18.11.2019 |
El tiempo
lunes. 18.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Aquí he encontrado la felicidad»

  • Nico Hidalgo fue presentado ayer como nuevo jugador del Racing en propiedad tras haber jugado cedido el curso pasado  
  • El director deportivo valoró que el extremo andaluz hubiera incluso perdido dinero por volver a Santander
José Enrique Rodríguez ‘Pitu’ entrenó al cadete B este curso.
José Enrique Rodríguez ‘Pitu’ entrenó al cadete B este curso.
«Aquí he encontrado la felicidad»

Ayer se presentó Nico Hidalgo, pero en verdad es un jugador que no necesitaba presentación. No sólo le conocen bien los aficionados, sino que fueron éstos los que, en plena celebración por el ascenso, le cantaron aquello de ‘no te vayas’ sabedores de que, llegado el treinta de junio, terminaba su cesión por el Racing y debía volver al Cádiz. A él todo lo vivido en Santander en los últimos doce meses le cautivó y le dejó huella. De nuevo se volvió a sentir un futbolista importante, de nuevo mostró su mejor nivel, sobre todo durante una segunda vuelta en la que se comportó como un futbolista imparable, y por eso tenía muy claro que quería volver. No ha sido sencillo porque tenía otro año de contrato con el Cádiz, que había comunicado al Racing en un primer momento que sólo le dejaría salir con un traspaso. Y así fue, pero por una cantidad asumible y manteniendo unos derechos de un hipotético futuro traspaso. Sin embargo, al final se cumplió el dicho de que, a la larga, un futbolista juega donde él quiere jugar. Y Nico Hidalgo quería jugar en el Racing.

Tanto Víctor Alonso como Chuti Molina, que le respaldaron en la presentación oficial, pusieron en valor la insistencia que había mostrado el futbolista para volver a vestir de verdiblanco. Y la pregunta que correspondía hacerle era por qué. Y él respondió: «Son muchos los requisitos que me han hecho encontrar aquí mi sitio, pero el más importante es la felicidad y aquí yo he sido feliz y me he sentido querido y valorado. Y eso es lo más importante». Poco más hay que decir a ello pero él quiso insistir: «Aquí he encontrado la felicidad, que es lo que quería, y por eso estoy aquí».

Y no ha sido sencilla su vuelta a Santander. Lo hace en mejor situación que el pasado curso no sólo por estar una categoría por encima, sino porque ya no es un jugador cedido, sino que ha vuelto en forma de traspaso y ha firmado un contrato por dos temporadas. Era un jugador querido por sus compañeros pero, por encima de todo, el elegido tanto por Chuti Molina como por Iván Ania para volver a adueñarse de la banda derecha verdiblanca. Las dos partes habían quedado enamoradas el curso pasado y el extremo de Motril hizo todo lo posible por desvincularse del Cádiz para dar continuidad al matrimonio de conveniencia iniciado el curso pasado con el Racing.

Es algo que, por encima de todo, puso en valor el director deportivo verdiblanco. Y es que, éste que conoce bien cómo se mueve el mercado, aseguró que hay «pocos jugadores que, a la hora de la verdad, pierdan dinero». Y quiso destacar que Nico Hidalgo «lo ha perdido por venir aquí». «Tenía posibilidades de fichar por otro equipo por mucho más dinero, pero él dio su palabra y no se ha movido de esa palabra», subrayó Chuti Molina. Éste consideró que era algo que «el racinguismo debía saber». «Este jugador no ha querido escuchar otras ofertas que no hayan sido la del Racing y eso es importante porque es una buena base para lograr el objetivo de salvar la categoría», resaltó el técnico manchego.

Nico Hidalgo explicó cómo se habían desarrollado los acontecimientos para que terminara volviendo al conjunto cántabro. Recordó que, desde que terminó la temporada con el final feliz del ascenso, él ya sabía que el Racing quería volver a contar con sus servicios el próximo curso para jugar en Segunda División. De este modo, dejó un solo encargo hecho a su agente antes de irse de vacaciones. Le dijo que «no quería ir a otro lado» y que desestimara todo lo demás que llegara. Aunque fuera económicamente superior. Y es lo que hizo. Sin embargo, con eso no bastó porque hubo que presionar también al Cádiz para que le abriera la puerta.

«Yo sabía que iba a tener que volver al Cádiz porque todavía tenía contrato allí, pero también que todos íbamos a hacer todo lo posible para que hoy estuviera aquí». Y así fue. Él cumplió con su parte y, además, destacó que rápidamente se puso «de acuerdo tanto con Chuti (Molina) como con Víctor (Alonso)». «Y aquí estoy, que es lo que quería», subrayó.

El pasado sábado, a pesar de haber completado apenas un entrenamiento en La Albericia, ya contó con minutos contra el Valladolid. En primer lugar, porque está en forma al haber estado realizando la pretemporada con el Cádiz. En segundo lugar, porque conoce a la gran mayoría de sus compañeros y, sobre todo, al entrenador y lo que éste quiere y le pide. En Segunda B consiguieron un gran éxito pero ahora comienza una historia nueva en Segunda. Él ha jugado ya en esta categoría y es consciente de que hay un salto importante. También sabe que «hay equipos que cuentan con un presupuesto que triplica» el que tiene el Racing, pero también puso en valor su certeza de que tienen «un buen grupo que ha mantenido el bloque del año pasado, más la gente que tendrá que venir». Todos resaltan la piña que forman ahí dentro, algo que ni mucho menos quieren perder porque puede compensar otras carencias.

El primer interesado es el propio Iván Ania, que forma parte de ese buen grupo que construyeron el curso pasado. Y, viéndolo en acción, incluso sorprende porque en los partidos habla con brusquedad a los jugadores, pero éstos le conocen, saben que es así y, en el caso de Nico Hidalgo, incluso lo agradecen: «Es un entrenador con carácter y, personalmente, a mí me viene bien». Y explicó que es porque hay partidos en los que él mismo puede entrar «dormido» y es consciente de que no se pueden dormir «ni en los entrenamientos y mucho menos en los partidos». «Y es de agradecer porque esa intensidad luego se refleja en el campo», subrayó.

Comentarios