14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Ania era una persona muy importante para el grupo»

  • Figueras reconoció que el vestuario estaba «muy tocado» tras el cese del técnico  
  • Cree que los jugadores han de hacer «autocrítica»
Jordi Figueras, con gesto serio, durante su comparecencia de ayer. / Cubero
Jordi Figueras, con gesto serio, durante su comparecencia de ayer. / Cubero
«Ania era una persona muy importante para el grupo»

No era fácil dar la cara en un día como el de ayer. Y Jordi Figueras lo hizo. Es el capitán y uno de los que más claro habla. Tiene peso en el vestuario y parecía el idóneo para saltar a la palestra y transmitir el sentir del grupo después de haberse despedido apenas un par de horas antes de quien había sido su entrenador desde que él llegara al Racing. Y lo que reconoció el central catalán fue que el vestuario estaba «tocado». Y admitió que eran «momentos muy desagradables» porque se juntó la derrota del domingo con la noticia del cese de un entrenador que, como recordó el zaguero verdiblanco, no era uno más.

Afirmó Figueras que Iván Ania era «una persona muy importante para el grupo». Explicó que se trata de un técnico «que transmite mucho» y que, además, al menos en su opinión, entendía que había hecho «las cosas muy bien» porque había «devuelto la ilusión al Racing y, sobre todo, al racinguismo». Lo malo ha sido que los buenos resultados no han terminado de llegar en el presente curso y que los que ha habido «no han sido los esperados». Por eso se han precipitado los acontecimientos hasta acabar con el técnico asturiano en la cuneta.

Confesó el capitán verdiblanco que el día de ayer estaba siendo «un día muy duro para todos» pero también entendía que es algo que sucede habitualmente en el mundo del fútbol, que ellos son profesionales y que no queda otra que «mirar todos hacia delante porque todavía queda mucha liga para poder revertir la situación». Y a eso se vienen dedicando y a eso se van a dedicar. Eso no cambia. Quien cambia es el piloto de la nave.

Recuerda Figueras que el Racing está sumido «en una situación bastante difícil» porque, en el fondo, el conjunto cántabro «lleva en descenso desde bastantes jornadas». Por eso cree que han de «empezar a cambiar la situación desde ya». Y ahora tocará hacerlo a las órdenes de Cristóbal por mucho que asegure Figueras que no habían visto venir la destitución de Ania. «Somos conscientes de que una victoria lo cambia todo y podía haber llegado cualquier día», subrayó el capitán verdiblanco. Con todo, insiste en que ellos se dedican «a jugar y a entrenar» y que en todo momento han salido a todos los campos «con la mentalidad de ganar». Lo malo es que no lo han conseguido y de ahí que la historia haya acabado con Ania fuera del equipo.

Lo que tiene claro Jordi Figueras es que toda la culpa no ha sido del entrenador. Aseguró que hacen «autocrítica» y que tienen claro que los jugadores también tienen su «parte de responsabilidad» porque, de hecho, son ellos los que juegan. «En el campo no hemos estado finos y, aunque hemos hecho cosas bien, también hemos hecho otras mal desde el primero hasta el último de nosotros», afirmó. Con todo, sostiene que, «a partir de ahora» y con la llegada de un nuevo entrenador, empiezan «de cero». De hecho, cree que han de tener el «pensamiento de que ahora es como si comenzara la pretemporada otra vez». «Hay que quitarse todo lo negativo que tengamos cada uno en la cabeza y empezar a funcionar como equipo y, desde el punto de vista individual, analizar los errores que hemos cometido cada uno de nosotros par que no vuelvan a suceder», explicó.

Ansiedad. El cese de Ania, el final de su tiempo y el inicio de otro nuevo, fue la consecuencia de la derrota ante la Ponferradina en un partido en el que considera que hicieron «setenta minutos bastante buenos». Sin embargo, el gol del empate les «trastocó muchísimo» y esa «ansiedad de querer ganar» les hizo descomponerse. «Son situaciones que no pueden pasar pero lo achaco a la ansiedad por ir a ganar debido a esa necesidad que tenemos y que, al final, te penaliza», explicó el central zurdo del Racing.

A pesar del cambio de entrenador, Figueras recordó que el objetivo lo han de sacar entre «todos, desde el primero hasta el último». «No sólo los jugadores, sino que cada uno ha de asumir su responsabilidad de por qué estamos en esta situación», subrayó. A partir de ahí, cree que no hay que «señalar» culpables como hizo un sector de la grada el domingo pasado apuntando directamente a Chuti Molina, «sino buscar soluciones para intentar resurgir de esta situación». Y todo pasa por «empezar a encadenar victorias para coger confianza de nuevo, algo que ahora no tiene el equipo». Y es que, esa ansiedad de la que hablaba más arriba cree que les está «penalizando» porque los rivales «hacen mucho con poco» debido a que el conjunto cántabro cae en «errores gordos» como los que, por ejemplo, se vieron el pasado domingo en El Sardinero tras el empate a uno.

Figueras es ya un futbolista con experiencia que ha pasado por situaciones similares. No es la primera vez que tiene un entrenador nuevo una vez comenzada la temporada, algo que no es fácil para éste porque coge un equipo ya hecho y trabajado por una mano que no ha sido la suya. Así, el central recordó que cada técnico «llega con su idea» y, a partir de ahí, a los jugadores les toca adapatarse «totalmente a lo que el míster crea conveniente y a lo que crea que es lo mejor para que el equipo salga de la situación en la que está». Comenzará a trabajar en ello mañana mismo, que será cuando sea presentado a la plantilla después de que ésta disfrutara ayer de un día de descanso y reflexión.

De todas maneras, independientemente de cuál sea el ideario futbolístico que quiera trasladar Cristóbal, Jordi Figueras recordó que de «estas situaciones» tan complicadas y tan delicadas «se sale con personalidad». Y ésta es la que está faltando en momentos como el del domingo pasado después de haber recibido el gol del empate. De este modo, cree que el equipo ha de «afrontar los problemas cuando le vienen sin esquivarlos y hay que dar la cara». Así, por mucho que el club haya decidido pasar página, entiende que ellos mismos han de realizar su propia «autocrítica» para saber qué han hecho mal. «Y creo que, con personalidad y garra y, sobre todo, dejándote la vida en el césped, será fundamental para, por lo menos, comenzar a salir de esta situación», recalzó el experimentado zaguero catalán.

Comentarios