13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«El equipo está enchufado»

Óscar Gil asegura que los jugadores están «con ganas de competir y que lleguen ya los partidos decisivos para lograr el ascenso»

Óscar Gil, despejando un balón en el partido contra el Amorebieta. / J.R.
Óscar Gil, despejando un balón en el partido contra el Amorebieta. / J.R.
«El equipo está enchufado»

Lo peligroso de terminar los deberes antes de tiempo y de que un equipo afronte los últimos partidos sin la necesidad de los puntos es que pase página rápidamente y pierda nivel competitivo. Que se borre y entienda que se puede relajar un poco hasta que llegue el momento de la verdad. Es algo que los resultados y, sobre todo, la imagen mostrada por el Racing el pasado domingo confirman que ha podido suceder, lo que resulta peligroso porque el próximo partido en el que el equipo verdiblanco se juegue algo será uno de los dos más importantes de la temporada. El otro será el siguiente. Eso significa tener que pasar de cero a cien en un instante, algo que no todos los motores pueden hacer. Hay quien se ha empezado a preocupar tras perder en casa contra un Gernika prácticamente descendido pero Óscar Gil, uno de los que, si no sucede nada raro, estará ahí en el momento de la verdad, tranquiliza al respetable: «El equipo está enchufado».

De lo que tienen ganas es de que se acabe cuanto antes la fase regular y llegue lo bueno. De eso no hay duda. El tramo final de la liga se les está haciendo largo tanto a jugadores como aficionados pero quedan dos partidos que, una vez enlazada la mala racha de resultados (con una sola victoria en siete semanas) con haber perdido en casa el domingo, han ganado en importancia. Porque el Racing no puede llegar en su estado actual al playoff y dentro lo saben. Por eso se han concienciado de la necesidad de afrontar los dos últimos compromisos ligueros «como dos pruebas para preparar el playoff». Los envites ante Oviedo B y Logroñés, ambos de entidad suficiente para dar réplica al Racing, han de servir para coger la carrerilla necesaria.

«El equipo quiere dar buenas sensaciones y está con ganas de ganar primero estos dos partidos y después llegar en el mejor estado posible al playoff», afirma el central de Peralta. Tras lo sucedido el pasado domingo, que fue algo inesperado no tanto por el resultado sino por la imagen mostrada, asegura Óscar Gil que en el vestuario han hecho «autocrítica» y que han «hablado y sido claros» sobre lo que creen que faltó en ese penoso encuentro contra un equipo prácticamente condenado al descenso. «A partir de ahí, sabemos que tenemos que mejorar mucho aunque lo bueno es que no haya pasado eso en ese partido, en el que nada nos jugábamos, y no en los siguientes», explica. De hecho, el mismo Iván Ania quiso ver el vaso medio lleno tras el envite afirmando que les iba a servir como aprendizaje y para tener bien claro que sin bajar del autobús no se gana a nadie. «Todo lo malo hay que convertirlo en positivo para seguir adelante», añade.

Con todo, recuerda el central navarro que, aunque la historia acabó muy mal, todo podría haber sido diferente si hubieran acertado con alguna de las ocasiones que tuvo el equipo en el primer tiempo. Sobre todo, porque fueron muy claras al ser sendos mano a mano de Cejudo primero y de Cayarga después. Afirma el defensor del Racing que, si llegan a convertir al menos una, «el partido se habría puesto muy de cara». Sin embargo, no acertaron, y, de hecho, Iván Ania confesó que lo que más le había preocupado del partido era la incapacidad para aprovechar esas ocasiones claras. Y es que, si con alguna duda va a llegar el equipo verdiblanco al playoff, es con la del gol. No acierta como acertaba y en las fases de ascenso no suele haber demasiadas oportunidades de marcar, por lo que, por encima de todo, hay que ser efectivo. Y es que, el Racing de hace un tiempo se caracterizaba por no tardar demasiado en adelantarse y, lógicamente, a partir de ahí la cosa cambia como podía haber cambiado el pasado domingo. «Si hubiéramos acertado con una de esas dos contra el Gernika, el partido se habría puesto muy de cara, pero no lo hicimos y al final fueron ellos quienes tuvieron dos ocasiones y nos metieron una», subraya.

Lo cierto es que son partidos un tanto molestos estos que quedan hasta que se baje el telón de la fase regular. Asegura Óscar Gil que están con «ganas de competir y de que lleguen los partidos importantes para lograr por fin el ascenso». En este sentido, recuerda que, aunque estas semanas están entrenando «pensando en el partido del fin de semana, también se hace de cara al playoff». Todo va dirigido a esa fase de ascenso. Incluso estos últimos partidos sirven, al igual que los amistosos de pretemporada, para preparar de la mejor manera posible la llegada de lo bueno. Es Óscar Gil uno de esos jugadores (no hay muchos) que ve partidos de otros equipos y de otros grupos y, por tanto, está al día de lo que les puede tocar. Explica que le agrada hacer un seguimiento por ver a excompañeros que están jugando en otros lugares pero tampoco tiene una predilección por alguno de los que le pueda tocar. «Al final, toque el que te toque, habrá sido campeón después de 38 partidos y eso es por algo», recuerda.

En ese sentido, subraya el central de Peralta que, más que estar pendientes de quién les puede tocar, han de estar centrados en ser ellos mismos y sacar lo mejor de sí. «Tenemos que demostrar esas ganas de ascender que tenemos todos y que, sobre todo, se note en el campo», resalta. De este modo, tiene claro que, «independientemente de quién sea el rival, si somos los que hemos demostrado que podemos ser, tendremos mucho hecho». Lo más complicado, de hecho, es que un equipo enseñe su mejor versión en el momento oportuno.

Recuperado. Óscar Gil confía en llegar en un buen estado de forma al momento de la verdad. Recuerda que hace alrededor de un mes hubo «varios partidos» en los que no rindió a un buen nivel y enlazó un par de suplencias con la expulsión en Lezama, un encuentro especial para él y en el que todo le salió mal. «Perdí sensaciones», confiesa. Sin embargo, ahora afirma que la está «retomándolas otra vez». De hecho, está completando buenos partidos y, además, «físicamente hablando» está «sin molestias y con muchas ganas de que lleguen ya los partidos importantes». Aunque Olaortua, con quien compite por el puesto de central diestro, también está muy bien, lo probable es que sea él quien forme pareja con Jordi Figueras.

Mucho se debate estos días y, sobre todo, a partir de los malos resultados con los que está acabando el Racing, sobre si es mejor llegar al playoff en la situación en la que lo va a hacer el equipo verdiblanco o si es mejor hacerlo como lo van a hacer el Cartagena, el Recreativo o el Melilla, que se la van a jugar hasta el último día, lo que les va a hacer llegar disparados. Óscar Gil no cree que eso sea decisivo. Sí admite que «cuando los resultados acompañan, todo es más fácil». Sin embargo, usa el ejemplo del partido del martes en Anfield para recordar que el Barça llegó al duelo «con todo de cara y, de repente, todo se tuerce». «Puede suceder que llegues con una dinámica muy positiva y luego no saques los partidos importantes o que lo hagas muy ajustado a última hora y luego des la cara y asciendas». Con todo, cree que lo fundamental es «estar físicamente bien y ser conscientes de que las eliminatorias son a 180 minutos sabiendo que hay momentos buenos que hay que aprovechar y otros malos en los que hay que estar juntos y sufrir». Lo que está claro es que, al final, toda una temporada se puede decidir en un instante.

Comentarios