de lo que está consiguiendo. Opina que «los resultados no están reflejando el juego que está haciendo el equipo» y, en ese sentido, el conjunto cántabro encontrará muchos paralelismos con el Rayo Vallecano, ya que esto último es algo de lo que se suele quejar su entrenador Paco Jémez con asiduidad. Lo malo es que el fútbol sólo entiende de goles y resultados y todo lo demás se le antoja secundario y accesorio. Asegura Buñuel que merecen «llevar algún punto más» de los que hoy en día tienen, que sólo son dos, pero también admite que han de «mejorar esos detalles que están restando esos puntos para, a partir de ahí, empezar a crecer, ya que la confianza del equipo es plena».

«Todos estamos convencidos de que vamos a sacar los partidos adelante y para eso seguimos trabajando», resalta el defensor racinguista. Por ahora, han cumplido ya con el periodo de aclimatación y de coger el ritmo a la categoría pero ya no hay tiempo para más. Entiende el defensor verdiblanco que siempre es necesario «adaptarse al fútbol de Segunda División, que siempre es distinto al de Segunda B», pero ya ha habido un mes para hacerlo. Es momento de sumar de tres en tres. 

En cuanto a él se refiere, reconoce que, como era de esperar, «los rivales en Segunda exigen muchas veces tener que emplearte más en tareas defensivas porque los extremos son mejores». Es lógico. Sus incorporaciones al ataque han de ser más y mejor administradas, lo que forma parte de esa etapa de «adaptación» necesaria para coger el tono a la categoría. «Forma parte de un proceso y creo que lo estamos haciendo bien», resalta.

Comentarios