15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Es normal que nos piten penaltis»

Los rivales insisten en poner bajo sospecha las once penas máximas de las que ha disfrutado el Racing, la última de ellas en calahorra. En la plantilla no hacen caso a los comentarios  apretamos mucho», explica Olaortua

Iñaki Olaortua, a punto de robar un balón en Tabira. / Lof
Iñaki Olaortua, a punto de robar un balón en Tabira. / Lof
«Es normal que nos piten penaltis»

Al Racing le va tan bien y le saca tanta distancia a todos sus rivales que hay quien quiere ver una explicación extradeportiva a lo que está sucediendo. El primero que levantó la liebre fue Borja Jiménez, entrenador del Mirandés, cuando, tras encajar un empate a última hora en Barakaldo, quiso consolarse dando una patada al aire y  dando a entender que al conjunto cántabro le están ayudando los árbitros. Lo dijo porque ese mismo día le había llegado la noticia del penalti en el 88 que le había dado la victoria al líder contra el Izarra y que sucedió ocho días después de que también ganara en Getxo con otra pena máxima a dos minutos del final. La conclusión a la que llegó es fácil por mucho que ambas faltas en el interior del área parecieran claras. Sacó a relucir un fantasma al que muchos acuden para mirar al equipo de Ania con cierta sospecha.

Lo sucedido el pasado fin de semana en Calahorra fue bastante significativo. De nuevo le pitaron un penalti al Racing y en la grada se oyó de todo. Los jugadores verdiblancos asumieron por un momento el papel de los madridistas cuando oyen en muchos campos el ‘así gana el Madrid’ coreado por hinchas con un billete en la mano. Se habló de robo y se oyeron todo tipo de improperios a los que David Barral, tras anotar la pena máxima, respondió poniendo el dedo índice en la boca. Les mandó callar. Era la primera vez esta temporada que un jugador del Racing respondía de esta manera a una provocación.

Se va instalando la idea de que al equipo verdiblanco le ayudan los árbitros y en Calahorra se sintieron seriamente perjudicados. Todos tenían claro que no había sido penalti y así lo dejó claro el propio entrenador Miguel Ángel Sola. Después, al ver las imágenes, es difícil hablar de certezas. Lo que sí parece claro es que tampoco es ningún escándalo pitarlo. Lo que sí escandaliza a los demás es ver los números y comprobar que al conjunto cántabro le pitan más del doble de penaltis que a los demás. De hecho, ya ha disfrutado de once, que son muchos tras 29 jornadas disputadas. Eso hay que reconocerlo. Además, está teniendo un acierto pleno porque no ha perdonado ni uno. Los ha marcado todos ya sea en las botas de Dani Segovia, Quique Rivero, Rafa de Vicente o, el domingo pasado, el propio Barral, que había pedido los dos anteriores que le habían cogido en el campo (contra el Arenas y el Izarra) pero que no se los habían cedido. En La Planilla no estaba ninguno de los lanzadores habituales y por eso vio vía libre.

En el vestuario verdiblanco parecen no dar demasiada importancia al hecho de que les estén apuntando con el dedo por haber disfrutado de tantos penaltis. No se sienten agraviados ni menospreciados. Cada uno, a lo suyo. Además, tienen una explicación muy clara para cuando les sacan el tema. La recuerda Iñaki Olaortua, un jugador que llevaba varias semanas sin actuar pero que en Calahorra volvió a la titularidad para recuperar sensaciones y, de paso, dar un descanso a Óscar Gil. «Al final -explica-, es verdad que la gente se queja de todos los penaltis que nos pitan, pero también es porque llegamos mucho a la portería y es normal que nos piten tantos, ya que apretamos mucho y buena parte del juego se desarrolla en el área rival». Es, en el fondo, una cuestión de probabilidades.

«Nos sale todo». Admite el central vasco que a él, obviamente, le cogió «lejos» la jugada y, en el momento, no tenía argumentos suficientes para decir si había sido penalti o no, pero después, tras verlo en vídeo, sí que no tiene duda alguna: «Me parece claro». No son pocos los que tienen su misma postura. De hecho, cuando alguien quiere poner sobre el Racing el fantasma de las ayudas arbitrales en forma de penas máximas, bueno sería que pusiera un vídeo de todos los que le han pitado a los hombres de Iván Ania, ya que buena parte de ellos son indiscutibles. Los hay también que pueden dar margen al debate y sólo unos pocos que se ve claramente que no son. De hecho, a este último grupo quizá sólo pertenezca el que le pitaron a Cejudo en el partido contra el Sporting B.

En el fondo, que el Racing haya podido desatascar algunos partidos desde el punto de los once metros se debe también a la inercia positiva que mantiene el equipo. Al final, el fútbol funciona a partir de dinámicas y Olaortua recuerda que están disfrutando de una, prácticamente desde que arrancó el campeonato, en la que les está «saliendo todo». Tampoco cree que responda a la casualidad, sino a la respuesta a lo que están «trabajando día a día». De este modo, no piensan detenerse a mirar a los lados y comprobar qué están diciendo de ellos, sino que van a seguir con lo suyo «para llegar a los playoff a tope».

La clasificación para la fase de ascenso, la misma que no se consiguió el pasado año, tiene muchas opciones de certificarse matemáticamente el próximo domingo y, a partir de ahí, tocará confirmar un liderato que, en el fondo, saben que ya nadie les va a quitar. Olaortua, fiel al mensaje que constantemente sale del vestuario, admite que el objetivo «tiene buena pinta» pero tampoco quiere lanzar las campanas al vuelo. «Tenemos un buen colchón pero hay que seguir hasta que las matemáticas nos aseguren que vamos a terminar campeones». En el fondo, es una buena manera de mantener la maquinaria bien activa hasta que llegue el momento de la verdad. Porque lo cierto es que estos dos meses que quedan para cumplir con la fase regular amenazan con hacérseles muy largos al Racing. Los deberes ya están prácticamente hechos y necesitará alicientes y motivaciones nuevos. Y es que, reconoce el central vizcaíno que ya tienen «ganas de que llegue el playoff». Y lo mismo le pasa a la afición, pero hay que contenerse: «Sabemos que aún quedan nueve partidos y tenemos que seguir pasito a pasito ganando partidos para llegar con buenas sensaciones y de la mejor manera posible».

Comentarios