24.02.2020 |
El tiempo
lunes. 24.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES RACING

La auditora del Racing dice que no apreció incidencias sobre el Racing Primavera

El ex presidente del club Racing de Santander Francisco Pernía, acusado de apropiación indebida y administración desleal durante su gestión. / EFE/Pedro Puente Hoyos
El ex presidente del club Racing de Santander Francisco Pernía, acusado de apropiación indebida y administración desleal durante su gestión. / EFE/Pedro Puente Hoyos
La auditora del Racing dice que no apreció incidencias sobre el Racing Primavera
La auditora del Racing de Santander entre 2007 y 2011 ha afirmado este martes que no apreció incidencias, ni detectó falta de información, sobre el proyecto del club de la escuela de fútbol en Brasil del Racing Primavera, porque, de haber sido así, ha asegurado que habría reflejado alguna "salvedad" en sus informes y no lo hizo.

"Si hubiera detectado pagos sin documentación soporte lo habría puesto en una salvedad", ha declarado Rocío Díez-Andino en la sexta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Cantabria contra el expresidente del Racing en esa etapa, Francisco Pernía, por apropiación indebida y administración desleal.

Díez-Andino, quien ha declarado en el juicio como perito a petición de la defensa de Pernía, que se enfrenta a una petición de condena de entre 6 y 9 años de cárcel, ha defendido que la administración del Racing durante los ejercicios que auditó le pareció "adecuada". "No recuerdo anormalidades", ha apostillado.

Junto a Francisco Pernía, comparecen como acusados Juan Vergara y José Ignacio Urquijo, como socios de Sport Rent Consulting, empresa que se encargó de gestionar el proyecto en la temporada 2007-2008 en Brasil, y que se enfrentan a una pena de tres años de prisión por apropiación indebida.

A los tres se les reclama el pago de una indemnización de 316.993 euros al Racing y de otros 94.837 por parte de Pernía, además de una multa de 3.240 para cada uno de ellos.

En la sesión de este martes, Rocío Díez-Andino ha valorado, además, que la exgerente del club Ana María Castanedo hacía las cosas "bien", sin darle una sensación de "negligencia", porque controlaba los gastos "perfectamente", por lo que ha descartado que se produjese un descontrol con en el proyecto del Racing Primavera.

"No creo que los gastos del Racing Primavera escaparan al control de Castanedo. Lo controlaba todo", ha sentenciado la auditora, quien ha recalcado que los pagos "siempre tienen que tener alguna justificación o soporte documental".

En parecidos términos se ha manifestado el perito de la defensa José Miguel Albisu, que ha incidido en que el dinero que aportó el Racing a su escuela de fútbol se contabilizaron en Brasil y "se corresponden" a los gastos, aunque ha precisado que el soporte documental eran facturas o resguardos de pagos con tarjeta de crédito y no justificantes de los pagos.

"Está acreditado que los gastos enviados por el Racing estás soportados documentalmente", ha manifestado Albisu, quien ha recordado que existe una sentencia del Juzgado de lo Mercantil "avala que los gastos del club cántabro en ese proyecto "están justificados" y que detalla que se destinaron a obras, a adquisición de equipamientos y .

De todos modos, este perito ha reconocido que tuvo "limitaciones" a la hora de elaborar su informe pericial y ha admitido que le "hubiera gustado" haber podido acceder a más documentación, como la correspondiente a Sport Rent Consulting, que se ha destruido después de la liquidación de la empresa, con lo que no ha descartado que el resultado de sus conclusiones hubiese podido ser otro.

Antes ha declarado, también como perito de la defensa, Valentín Falagán, quien se ha ratificado en su informe sobre la adquisición de un Audi S8 por parte del Racing de Santander en 2010, lo que, a su juicio, "no agravó la situación de insolvencia" que sufría el club en ese momento.

Ha argumentado que el vehículo se adquirió en 71.000 euros, aunque, según ha añadido, si se deducen los 23.000 euros que el Racing obtuvo euros de la venta de un coche idéntico que ya "había finalizado su vida util" y los 18.000 que el club abonó hasta que entró en concurso de acreedores, el desembolso neto para la entidad fue de 12.000 euros.

Por ello, ha concluido que "no se generó ningún perjuicio neto en una situación de crisis económica, sino que lo que generó el perjuicio fue el concurso". "El que salió perdiendo fue la financiera que tuvo que recomprar el vehículo", ha apostillado.

Falagán ha opinado, además, que "es habitual" que los presidentes de empresas y clubes utilicen vehículos similares a ese para sus desplazamientos y ha alegado que la adquisición de ese coche "seguía una dinámica que ya existía en el club con uno anterior".

Comentarios