27.02.2020 |
El tiempo
jueves. 27.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING - LAS PALMAS

Al filo del abismo

  • El Racing está obligado a ganar esta tarde a Las Palmas para no quedarse descolgado de la pelea por la salvación 
  • Cristóbal convoca a Siverio, que ayer no jugó con el filial, para buscar soluciones a la delantera
Sivero, junto a David Barral en el entrenamiento de ayer. / Cubero
Sivero, junto a David Barral en el entrenamiento de ayer. / Cubero
Al filo del abismo

El aficionado del Racing ha de estar acostumbrado ya a los partidos dramáticos, a los partidos vitales y decisivos, a las finales. Cada día se juega la vida y cada derrota le aleja un poco más de la vida. Desde hace un tiempo, da la impresión de que la luz al final del túnel no se hace cada vez más grande, sino más pequeña. El equipo se está alejando de su propia supervivencia y cada vez tiene más tierra encima. Comenzó enero intuyendo que podía ser su último mes, sabiendo que no era descabellado que lo terminara quedando desterrado. No sólo porque los rivales se antojaran complicados, sino porque todo el que ha seguido al equipo desde el primer día ha llegado a la conclusión de que el motor no le da para ganar partidos.

Lo bueno es que los demás tampoco van sobrados y, aunque el Racing sólo ha sumado un punto en los dos partidos disputados este año, éste le ha servido para acercarse a la salvación. Se comió el turrón a cuatro y ahora está a tres. Parece mentira como también lo parece que habiendo ganado sólo dos partidos en veintitrés jornadas, el corazón del conjunto cántabro siga bombeando sangre. El problema es que cada vez van quedando menos asientos libres en el furgón de cola y, además, el Deportivo, que es uno de los que lo forman a día de hoy, tiene pinta de que va a durar poco ahí abajo. En breve se pueden quedar aislados cinco equipos con premio sólo para uno. Y el porcentaje de éxito es escaso cuando se presenta un panorama semejante.

Lo que se juega el Racing hoy es mantenerse con vida. No siempre le van a estar esperando los demás. Vuelve a casa tras dos desplazamientos consecutivos a Miranda y La Coruña y es consciente de que el próximo viernes le tocará jugar en el campo del líder, un Cádiz que a buen seguro le va a dejar poco espacio para la sorpresa. Por eso la victoria no es negociable hoy. Con Cristóbal al mando, el equipo verdiblanco ganó en Los Campos de Sport al Extremadura, estuvo a punto (también de perder) de hacerlo contra el Fuenlabrada y empató contra el Oviedo. No ha perdido, pero hoy no le vale con no perder. Ya basta de empates. Durante todo este tiempo han servido para no estar ya criando malvas, pero no sirven para dar pasos hacia delante, que es lo que necesita si quiere confiar en llegar hasta el final jugándose algo.

Al Racing no le pasa nadie por encima y tampoco lo hizo la Unión Deportiva Las Palmas cuando le tocó visitar las islas. De hecho, aquel partido lo llegó a tener más que encarrilado el equipo verdiblanco, pero acabó regalando un empate. Y gracias, ya que fue Cejudo quien rescató un punto en el 95 cuando el equipo local había volteado el marcador en los aledaños del descuento. Aquel fue uno de esos partidos en los que el conjunto cántabro ganó menos de lo que mereció. También uno de los diez en los que se ha adelantado, de los cuales sólo ha ganado dos. No es capaz de remontar resultados adversos pero tampoco de mantener lo que consigue. El último fue el del pasado jueves en La Coruña. El Racing estaba siendo mejor, lo tenía todo controlado y hasta se había adelantado, pero un gol lo cambió todo. Es un edificio realizado sin cimientos, las casas de paja y madera de los tres cerditos. Con un simple soplido del lobo malo, todo se viene abajo.

Cristóbal fue consciente desde su llegada a Santander de que necesitaba levantar una casa de ladrillo y con buenos cimientos. La reacción debería llegar desde atrás, pero está muy lejos de haberlo conseguido. El equipo cada vez parece más endeble. Y lo es porque sus defensas están muy lejos de rendir a un nivel propio de Segunda División. El único que está manteniendo el tipo en las últimas semanas es Jordi Figueras, ya que Abraham Minero, Buñuel y Alexis son auténticos chollos. Y lo más preocupante es que todos ellos están gozando de continuidad. Es algo que no se entiende. Que el central malagueño quemara una nueva traca en La Coruña después del partido que hizo en Miranda no es culpa suya, sino de quien vio lo sucedido en Anduva y actuó como si no hubiera pasado. Es fácil intuir que hoy no vaya a estar ya sobre el verde, pero es mucho decir teniendo en cuenta los antecedentes.

Hoy puede ser un buen día para enfrentarse a la Unión Deportiva Las Palmas, un equipo al que le costó arrancar y que estaba en la zona baja de la tabla cuando recibió al Racing en las islas. Hoy está a un punto del playoff. Todo ello, gracias a una gran racha a finales del año pasado en la que enlazó cuatro victorias ligueras consecutivas más una de Copa. Todo eso ha cambiado. Hoy llegará a Santander tras tres jornadas sin ganar (dos empates y una derrota) y una eliminación copera que ha dolido. Quizá le hayan entrado las dudas. Quizá incluso le entren más si el Racing es capaz de adelantarse en el marcador. Conviene hacerlo para, sobre todo, que éstas no le entren al conjunto cántabro. Bastante pesa ya su mochila.

mala racha. Lo cierto es que el hecho de que el rival se presente al partido en una mala dinámica es casi una novedad. En los últimos tiempos, solían venir tras un buen resultado porque durante gran parte de la primera vuelta, el Racing cogía al equipo que dejaba el Deportivo. Y todo el mundo ganaba al Deportivo. Ahora ya no. Ahora es el equipo verdiblanco quien viene de medirse al equipo gallego y se marchó de vacío. Por eso ahora tiene urgencias. La ha tenido siempre, pero cuando viene de perder, éstas se acrecientan aún más. Sobre todo, teniendo en cuenta que el ambiente se está caldeando porque el personal está viendo que todo va mal en un equipo mal hecho y que, además, no está siendo corregido. Todos estaban esperando a enero para que el entrenador verdiblanco, sea quien sea, disponga de un punta capaz de meter miedo, un central fiable y un medio centro asociativo pero aún no ha llegado ninguno de estos. 

El único fichaje anunciado hasta la fecha por el club es el de Papu, un jugador que transmitió buenas sensaciones en Riazor, donde también confirmó que es un jugador con las cualidades y aptitudes de Yoda. Chuti Molina sólo ha fichado hasta la fecha a un jugador que compita por el puesto con el mejor futbolista del equipo. No tiene ningún sentido. Sobre todo, porque pasan los días y se suceden los partidos sin que aún haya sido capaz de arreglar el estropicio realizado en verano.

Si hay algo que ha echado de menos el conjunto cántabro hasta la fecha es un delantero. Todos han tenido su oportunidad pero ninguno ha cuajado. El último que ha dispuesto de dos partidos ha sido Jon Ander sin que tampoco haya dado resultado. Es difícil adivinar quién puede  saltar de inicio hoy pero habrá una novedad en la convocatoria. Es difícil pensar que vaya a entrar en el once, pero por fin se vestirá de corto Siverio con el primer equipo tras entrenar ayer y no ir convocado con el filial. Era incongruente que todavía no hubiera tenido su oportunidad teniendo en cuenta que él ha estado haciendo goles con el Rayo y que ningún delantero del primer equipo estuviera viendo portería. Es cierto, como dijo Cristóbal la semana pasada, que no es lo mismo jugar en Tercera que en Segunda, pero tampoco es lo mismo jugar en el Barça B que en el Barça y a él mismo un día le dieron esa oportunidad.

No se puede pensar que Siverio vaya a ser la solución del Racing. Ojalá lo sea, pero lo que no tiene mucho sentido es seguir dándose cabezazos contra la pared una semana tras otra. Mientras llega el deseado, bueno es echar la vista al filial para ver si hay algo que se puede utilizar. Urge cambiar arriba y urge cambiar en defensa. Por ejemplo, aún no ha quedado claro por qué Buñuel le arrebató el sitio a David Carmona, que estaba cumpliendo en su puesto, ya que no ha dado motivos para ser intocable por mucho cartel internacional que tenga.  Hay veces que hay que agitar el manzano para que caigan manzanas. Sin volverse loco, pero también sin quedarse quieto mientras padeces una muerte lenta, dulce y placentera. Eso, en fútbol, es matador. Las Palmas llegará con las ideas bien claras, con dos buenos fichajes ya en cartera y sin tener que andar haciendo probaturas para ver si encuentra el buen camino. Vive en otro mundo diferente al racinguista. No jugará con tanta ansiedad y así es fácil parecer mejor futbolista. Por eso ante la situación del conjunto cántabro no sólo hace falta ser talentoso, sino también mostrar carácter. Al frente del equipo isleño se mantiene un tipo como Pepe Mel, que siempre hace reconocibles a sus  equipos. Es fácil entender que quienes vistan de amarillo intentarán hoy llevar la iniciativa del juego, por lo que es posible que al Racing le toque esperar. Eso le puede ir bien. Aunque lo intenta, no tiene los jugadores adecuados para llevar el peso de la posesión porque le cuesta convertir ésta en trascendente. Por eso dentro de esa colección de refuerzos que precisa y está esperando está un medio centro de corte creativo que de verdad dé sentido a tener el balón o, por lo menos, a intentarlo.

Comentarios